En Quimper confluyen dos ríos, el odet y el Steir, y de ahí viene el origen del nombre de la ciudad, ya que Kemper en bretón significa "confluencia". La gran cantidad de pasarelas y puentes adornados con flores que atraviesan los ríos, junto con sus casas de entramado de madera de los siglos XVI y XVII dan a esta ciudad un encanto especial.

Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

Casi todo el casco antiguo es peatonal y todas sus calles confluyen entorno a la catedral situada en la plaza mayor.

Catedral de Saint-Corentin, Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

La Catedral de Saint-Corentin fue construida en el siglo XIII, convirtiéndose en una de las tres catedrales góticas de la Bretaña Francesa, junto con la de Saint-Pol-de-León y la de Tréguier. Su fachada principal se culmina con dos esbeltas agujas que se elevan a 76 metros de altura.

Catedral de Saint-Corentin, Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa
Catedral de Saint-Corentin
En un lado de la catedral se encuentra el jardín del antiguo obispado, al cual se accede a través del museo bretón. Este jardín está bordeado por unos elegantes arcos decorados con una bella rejería con forma de hojas.

Catedral de Saint-Corentin, Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

A continuación nos adentramos en el interior de la catedral, formada por dos naves que se elevan mediante tres pisos, el de las arcadas, el de la doble galería, y el de las ventanas altas adornadas con vidrieras del siglo XV, que en un día soleado hacen de su interior un recinto hermosamente luminoso.

Catedral de Saint-Corentin, Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

Catedral de Saint-Corentin, Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

Desde la puerta de acceso al museo Bretón y al jardín se obtiene una bonita estampa de la plaza de Saint-Corentin con sus bonitas y coloridas casas de entramado de madera.

Quimper, Finisterre, Bretaña Francesa

Pont-Aven

Esta ciudad cruzada por el río Aven cuyas orillas floridas colorean los muretes y los puentes de piedra es un autentico deleite para los sentidos, una ciudad colorida y llena de encanto la cual sirvió de inspiración a numerosos pintores postimpresionistas, entre los que se encontraba Paul Gauguin.

Pont-Aven, Finisterre, Bretaña Francesa

Pont-Aven, Finisterre, Bretaña Francesa

Paseando por la orilla del río llegamos a Les chaos de l'Aven, un conjunto de grandes piedras moldeadas por el agua en la cual se suceden pequeños saltos de agua, un rincón muy hermoso.

Pont-Aven, Finisterre, Bretaña Francesa

Otra bella estampa de Pont-Aven es la casa del molino a orillas del río, uno de los 14 molinos que antaño tenía el pueblo y que aún se conserva.

Pont-Aven, Finisterre, Bretaña Francesa

En algunas partes del río sus remansadas y tranquilas aguas reflejan como un espejo la vegetación y las casas de alrededor.

Pont-Aven, Finisterre, Bretaña Francesa

* Sigue aquí el diario de la Bretaña Francesa en autocaravana