Brujas más que una ciudad parece un escenario sacado de un cuento, donde sus canales, sus casas medievales y sus calles empedradas crean un ambiente mágico y encantador. Su esplendor medieval ha llegado hasta nuestros días curiosamente gracias a la decadencia, pues al perder protagonismo comercial, con el tiempo fue una ciudad aislada y olvidada durante siglos en Bélgica. Esta circunstancia, sin embargo, ha servido para convertirla hoy en día en una de las ciudades más bellas y originales de Europa, sobre todo a partir del siglo XIX, cuando fue descubierta por los escritores románticos en su búsqueda de la belleza. No es de extrañar, por tanto, que su casco antiguo haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000.

Brujas, Bélgica

Brujas cuenta con numerosos monumentos y rincones evocadores que nos cautivaran, por lo tanto hemos elegido 15 lugares que representan a nuestro parecer parte de la esencia de esta ciudad. Aún así, se quedan algunos lugares en el tintero por no hacer demasiada extensa esta lista, un motivo más para querer conocer la maravillosa ciudad de Brujas.

1. Grote Markt y la Torre Belfort

La Grote Markt o Plaza del Mercado es el centro neurálgico de Brujas y un buen punto de partida para explorar la ciudad. En uno de sus lados se encuentran casas triangulares de diferentes colores típicas de la arquitectura flamenca, las cuales albergan cafés y restaurantes. En el lado este de la plaza se levanta el esplendido edificio del Landhuis o Palacio de la Provincia de estilo neogótico, construido entre los años 1887 y 1921. Pero sin lugar a dudas, el edificio más representativo de esta plaza es la Torre Belfort o Campanario de las Hallen, autentico símbolo de Brujas, visible desde cualquier punto de la ciudad.

Grote Markt, Brujas, Bélgica

Esta torre de estilo gótico se empezó a construir a finales del siglo XIII y estaba compuesta solo por la parte inferior de forma cuadrada. Pero en el año 1487 se prolongó la altura de este edificio con la construcción de la torre octogonal. Esta nueva edificación se unió a la antigua torre por medio de cuatro arbotantes conectados a sendos pináculos, llegando a alcanzar así los 83 metros de altura.

Campanario Belfort, Brujas, Bélgica

En su interior se encuentra una escalera de caracol con 366 escalones que conduce hasta la parte más alta del campanario, teniendo la oportunidad durante el ascenso de ver el mecanismo de su carillón, que se compone de 47 campanas de bronce, las cuales entonan diferentes melodías. Una vez arriba se obtienen unas impresionantes vistas de la ciudad, pudiéndose ver en días claros hasta la costa, situada a 12 kilómetros de distancia.

vistas desde lo alto del Campanario Belfort, Brujas, Bélgica

El horario para acceder al campanario es de 9:30 a 17:00 y su precio es de 8€.

2. Plaza del Burg

Por la calle Breidelstraat llegamos a la Plaza del Burg, cuna de Brujas, ya que en las inmediaciones se encuentra la Burgplein, lugar donde comenzó la historia de esta ciudad. Aquí se encontraba el núcleo administrativo, jurídico y religioso de Brujas, prueba de ello son los edificios de la plaza, donde podremos observar la evolución de la arquitectura a través del románico en la cripta de la Basílica de la Santa Sangre, el gótico en el Ayuntamiento, el renacimiento en la Escribanía, el clásico en el Palacio de Justicia y el barroco en el Prebostazgo. Todos estos edificios están abiertos al público, teniendo la oportunidad así de apreciar su arquitectura interior, además de las numerosas obras de arte que albergan.

Plaza del Burg, Brujas, Bélgica

La Escribanía es un buen ejemplo del buen funcionamiento de la protección de monumentos de esta ciudad, fue restaurada en el año 2002 de forma magnífica utilizándose los colores originales, logrando transmitir de nuevo su antiguo esplendor. La fachada de este edificio es del año 1537 y sus columnas y adornos reflejan el estilo renacentista flamenco, aunque las estatuillas de cobre son posteriores, pues fueron colocadas en la fachada en el año 1884.

La Escribanía, Plaza del Burg, Brujas, Bélgica
La Escribanía

3. Basílica de la Santa Sangre

La Basílica de la Santa Sangre fue construida entre los siglos XII y XVI, ya que está formada por dos capillas superpuestas. Una es la capilla o cripta de San Basilio del siglo XII y la otra es la capilla superior construida inicialmente en estilo románico, siendo reemplazada en el siglo XV por una iglesia más amplia de estilo gótico, la cual alberga la reliquia de la Santa Sangre. Su fachada gótica tiene una policromía realmente singular, puesto que sus estatuas doradas sobre la piedra negra de la fachada son un raro ejemplo en este tipo de templos religiosos.

La Basílica de la Santa Sangre, Brujas, Bélgica

Primero visitamos la capilla superior, remodelada en estilo neogótico en el s. XIX, y a la que se accede por unas escaleras. Esta capilla es de una gran belleza puesto que sus paredes están pintadas con vivos colores y hermosísimos frescos, que junto con las vidrieras hacen un conjunto de luz y color realmente extraordinario. Aquí se encuentra la reliquia de la Santa Sangre, un pequeño trozo de tela con parte de la sangre de Jesús ubicada en un frasco de cristal de roca, estando esta a su vez en el interior de un cilindro con una corona de oro en cada extremo. Según cuenta la tradición la reliquia fue traída de Constantinopla en el siglo XII, siendo venerada en esta ciudad durante siglos.

La Basílica de la Santa Sangre, Brujas, Bélgica

A continuación bajamos a la cripta románica de San Basilio conservada en su estado original, la única construcción de este estilo que se conserva en Flandes Occidental, siendo por lo tanto una de las la construcciones más antiguas de Brujas. En la sencillez de sus tres naves se siente el recogimiento, el silencio y la tranquilidad de este lugar.

Capilla románica de San Basilio, Basilica de la Santa Sangre, Brujas, Bélgica

Su horario es de 9.30 a 12 y de 14 a 17, el acceso es libre y gratuito.

4. Puente de San Bonifacio

Uno de los rincones más coquetos y románticos de Brujas lo encontramos junto al parque Arentshof, entre la iglesia de Nuestra Señora y el museo Groeninge. La primera sensación que tienes cuando te acercas al puente de San Bonifacio es la de estar contemplando un decorado de cuento donde la magia puede surgir en cualquier momento. Este puente aunque puede parecer de la Edad Media, en realidad fue construido en el en año 1910 y junto a él se encuentra la iglesia de Nuestra Señora, formando ambos una de las imágenes más bellas de Brujas.

Puente de San Bonifacio, Brujas, Bélgica

Puente de San Bonifacio, Brujas, Bélgica
Vistas desde el puente San Bonifacio

5. Iglesia de Nuestra Señora

Este templo gótico fue levantado entre los siglos XIII y XV sobre los cimientos de una antigua iglesia románica, y su característica más reseñable es su torre, que con 122 metros de altura es la más alta de Brujas y la segunda más alta del mundo, en cuanto a construcciones en ladrillo se refiere. Su interior contiene uno de los tesoros artísticos más sensacionales de Brujas, "La Virgen con el niño", una obra realizada en mármol blanco por el gran artista italiano Miguel Ángel. Esta es una de las pocas obras de este gran maestro del renacimiento que se pueden hallar fuera de Italia, gracias a que fue adquirida por un mercader de Brujas que poseía filiales en Florencia y Roma.

Interior de la iglesia de Nuestra Señora, Brujas, Bélgica

La Virgen con el niño, Miguel Ángel, iglesia de Nuestra Señora, Brujas
La Virgen con el niño de Miguel Ángel
Abre de martes a viernes de 9:30 a 12.30 y de 13.30 a 17:00, los sábados hasta las 16:00 y los Domingos de 9.30 a 13:30. Los lunes permanece cerrada. El acceso a la iglesia es libre y gratuito, excepto para visitar los sepulcros de los duques de Borgoña, precio 2.50€

6. Palacio de los Gruuthuse

Pegado a la iglesia de Nuestra Señora se encuentra el Palacio de los Gruuthuse, otro bello edificio de Brujas de estilo gótico construido en el siglo XV y que antiguamente fue la residencia de la familia que le da nombre. Actualmente alberga un museo que contiene pinturas, instrumentos de música y el antiguo mobiliario de la casa, junto con otros objetos.

Palacio de los Gruuthuse, Brujas, Bélgica

La visita se puede realizar de 9.30 a 12.30 y de 13.30 a 17.00. Los lunes permanece cerrado. El precio de la entrada general es de 6€.

7. Canales y puentes de Brujas

Si hubiese que darle una definición a Brujas esta sería "la ciudad de los canales", donde medio centenar de puentes los cruzan creando maravillosas estampas. Los podemos recorrer tanto en barco como a pie, comenzando por ejemplo en el canal Groenerei, conocido por sus puentes y casas antiguas, pasando por el Dijiver, el canal que cruza la ciudad y donde se encuentra el Rozenhoedkaai o Muelle del Rosario, uno de los rincones más bellos y representativos de Brujas.

Embarcadero en Brujas, Bélgica
Canal Dijver
Estos son los más conocidos, pero si queremos descubrir la verdadera esencia de Brujas, nada mejor que recorrer sus pequeños canales, que nos llevarán a rincones sorprendente, descubriendo de esta manera todos los secretos que la ciudad de Brujas guarda.

Canales de Brujas, Bélgica

El paseo en barca tiene un precio de 8€ por persona y su duración es de 30'; Se pueden realizar desde el mes marzo hasta mediados de noviembre, entre las 10 y las 18 (última salida a las 17.30). Los tickets se compran directamente en cualquiera de los cinco embarcaderos.

8. Catedral de San Salvador

El origen de esta catedral se remonta al año 850, momento en el que se empezó a construir una pequeña iglesia de la que hoy en día no se conserva nada, siendo por lo tanto el templo más antiguo de Brujas. La catedral actual que vemos hoy en día se comenzó a construir en el siglo XII, y con el paso del tiempo la iglesia fue creciendo al igual que crecía la ciudad, hasta convertirse en un templo de tres naves de estilo gótico. En la década de los noventa la catedral se restauró dándole el aspecto actual que tiene hoy en día.

Catedral de San Salvador, Brujas, Bélgica

El interior de la catedral cuenta con una impresionante nave central de altas bóvedas en las que se reflejan multitud de colores procedentes de las vidrieras, haciendo un magnífico conjunto con las bellas pinturas y tapices que adornan sus muros. El valioso mobiliario de la iglesia, las obras de arte, el órgano, y las magníficas vidrieras cuentan la fascinante historia de la arquitectura religiosa de estos siglos pasados.

Interior de la Catedral de San Salvador, Brujas, Bélgica

El acceso es libre y el horario es el siguiente: de lunes a viernes 10:00 a 13.00 y 14.00 a 17:30; Sábados de 10:00 a 13:00 y de 14:00 a 15:30; Domingos de 11.30 a 12.00 y de 14.00 a 17.30

9. Minnewater (Lago del Amor)

Uno de los parajes más bonitos de Brujas es el conocido como Minnewater, un lago rodeado de verdes prados y sauces donde nadan plácidamente estilizados cisnes. El Lago del Amor, como bien indica su nombre, es un lugar cargado de leyendas románticas, pero también de leyendas fantásticas, pues se cuenta que hace mucho tiempo en este lugar había un bosque habitado por duendes y hadas.

El parque Minnewatter, Brujas, Bélgica

10. El antiguo Beaterío de Brujas (Begijnhof)

Junto al Minnewater, siguiendo el curso de uno de los canales, se encuentra el Begijnhof o Convento de las Beguinas, fundado en el año 1245 por Margarita de Constantinopla, Condesa de Flandes. Las Beguinas vivieron en este lugar de recogimiento durante siglos, trabajando de manera independiente, siendo declaradas como las primeras mujeres emancipadas de nuestra historia. En Brujas ya no hay Beguinas desde 1928, ya que las benedictinas pasaron a ocupar su lugar en 1930.

Más que un convento, en realidad se trata de un beaterío formado por casas encaladas de blanco, la iglesia de Wijngaard, reconstruida en el siglo XVIII, y un pequeño museo (Begijnhuishe) donde se explica la historia y tradiciones de las beguinas. Rodeado por las casas, como si de un gran claustro se tratara, se encuentra un jardín con árboles que entre marzo y abril muestra todo su esplendor con el florecimiento de los narcisos.

Begihnhof o Convento de las Beguinas, Brujas, Bélgica
Begijnhof de Brujas
La visita al convento es gratuita. Se puede visitar de marzo a noviembre diariamente de 10:00 a 11:45 y de 13.45 a 16:45. (en verano hasta las 18.00) La entrada al museo-casa de Beguina tiene un precio de 2€.

11. Plaza de Jan Van Eyck

Esta plaza dedicada al pintor Jan Van Eyck da comienzo al canal Spiegelrei, lugar donde antaño los barcos atracaban para descargar la mercancía en la aduana, a parte de ser el punto de encuentro entre comerciantes y burgueses, donde se reunían en un edificio con una bella torre conocida como la Lonja de lo Burgueses o Poortersloge.

Plaza de Jan Van Eyck, Brujas, Bélgica

Este edificio se encuentra justo detrás del canal y de la estatua del pintor, haciendo un magnífico conjunto con las casas de alrededor, las cuales albergan alguna de ellas tiendas y cafés, siendo este uno de los lugares más pintorescos de Brujas. El hecho de que esta plaza esté dedicada a este gran pintor del siglo XV se debe a que la mayor parte de su vida la pasó en Brujas, aunque él naciera en la ciudad de Maaseik.

Poortesloge, Plaza Jan Van Eyck, Brujas
Plaza de Jan Van Eyck con el Edificio Poortersloge

12. La Chocolatería Dumon

Hemos elegido esta chocolatería de Brujas por dos razones: Primero por la importancia que tiene el chocolate en Bélgica y, por lo tanto también en Brujas; y segundo por estar ubicada en una pequeña y clásica casa que parece haber sido sacada de un cuento. En esta chocolateria se pueden encontrar más de 60 clases de chocolates, todos ellos elaborados de forma artesanal, ofreciendo una gran calidad a un precio razonable. Entre su gran variedad encontraremos chocolates y bombones de variados sabores, teniendo la posibilidad de saborear, entre otros, el bombón con pomelo o con limoncello, además de barras de chocolate con frutos secos, especies y frutas.

Tiendas en chocolates en Brujas, Bélgica

Dirección: calle Eiermarkt, 6 - Horario: de lunes a domingo de 10 a 18.30

13. La Iglesia de Jerusalén

Uno de los templos más curiosos y singulares de Brujas es sin lugar a dudas la iglesia de Jerusalén, construida en el siglo XV por Anselmus Adornes, descendiente de una familia italiana asentada en Brujas desde el siglo XIII. Como modelo eligió la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, la cual visitó en su peregrinaje a Tierra Santa. El templo aunque es eminentemente gótico tiene diversos estilos arquitectónicos, reconociéndose su influencia oriental en su torre octogonal, la cual está coronada por un globo terráqueo de cobre culminada por una cruz maltesa.

Iglesia de Jerusalén, Brujas, Bélgica

El interior de esta iglesia es realmente peculiar, sobre todo por su altar de piedra, realizado en el año 1435 representando el Monte del Calvario. Pero también lo es por sus vitrales del siglo XV, los más antiguos y hermosos de Brujas, y su cripta, cuya concepción y dimensiones, reproducen de manera fiel la Tumba de Cristo de Jerusalén.

Interior de la Iglesia de Jerusalén, Brujas, Bélgica

La entrada a la iglesia cuesta 3€ y permanece abierta de martes a domingo de 9.30 a 17. Los Domingos y festivos cerrado. La entrada incluye la visita al Katcentrum, un museo del encaje en Brujas.

14. Molinos de Brujas

A las afueras de Brujas, cerca de la Puerta de la Santa Cruz, encontraremos otra de sus señas de identidad, nos referimos a sus molinos, que durante el siglo XVI se utilizaron para moler cereales y prensar aceite. Veinticinco de estos molinos formaban parte del paisaje antiguamente, quedando en la actualidad solo dos de ellos, ya que en la segunda mitad del siglo XIX los demás desaparecieron. Con los años se añadieron dos nuevos molinos del siglo XVI, uno en el año 1970 procedente del pequeño pueblo de Beveren-aan-de-Ijzer; y el otro en el año 1991 procedente de la población de Meulebeke. El molino Sint-Janshuis, es uno de los dos molinos originales de Brujas y fue construido en el año 1770. Actualmente este molino junto con el Koelewei, el otro molino original de la ciudad, siguen moliendo el grano.

Molinos de Brujas, Bélgica

Dirección: Calle Kruisvest; Visita: El molino Sint-Janshuis se puede visitar diariamente, excepto los lunes. Desde el 1 de Mayo al 30 de Septiembre. Horario: de lunes a domingo de 9:30 a 12:30 y de 13:30 a 17:00. La entrada cuesta 3€

15. Muelle del Rosario (Rozenhoedkaai)

El Rozenhoedkaai o Muelle del Rosario, es uno de los rincones más bonitos de Brujas y una de las imágenes más conocidas de la ciudad. Este lugar nos ofrece una magnífica vista de los canales, teniendo como fondo un conjunto de casas medievales, entre las cuales sobresale la figura de la torre Belfort.

Muelle del Rosario, Brujas, Bélgica

Por la noche este rincón de Brujas se torna mágico, pues las casas iluminadas se reflejan en las aguas como si de un espejo se tratase. Es en este momento cuando sentimos el auténtico encanto de Brujas, hasta se podría decir que un halo de misterio va envolviendo la ciudad.

Muelle del Rosario, Brujas, Bélgica

Otros lugares de interés en Brujas

➔ El Museo Arentshuis ➔ la Plaza T'zand ➔ la iglesia de Santa Walburga ➔ la iglesia de Santa Ana ➔ la casa Van der Beurze ➔ la iglesia de San Gil ➔ la casa natal del poeta Guido Gezelle y el museo Groeninge (museo municipal de Bellas Artes)

Información práctica para viajar a Brujas


Cómo llegar a Brujas:

La mejor opción que tienes para llegar a Brujas es en tren desde Bruselas. Puedes obtener más información en este artículo que escribimos de Como ir en tren a Brujas y Gante desde Bruselas

Dónde dormir en Brujas:

Si decides alojarte en Brujas te recomendamos el Hotel Groeninghe, un bed and breakfast familiar situado a 600 metros de la Markt Place donde nosotros estuvimos hospedados durante tres días. El desayuno está incluido en el precio y disponen de alquiler de bicicletas. Como el alojamiento no es barato en Brujas, si buscas algo más económico puedes alojarte en el Hotel Ibis. Pero si tu opción es alojarte en Bruselas, echa un vistazo a estos alojamientos en Bruselas.

Excursión y visita guiada en español por Brujas

Si tienes pensado visitar Brujas y Gante desde Bruselas y dispones de poco tiempo, mi recomendación es que para organizar mejor esta visita contrates una excursión de un día a Brujas y Gante. Echarle un vistazo, por que la verdad es que está bastante completo y te enseñan todos los lugares de interés. Esta visita incluye transporte gratis, guía en Español y tarjetas de descuento para atracciones y restaurantes. Pero si tienes tiempo te recomendamos reservar la excursión de un día a Brujas.

Seguro de viaje:

Nosotros siempre viajamos con seguro por muchas razones, aunque sabemos que con la tarjeta sanitaria en tema de salud puede ser suficiente, en el caso de robo, pérdida de equipaje o que tengamos que regresar urgente, el traslado no lo cubre la tarjeta sanitaria, y por poco dinero viajamos más tranquilos. Nosotros confiamos en el seguro de viaje IATI. Así que sí necesitas contratar un seguro, no busques más, porque solo por ser lector de Mis viajes y sensaciones tienes un descuento del 5%


Mis viajes y sensaciones | Gante, una ciudad de postal en Flandes
Mis viajes y sensaciones | La Grand Place de Bruselas, una plaza única en el mundo