Las Bardenas Reales, un escenario de otro mundo

En el suroeste de Navarra, en contraste con los paisajes verdes del norte se encuentra el Parque Natural de las Bardenas Reales, un lugar semi-desértico y de apariencia lunar con una singular orografía producida por la erosión y las escasas lluvias torrenciales. La gran extensión de este parque con sus 42.500 hectáreas está formado por diferentes hábitats y biotopos, con zonas de pinares, matorrales, estepas, saladares, humedales y acantilados. Este inmenso lugar vacío y desolado en el que se pueden apreciar al norte la silueta de los Pirineos y al oeste la del Moncayo, ha servido de escenario para diferentes películas y series de televisión y, hasta incluso, según unos testigos, de un avistamiento Ovni.

Bardenas Reales, Navarra
Castildetierra

Origen y formación de las Bardenas Reales

Hace unos veinte millones de años, en la era terciaria, lo que es hoy la Península Ibérica chocó con el continente europeo, produciendo un plegamiento que dio lugar a la creación de los Pirineos, la Cordillera Ibérica y la Sierra de los Catalánides. Con la elevación de estas tres cadenas montañosas se creó una inmensa cuenca cerrada en el que los cursos de agua procedentes de las montañas formaron varios lagos y zonas pantanosas, localizándose las Bardenas en la zona central de esta cuenca.

Diez millones de años después la cuenca se abrió por la costa catalana, haciendo que el agua acumulada encontrara una salida al mar Mediterráneo, surgiendo de esta manera el río Ebro. A partir de ese momento, en la cuenca ya sin agua empezó a producirse un proceso erosivo, donde las arenas, arcillas y limos empezaron a compactarse, convirtiéndose poco a poco en rocas sedimentarias. Los diferentes materiales, unos más duros que otros, produjeron los cabezos que vemos hoy en día en las Bardenas Reales, siendo uno de los ejemplos más singulares el cabezo de Castildetierra.

Bardenas Reales, Navarra

Cómo visitar el Parque Natural de las Bardenas Reales

Para conocer de manera más eficaz este parque declarado de Interés Comunitario y Reserva de la Biosfera, nada mejor que dirigirse al centro de visitantes ubicado al principio del parque, a unos 7 kilómetros de la población de Arguedas. Aquí podremos recoger un mapa además de informarnos de los diferentes recorridos que podremos realizar en este singular espacio de caprichosas formas y caminos polvorientos. A grandes rasgos, aunque con algunas diferencias, las Bardenas Reales se dividen en tres zonas:

  • La Bardena Blanca. Es conocida así por sus suelos blanquecinos y de aspecto desértico, cuya ubicación se encuentra en la depresión central de este parque. Es la zona más visitada ya que aquí se encuentran las singulares formaciones de Castildetierra y Pisquerra.
  • El Plano. Se encuentra situado en el extremo norte del parque. Se trata de una terraza aluvial prácticamente llana, cuyos suelos procedentes de los aportes del río Aragón sirven para su uso agrícola.
  • La Negra. Conocida así por su tierra oscura, es la parte más meridional del parque, y se caracteriza por sus bosques bardeneros con taludes cubiertos de pinos y coscojas. También es la zona de mayor altura, teniendo como referencia La Loma Negra con sus 659 metros de altitud.

Bardenas Reales, Navarra

Aunque a primera vista y por su inmensidad pareciera que sólo podemos recorrer este parque en coche, también podemos explorar este alucinante territorio a través de nueve recorridos acondicionados para las BTT o bicicletas de montañas, además de tres rutas de senderismo que tienen en común su escasa dificultad, estando todas ellas muy bien señalizadas con postes de madera. Estas rutas transcurren por el Barranco de las Cortinas, el Cabezo de las Cortinillas y el Alto del Cabezo de El Fraile.

De las tres zonas que conforman este parque la más visitada es la Bardena Blanca, un recorrido circular de 34 kilómetros en el que a lo largo de su trazado se suceden un gran número de formaciones geológicas de aspecto singular. El inicio de esta pista de tierra se encuentra poco después de pasar el centro de información, pero antes de tomar este desvío a la izquierda haremos una parada en el Mirador de Aguilares, desde el cual obtendremos una fantástica panorámica general de la Bardena Blanca.

Bardenas Reales, Navarra
Vistas desde el mirador de Aguilares

+ En este mapa de las Bardenas Reales puedes ver donde se encuentra el centro de información del parque además de los senderos que permiten vehículos a motor.

La Bardena Blanca, un paisaje de otro mundo

Nada más adentrarnos en la pista de tierra que recorre la Bardena Blanca percibimos una extraña sensación, es cómo si de repente cogiendo un atajo cósmico inesperado hubiésemos llegado a un lejano planeta de extrañas formas. En medio de la nada también veremos una pequeña cabaña que acentuará nuestra sensación de irrealidad, entendiendo de inmediato porque algunos cineastas han elegido este lugar para sus rodajes. Esta cabaña es sólo una de las que se encuentran diseminadas por el parque, siendo en realidad el refugio de los pastores que con su ganado recorren este paraje inhóspito.

cabaña, pastor, bardenas reales

El auténtico emblema de este parque es el cabezo de Castideltierra, también conocido como la Chimenea de las Hadas. Se trata de un cerro de arenisca, calizas y arcillas coronado en lo más alto por una roca, cuya forma de punta ha sido producto de un proceso erosivo de millones años. Esta misma erosión con el tiempo hará que la punta se caiga, y para no acelerar este proceso está terminantemente prohibido acercarse en demasía a esta singular formación. El cromatismo de Castildetierra le confiere una belleza especial, ya que los colores de la roca sedimentaria cambian según la altura, cambiando de tonalidad estos mismos colores según la incidencia de los rayos del sol.

Castideltierra, chimenea de las hadas, bardenas reales

Justamente detrás del cabezo de Castildetierra se encuentra el Barranco de las Cortinas, cuya formación se debe al cauce de las riadas de agua que se producen tras las lluvias torrenciales. Una de las rutas senderistas que podemos realizar en este parque transcurre siguiendo el curso de este barranco. Se trata de un recorrido de 1 kilómetro de longitud que nos llevará hasta una antigua represa, para después salir por un camino que bordeando el barranco nos volverá a llevar al punto de de partida.

Barranco de las Cortinas, bardenas reales

El recorrido circular de 34 kilómetros termina en el polígono de tiro de las Bardenas, un campo de entrenamiento de tiro aéreo inaugurado en el año 1951, en el que aviones militares del ejercito español y de la OTAN hacen sus prácticas. De hecho, durante nuestra visita a las Bardenas Reales es muy probable que veamos (o mejor dicho oigamos por su atronador sonido) el vuelo de algún caza. Este polígono de tiro no ha estado exento de polémica, sobre todo desde el año 2008, año en el que se renovó el contrato de permanencia de este polígono por otros 20 años más, de los cuales 10 son fijos y los otros 10 prorrogables.

Este hecho hizo que las gentes de Tudela y de otros pueblos de alrededor, junto con varias asociaciones, protestaran contra la ampliación de este contrato, ya que en ese año el polígono de tiro iba a ser desmantelado. El caso es que este polígono de tiro y sus instalaciones siguen en las Bardenas Reales, y fueron el escenario de un curioso avistamiento OVNI.

Avistamiento OVNI en las Bardenas Reales

En estas instalaciones ubicadas en la cima y alrededor de unos de los cabezos del parque ocurrió algo extraño los días 2 y 5 de enero de 1975. Un sargento, un cabo y cuatro soldados fueron testigos de la evolución de varios objetos luminosos que sobrevolaron las torres de observación del polígono, llegando algunos de estos objetos hasta descender a tierra. De hecho, el sargento con unos prismáticos pudo ver un objeto en forma de taza invertida que tenía luces blancas en la parte superior e inferior, y luces ámbar y blancas intermitentes en los costados. Este hecho fue narrado por el periodista J. J. Benitez en su libro "100.00 kilómetros tras los ovnis", ya que pudo entrevistar a los testigos además de tener en sus manos el expediente del ejército donde queda reflejado este curioso caso. Lo que pasó en esos primeros días de enero del año 1975 en la base militar nunca se sabrá con exactitud, pero para los amantes de la ufologia este puede ser un buen reclamo para visitar este extraordinario lugar.

Polígono de Tiro en las Bardenas Reales

Horarios del centro de visitantes (año 2019):

  • Invierno (septiembre a abril): de 9 a 14 y de 15 a 17. Cerrado 24, 25 y 31 de diciembre y 1, 5  de enero (por la tarde) y el El 6 de enero.
  • Verano (abril a agosto): de 9 a 14 y de 16 a 19.
  • Semana Santa: de 9 a 19

Publicar un comentario

4 Comentarios

  1. No conozco este paraje y mira que le tengo ganas, pero cada vez que hemos pensado ir algo se ha cruzado en nuestro camino que lo ha impedido. Ahora con tu información me queda más claro de lo que lo tenía cual es la mejor forma de conocer este singular rincón. Como curiosidad, cuando fuimos hace no mucho a Navarra, cerca de Calahorra vimos un lugar muy parecido por su formaciones a las Bárdenas, y en Bulgaria, no lejos de la frontera con Grecia hay otro lugar que podría ser primo hermano de este.
    Sobre la ruta de 34 kilómetros ¿se hace en coche verdad? Imagino que tendrá puntos en los que parar y comenzar alguna de esas rutas que nos cuentas se pueden hacer a pie.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si hay un lugar asi cerca de Calahorra no tenia ni idea. Tengo que mirarlo. En cuánto a la ruta por las bardenas los 34km se hacen en coche. En Castidetierra hay un aparcamiento y durante el resto del recorrido se puede parar el coche, siempre hay algún sitio donde dejarlo.

      Eliminar
  2. Me quedé con muchas ganas de ver las Bárdenas cuando estuve la última vez haciendo ruta por Navarra, de verdad que parece un paisaje de otro mundo, lo de avistamiento ovni me suena de algún episodio de Cuarto Milenio je je je sin duda es un lugar especial, espero conocerlo pronto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que los paisajes de las Bárdenas son alucinantes, no me extraña que sea elegido para rodar películas.
    Me ha encantado el paseo, tengo muchas ganas de conocer Navarra y esta visita es otro motivo más :)
    Gracias por toda la información. Un abrazo.

    ResponderEliminar