Parque el Capricho, un jardín con aires románticos

Este parque ubicado en Madrid es otro de esos rincones que como el Parque la Quinta de la Fuente del Berro no conocíamos, y eso que vivimos en la Comunidad de Madrid. Por sacar algo positivo de estar en paro, tenemos que decir que esta situación en la que nos encontramos nos está valiendo para conocer lugares que tenemos cerca de casa y que siempre hemos ido relegando por su cercanía.

El Parque El Capricho se encuentra situado en la Alameda de Osuna, en el noroeste de Madrid, y cuenta con una superficie de 14 hectáreas. Solo se puede visitar los fines de semana y días festivos, y la entrada es gratuita.

Origen del Palacio y el jardín de El Capricho

El Palacio y el jardín de El Capricho fueron construidos por orden de María Josefa Pimentel, duquesa de Osuna, que en el año 1783 compró un terreno en las afueras de Madrid para construir una finca de recreo. Un año después se iniciarían las obras, siendo el arquitecto de la corte Pablo Boutelou el que expuso un proyecto inicial para el jardín, encargando el diseño del mismo al arquitecto Jean-Baptiste Mulot, proveniente de la corte francesa. Las obras empezaron en el año 1787 y duraron hasta el año 1839.

El parque perteneció a la familia de la duquesa de Osuna hasta el año 1882, que fue subastado a la familia Baüer. Durante la república fue declarado Jardín Histórico, y en el año 1943 fue declarado Jardín Artístico. Tras décadas de relativo abandono, en 1974 fue comprado por el Ayuntamiento de Madrid, realizándose en el año 1986 la restauración del jardín.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

El parque cuenta con varios puntos de interés, como la denominada Casa de la Vieja, una vivienda abandonada y cubierta por algo de vegetación que le da un aire romántico y misterioso. Esta casa fue construida entre los años 1792 y 1795. Aunque su interior hoy se encuentra vacío, en su día fue ambientado como una casa de labradores con sus paredes decoradas con los objetos y elementos que componían este tipo de casas, además también estaban representados los propios habitantes de la vivienda materializados en muñecos de tamaño real y dotados de movimiento.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Enfrente de la casa se encuentran varios bancos donde descansar, así que me dispongo a sentarme en uno de ellos, en un principio no me doy cuenta, pero ¡caramba! resulta que estoy acompañado por esta pequeña libélula.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

La casa también cuenta con un pequeño huerto en el que se encuentran berenjenas, calabacines, algunos de gran tamaño como el de la foto y otras hortalizas.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

El parque cuenta con bellísimos rincones, como esta pequeña fuente rodeada de flores.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Llegamos a una de las plazas del parque donde se encuentra la denominada Exedra. Construida en la última década del siglo XVIII, es un monumento que consta en su parte central de un pequeño templete consistente en cuatro columnas jónicas y este a la vez rodeado por esfinges.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Otro lugar curioso del parque es el conocido como laberinto, del cual no se sabe el momento exacto de su plantación, aunque es posible que su origen se remonte al periodo de formación del jardín. La configuración y dimensiones del laberinto se conocen gracias al plano del Instituto Geográfico Nacional de Madrid, realizado entre los años 1861 y 1865, y publicado en el año 1870. Según este plano la superficie que ocupaba era de 6.000 m2. En los años sucesivos el laberinto se fue deteriorando a causa del escaso cuidado que se tuvo en él, hasta que en el año 1987, siendo fieles al plano de 1870, se volvió a plantar de nuevo.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Desde el parterre tomamos un ancho camino que nos conduce al Palacio, pasando antes por la Fuente de los Delfines, construida en el siglo XVIII y coronada en la actualidad con varias ranas. El Palacio fue construido también en el siglo XVIII. En el edificio se realizaron modificaciones entre el año 1784 y 1788 por el arquitecto Machuca Vargas que le añade dos torres y posteriormente en una prolongación de dichas reformas otro arquitecto, Mateo Medina, levantará los dos torreones del Duque y la Duquesa.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Fuente de los delfines

Situado en la cota más alta del jardín se encuentra el denominado Templo de Baco. Se trata de un templete ovalado de piedra berroqueña y pavimentado en mármol, constituido por doce columnas estriadas con bases y capiteles de piedra blanca de colmenar, que rodea una estatua de Baco de mármol blanco. La construcción del templete se inició en el año 1786 y se concluyó en el año 1789.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Paseando por el jardín encontramos gran variedad de árboles como robles, pinos, cipreses, tejos, cedros, plátanos y castaños de indias, haciendo de este parque un paraíso natural.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna>

Otro edificio que podemos encontrar en el parque es el llamado Abejero, del cual no se han encontrado documentos que permitan determinar con precisión la fecha en que este edifico fue construido, aunque se cree que no debió de ser mucho antes del año 1794, año en el que consta fueron realizados ciertos trabajos destinados a esta obra, dirigida en aquel entonces por el arquitecto Mateo Medina.

El origen del nombre de este edificio viene por que esta casa posee una serie de colmenas incorporadas a una de las fachadas, pudiéndose ver la actividad de las abejas desde el interior del edificio a través de unos cristales que con tal finalidad cerraban las colmenas por el extremo opuesto. El ingenio se complementaba con el ajardinamiento que lo rodeaba, todo él a base de las plantas preferidas por las abejas para elaborar la miel.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Seguimos caminando y entre la vegetación observamos las ruinas de un pintoresco edificio. Ruina es su nombre, ya que este edificio se construyó con la intención de parecer una casa abandonada, contribuyendo a crear un ambiente evocador.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

A pocos metros nos encontramos con el llamado Fortín, un fuerte de figura triangular con baluartes y rodeado por un foso con agua. Esta edificación fue nombrada por primera vez en un inventario del mobiliario del jardín en el año 1829.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Semiescondido entre los árboles se encuentra la Ermita, un edificio que se construyó con la intención de parecer en ruinas, para ello su constructor el maestro Tadey pintó los muros exteriores resquebrajados y recubiertos en parte de musgo. En esta ermita vivieron dos ermitaños, uno de ellos Fray Arsenio vivió en ella hasta el año 1802, año de su muerte. A Fray Arsenio le sucedió su amigo Eusebio, que como él, se dedicó a la oración y a las prácticas piadosas.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Muy cerca de la Ermita se encuentra el conocido como Estanque de los Patos, un pequeño y precioso estanque construido en el año 1804, eso sí, de los patos ni rastro.

<Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

El Lago es la mayor extensión de agua del parque, un lugar de extraordinaria belleza, donde sus aguas reflejan como un espejo el verdor de la vegetación que lo rodea. En una de sus orillas se encuentra la conocida como Casa de Cañas, que podemos ver en el lado derecho de la foto. Se trata de un pequeño embarcadero que está revestido en su exterior por el material que le da nombre, edificio que sirvió como pabellón de reposo y comedor ocasional, aparte de para guardar los barcos.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

El lago se bifurca en un pequeño canal y al final de este se encuentra el edificio conocido como Casino de Baile, construido en el año 1815 como salón de baile por el arquitecto Antonio López Aguado.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

En algunos rincones del parque brotan del suelo unas pequeñas setas blancas.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Nos despedimos del parque visitando el conocido como Jardín de Flores, otro rincón de extraordinaria belleza dentro de El Parque el Capricho.

Parque el capricho, un jardín en Madrid, Alameda de Osuna

Dirección: Paseo Alameda de Osuna, 25 Madrid; Horario: Del 1 de Octubre al 31 de Marzo sábados, domingos y festivos de 9'00 a 18'30 ; Del 1 de Abril al 30 de Septiembre sábados, domingos y festivos de 9'00 a 21'00

¿Buscas alojamiento en Madrid?

La zona más atractiva de Madrid es el distrito centro y, por tanto, donde se concentran la mayoría de las atracciones de la ciudad. Por lo que encontrar alojamiento no te resultará muy complicado, así que para ayudarte te dejamos esta selección de hoteles en Madrid.

Publicar un comentario

18 Comentarios

  1. excelente entrada!!!!, la verdad un rincon maravilloso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo! Un parque que nos gustó mucho y que fue un verdadero descubrimiento para nosotros.

      Un saludo, Belén y Ramón

      Eliminar
  2. Sin duda mi parque favorito de Madrid. Por cierto, añado que este parque sólo abre los fines de semana y que tiene aforo limitado. Vamos, nunca se llena, pero si llegara el caso lo cierran hasta que salga gente y puedan entrar nuevos. Tampoco admiten perros.
    Quizás por eso está tan bien cuidado y es un rincón tan especial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un parque precioso y gracias a que no se admite comida, animales y como bien dices el aforo es limitado, el parque se encuentra muy bien cuidado. Nosotros no hemos mencionado lo del aforo porque nunca se llena como para estar haciendo cola.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar
  3. me encanta el parque voy siempre que puedo solo abre los fines de semana, y esta cerca de mi casa asi que hasta caminando llego jajja un saludo buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!. Que suerte tener esta maravilla de parque tan cerca.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar
  4. La semana que viene voy a Madrid. A ver si tengo tiempo y puedo acercarme a verlo ^_^

    Besos de colores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes tiempo no lo dejes de visitar, merece la pena y no te arrepentirás.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar
  5. Un rincón de Madrid poco conocido que a nosotros también nos encantó, pero fuimos en pleno invierno así que tenemos pendiente volver en primavera para verlo florido.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan poco conocido, la verdad que ha sido todo un descubrimiento al que volveremos muchas veces y en diferentes épocas del año.

      Un abrazo, Belén y Ramón

      Eliminar
  6. Es un parque que me encanta, ya he ido varias veces. Me gusta ver como cambia la vegetación y el paisaje dependiendo de la época en la que vayas y eso hace que siempre te sorprenda.
    Lo que comentáis acerca de que no admiten perros no sé si será mejor o peor para el cuidado del parque, pero lo que quiero decir es que si los animales causan perjuicios dependerá siempre de la persona que lo lleva. Creo que si están bien controlados podrían disfrutar junto con sus dueños de espacios de este tipo sin problema.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Únicamente hemos ido una vez y tenemos que volver en otras épocas.

      Nosotros somos unos amantes de los animales e incluso estuvimos apunto de llevarnos a nuestro perro y cuando vimos que no admitían la verdad que no lo entendimos, porque los animales atados y controlados no causan daños en un parque.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar
  7. Creo que había leído hace poco sobre este parque, pero era un desconocido para mí. Apuntado queda porque es una auténtica maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo aconsejo, cuando vengas a Madrid visita este parque. Solo abren los fines de semana y días festivos.

      Un abrazo, Belén y Ramón

      Eliminar
  8. Este es suno de esos sitios que tengo ganas de ir desde hace tiempo, y que viviendo en Madrid tiene delito que no haya ido aún a ver... Pero al final pasa lo de siempre, que lo que pilla cerca, lo vas dejando...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso suele pasar. Nosotros la verdad que no lo conocíamos y por un artículo que leímos y en el que hacían referencia a este parque nos decidimos a visitarlo. La visita ha merecido la pena.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar
  9. Recomiendo muy encarecidamente hacer una visita durante la semana de principios de primavera que florecen las lilas y el arbol del amor, que tiene flores antes que hojas. Hay que estar muy atentos porque duran pocos días. Es una preciosidad!!! Disfrutadlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la información. Queda apuntado para una próxima visita.

      Saludos!!

      Eliminar