Las Hurdes, un viaje de naturaleza, tradición y leyendas

La comarca de Las Hurdes, situada a los pies de la Sierra de Gata ha sido un lugar olvidado durante mucho tiempo, pero desde hace ya bastantes años esta tierra de tradiciones y leyendas ha sido descubierta por los viajeros, quienes desde entonces deslumbrados por sus paisajes y pueblos la han vuelto a poner en el mapa. Las Hurdes, el paraíso perdido ha sido encontrado, y una vez conocido querremos volver a ver sus valles y laderas pizarrosas donde abundan castaños, encinas, retamas y jaras. También querremos volver para sentir la mágica atmósfera de estos lugares donde en los días de bruma podremos ver, quién sabe, a los seres mitológicos que habitan estas tierras, tales como los Mulachinis del Cielu, el Machu Lanú o el Entiznáu.

Meandro del Melero, Hurdes, Extremadura

Resulta difícil no enamorarse de esta tierra de profundos valles, meandros y cascadas donde se encuentran diseminadas un buen numero de alquerías pizarrosas, todas ellas enmarcadas en una orografía formada por los laberínticos ríos que bañan y dan nombre a los cinco valles que conforman las Hurdes: el Ladrillar, el Hurdano, Esparabán, Los Ángeles y el Malvellido. Todos estos ríos han creado un espacio de singular belleza donde sus aguas serpentean formado meandros, piscinas naturales y en algunas zonas precipitándose desde una gran altura creando bellas cascadas.


Lo cierto es que esta comarca hurdana de bosques y montañas se ha convertido en un destino ideal para los amantes de la naturaleza y los buscadores de rincones de ensueño. Precisamente este anhelo por conocer los paisajes de las Hurdes nos llevó a trazar un itinerario que recorriera los mejores tesoros naturales, además de visitar alquerías donde aún se conservan muestras de arquitectura popular muy típica de Las Hurdes.

Los Meandros del río Malvellido

Situado entre las alquerías de El Cerezal y El Gasco se encuentra el Valle del río Malvellido, terreno angosto por donde la carretera avanza sinuosa siguiendo el curso del río, cuyas aguas se adentran en el fondo del valle creando en el camino enrevesados meandros. Dos miradores situados en esta carretera nos ofrecen unas panorámicas fantásticas del valle y de los pequeños huertos que con tanto esfuerzo han levantado los habitantes de las comarca a ambos lados de los meandros del río.

Meandro de Martilandrán, Malvellido, Hurdes
Meandro de Martilandrán

El primero de ellos se encuentra entre las alquerías de El Cerezal y Martilandrán, y el segundo lo encontraremos antes de llegar a El Gasco, en cuyos terrenos de altas montañas se encuentra un volcán que acapara un gran interés científico. Los meandros vistos desde estos miradores parecen gigantescas serpientes que cuando llevan agua y son irradiadas por la luz del sol se tornan plateadas, aunque en los días brumosos, cuando la luz es tamizada por la niebla el paisaje cambia completamente creando una atmósfera mágica.

Meadro de El Gasco, Hurdes, Extremadura
Meandro de El Gasco

El meandro del Melero

La naturaleza en algunas ocasiones crea paisajes de auténtica fantasía, una muestra de ello es el Meandro del Melero, un tramo del río Alagón cuyo trazado ha formado una curva de casi 360º. Este singular rincón cacereño se encuentra ya lindando con la provincia de Salamanca, más concretamente con las Batuecas, de hecho la pequeña península que suele encontrarse rodeada por las aguas del río Alagón pertenece a tierras salmantinas. De todas maneras, esta porción de tierra cubierta de árboles parece más bien una isleta, por eso se la conoce como la Isla de Romerosa.

Para poder ver este maravilloso paisaje tenemos que acercarnos hasta la alquería de Riomalo de Abajo, desde donde parte una carretera asfaltada que después se convierte en pista forestal. Esta carretera nos conduce hasta el mirador de La Antigua, un baluarte privilegiado que nos ofrece sin ningún género de dudas unos de los paisajes más extraordinarios de la península ibérica.

Meandro del Melero, Riomalo de Abajo, Extremadura

El Convento y el chorro de los Ángeles, uno de los lugares más agrestes y aislados de las Hurdes

Cuando se recorren las carreteras hurdanas podemos ver alguna que otra pista forestal que se adentra en los más hondo de estos valles. Son caminos que parecen incitarnos a descubrir los lugares más secretos y perdidos de esta mágica tierra hurdana. Una de esas pistas, señalizada, se encuentra en la carretera CC-155, justo 3 kilómetros antes de llegar a la alquería de Ovejuela. Esta pista o sendero por la que podremos circular en coche se va sumergiendo en un bosque de pinos, jaras y brezos hasta llegar al Convento de los Ángeles y el puente de los Machos.

Lo primero que veremos serán las ruinas del convento, desdibujadas con el entorno que lo rodea pues lo poco que queda de él, que son sus muros, están prácticamente cubiertos por la vegetación. El origen de este convento se remonta al siglo XIII, y parece ser según cuenta la tradición que fue mandado construir por el propio San Francisco de Asís, quien en su viaje a tierras portuguesas atravesó esta zona de las Hurdes, ya que había recibido noticias de que en este lugar se veneraba una imagen de la Virgen que se encontraba ubicada en una gruta conocida con el nombre de «los Ángeles». Durante muchos años en este convento también vivió el patrón de Extremadura, San Pedro de Alcántara, quién al parecer también quedó prendado de este idílico lugar.

Convento en ruinas de los Ángeles, Hurdes, Extremadura

No muy lejos de las ruinas de este convento, pero situado en una zona más profunda de este valle se encuentra el puente de los Machos. Fue construido en el siglo XIII con piedras de pizarra y quienes lo construyeron no utilizaron ningún tipo de argamasa, sustentándose simplemente por la misma fuerza de la gravedad, siendo un claro ejemplo de la arquitectura popular hurdana.

Puente de los Machos, Hurdes, Extremadura
Puente de los Machos

Después de visitar las ruinas del convento y el puente volvemos de nuevo a la pista forestal y continuamos conduciendo durante 3 kilómetros hasta llegar al Mirador del Chorro de los Ángeles. Las vistas desde aquí son espectaculares, un paisaje de una frondosa arboleda que se asoma vertiginosamente a un cortado desde donde se precipita la cascada del Chorro en una caída de 200 metros de altura. Desde este excelente mirador tendremos la oportunidad de contemplar el vuelo de varias especies de aves, como el buitre leonado, el alimoche o hasta si tenemos suerte la cigüeña negra. Para esta ocasión se recomienda llevar unos prismáticos.

Mirador del Chorro de los Ángeles, Hurdes, Extremadura

En busca de cascadas en las Hurdes

A estas alturas no nos debe extrañar que la accidental orografía de las Hurdes y los ríos engastados en profundos valles den paso a preciosos saltos de agua que riegan especialmente sus laderas, algunas bastantes interesantes que bien merecen una ruta a pie hasta su base. Una de ellas es la Cascada del Chorrituelo situada en la alquería de Ovejuela. Un salto de agua de 70 metros de altura que forma a sus pies una poza de aguas cristalinas.

Cascada del Chorrituelo, Ovejuela, Hurdes
Cascada del Chorrituelo

Pero las sorpresas no acaban aquí y nos vamos en busca de otro salto de agua. Esta vez la encontramos en la alquería de El Gasco, una cola de caballo de más de 100 metros de altura que se despeña entre oscuras pizarras y que se conoce como el Chorro de la Meancera o Miacera. La senda, prácticamente llana al principio, discurre paralela al cauce del río Malvellido hasta internarse en el barranco de la Miacerea, donde el valle se cierra de manera progresiva mientras la senda en ligero ascenso salva el arroyo repetidas veces. Enseguida se ve, justo enfrente, un colosal roquedo por el que se precipita este salto de agua, que si tienes suerte y ha llovido suficiente podrás disfrutar en todo su esplendor.

Cascada de la Miancera, El Gasco, Hurdes
Chorro de la Miacera o Meancera

Alquerías hurdanas y su arquitectura popular

Además de su magnífico entorno paisajístico, en las Hurdes todavía podemos apreciar retazos de una arquitectura popular hecha a base de piedra, madera y tejados con típicas pizarras negras. Son muchos los pueblos y alquerías que aún conservan su esencia arquitectónica siendo Casar de Palomero, Casares de Hurdes, Caminomorisco, Nuñomoral, Ladrillar y Pinofranqueado las poblaciones mas grandes con estas características arquitectónicas tan propias de la comarca hurdana. De estos seis pueblos dependen cuarenta aldeas o alquerías, algunas de ellas prácticamente abandonadas.

La Fragosa, Hurdes, Extremadura

Riomalo de Arriba, situada a los pies del Pico Pajariego, es una de esas alquerías semiabandonadas que mejor a conservado sus casas, hechas a base de piedra y argamasa con tejados de losas de pizarra. Muchas de estas casas están ya claramente abandonadas y su aspecto le dan un aire fantasmagórico a esta alquería de estrechas y empinadas calles. La iglesia situada en lo alto del pueblo y de un blanco impoluto contrasta con el resto del pequeño pueblo.

Riomalo de Arriba, Hurdes, Extremadura

Alojamiento en las Hurdes

Las Mestas es un pequeño pueblo de las Hurdes que se encuentra estratégicamente situado junto al Valle de las Batuecas y la Sierra de Francia. Nosotros nos alojamos en las Cabañas de las Mestas, un pequeño y coqueto camping de diez cabañas adaptadas para dos y cuatro personas con cocina, cuarto de baño y todas ellas rodeadas de un entorno natural.

Cabañas Las Mestas, Las Hurdes

Ahorra dinero en tu primera reserva con Airbnb

Si quieres ahorrarte dinero durante tu viaje, sólo con registrarte ahora a través de la plataforma de Airbnb consigues un cupón de 34€ de descuento que puedes gastar al reservar tu alojamiento. Válido sólo para nuevos usuarios.

Publicar un comentario

10 Comentarios

  1. Wow!! Qué lugar más espectacular! No tenía conocimiento de su existencia y me ha flipado. Muchas gracias por descubrírnoslo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las Hurdes suelen ser una zona poco conocida, aunque esto está cambiando y cada vez hay más gente que se acerca a descubrir esta comarca. Un placer que te hayamos descubierto este sitio.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Aunque había escuchado hablar mucho de Las Hurdes, no me las imaginaba así. Si me dices que las dos o tres primeras fotos son en Australia o en Estados Unidos, ¡me lo creo!
    Los meandros son espectaculares, la verdad, y los pueblecitos pintan genial también. Además, seguro que es una zona tranquila y se come bien.
    Aunque imagino que como mejor se recorre es en coche, ¿hay rutas cortas y sencillitas de senderismo por la zona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hay rutas de senderismo muy chulas y que llevan a bonitas cascadas.

      Eliminar
  3. ¡Qué cascada más bonita! Y los paisajes y pueblos no digamos, a pesar de que la sierra de Gata sí que la conozco nunca he estado en las Hurdes, tomo nota de todo para cuando vuelva a la provincia de Cáceres porque me parece más bonito de lo que pensé. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevábamos mucho tiempo con ganas de ir a las Hurdes, había visto muchos reportajes y sabía que tenía lugares preciosos. Y además aprovechamos el viaje para visitar la Sierra de Francia también

      Eliminar
  4. Tengo que volver a la zona porque realmente es maravillosa. Aunque ya he estado por allí, me quedó mucho por descubrir.
    Me encantaría además alojarme en una de las cabañas del camping, me oayrece un lugar perfecto para hacer noche y conocer la zona. Tomo buena nota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustaría volver para ver el meandro del Melero con agua y la cascada de la Miacera, que cuando fuimos estaba todo muy seco.

      Eliminar
  5. Muchas veces es todo un gustazo que estos lugares queden medio olvidados y que se mantengan tal cual durante muchos años. No conozco las Hurdes y eso que he estado cerca en varias ocasiones. Me encantan las fotos de los meandros del Rio Malvellido, son una pasada. Anotadas todas las recomendaciones y a ver si después del verano me doy un paseo de varios días por esta región,

    ResponderEliminar
  6. Tengo planeado un viaje a esta zona de Extremadura próximamente así que tu post me viene como anillo al dedo. Es una zona un tanto olvidada pero tiene unos paisajes espectaculares.

    Un saludo

    ResponderEliminar