Las Médulas, una antigua mina de oro del imperio romano

Durante millones de años la naturaleza se ha encargado de dejarnos como legado paisajes realmente insólitos, pero en contadas ocasiones la mano del ser humano no se ha quedado atrás en modelar paisajes que se salen de la norma habitual. Uno de esos paisajes se encuentra en la comarca leonesa de El Bierzo, al noroeste de los Montes Aquilanos, justo al lado del Valle del río Sil. El paisaje en cuestión es conocido con el nombre de Las Médulas, y la primera sensación que tendremos es de fascinación ante la visión de unas montañas de roca descarnada y caprichosas formas de arena rojiza, rodeadas por un exuberante bosque en el que predominan castaños, robles y encinas.

Las Médulas
Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Historia de las Médulas

Aunque esta extraña montaña parezca surgida de la febril imaginación de un artista genial, en realidad es el resultado de una de las mayores obras de ingeniería de la antigüedad. Para ello nos tenemos que remontar a los primeros años de nuestra era, cuando el imperio romano pasaba por unos de sus periodos de más esplendor bajo el mandato del emperador Octavio Augusto. Los romanos no escogieron este lugar al azar ya que tenían constancia de que ya había sido explotado por los pueblos prerromanos en su búsqueda del oro. 

Pero las explotaciones auríferas romanas dejaron pequeño los trabajos de sus antecesores, como bien comenta Plinio el Viejo en uno de su escritos, ya que en su juventud fue el administrador de estas minas. En ellos comenta que se extraían al año cerca de 20.000 libras de oro, que equivalen aproximadamente a 1.635.000 kilos, gracias a un sistema utilizado conocido con el nombre de Ruina Montium. Este sistema consistía en canalizar y embalsamar en la parte superior de la explotación el agua procedente de los ríos y arroyos que corrían por la montaña, haciendo que la fuerza del agua deshiciera la montaña arrastrando las tierras auríferas hasta los lavaderos, ayudado en su camino por una red de galerías cuidadosamente horadadas.

Las Médulas

Se piensa que los siete canales que bordeaban la montaña y desembocaban en los estanques de explotación tenían una longitud de aproximadamente 300 kilómetros, lo que nos hace tener una idea de la magnitud de esta explotación, considerada por los historiadores como la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano. Sin lugar a dudas estos trabajos alteraron de manera drástica el medio ambiente de la zona, siendo denunciable seguramente en nuestra época, pero el paso del tiempo sumado a la extraña belleza que a adquirido el lugar a acabado por exonerar este acto extraccionista, que terminó en el siglo III cuando los romanos abandonaron la explotación. De hecho, las Médulas fueron declaradas en el año 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Las Médulas

Rutas por el yacimiento arqueológico de las Médulas

Un buen punto de partida antes de adentrarnos en las Médulas es comenzar la visita en el aula de arqueología ubicado en la entrada del pequeño pueblo de las Médulas. Este aula es un moderno museo que nos ayudará a través de paneles informativos, maquetas y pantallas a comprender y conocer más a fondo cómo se formó esta mina de oro en la época romana y sus métodos de explotación.

En el centro de recepción de visitantes ubicado en el centro del pueblo podemos encontrar información sobre las diferentes rutas a realizar dentro del parque. Recorrer las Médulas es muy sencillo a través de los cinco senderos propuestos para conocer cada rincón de este yacimiento arqueológico. Todos los recorridos están muy bien señalizados, y a lo largo de ellos veremos carteles informativos donde podemos conocer la importancia de este lugar junto a su historia. Las distancias y la dificultad de cada sendero varían, pero todas están adaptadas a cada tipo de visitante.

Mapa sendas Médulas

> Senda Perimetral. Es un sendero circular de 14,3 kilómetros de longitud que parte desde el centro de visitantes y que nos dará una visión muy completa de la zona, además puede ampliarse con la senda de las Valiñas y la senda de Reirigo. En este recorrido pasaremos por lugares de interés como el Mirador de Orellán y el Mirador de las Pedrices, donde encontraremos panales informativos que nos explican todos los aspectos de la minería romana del oro, lo que nos hará comprender así la importancia del agua en el proceso minero. También encontraremos información de como se formaron los humedales y lagos de la zona.

Senda Perimetral, Médulas

> Senda de las Valiñas. Este sendero circular de 4 kilómetros es la ruta más sencilla de este conjunto de sendas. Tiene su inicio en el centro de visitantes y a través de un bosque de castaños nos conducirá hacía el interior de la mina hasta llegar a varios puntos de sumo interés, como la Cuevona, la Fuente de la tía Viviana y la Encantada, una cueva que nos permitirá recorrer las entrañas de este fascinante lugar a través de varias galerías. Este recorrido también nos mostrará las huellas de la actividad minera romana y el cultivo y mantenimiento de los castaños.
 
Senda de las Valiñas, médulas

La Cuevona, Médulas
La Cuevona

> Senda de Reirigo. Esta ruta es una de las más complicadas dentro de este conjunto de sendas, ya que aparte de sus 5,5 kilómetros de recorrido lineal, se suma los pronunciados desniveles de su sendero. Este recorrido que nos lleva por detrás del Pico Reirigo de 979 metros, se puede iniciar en la senda de las Valiñas o en diferentes puntos de la senda Perimetral, como el área recreativa Campo de Braña, las Médulas de Yeres o el mirador de las Pedrices.

Senda de Reirigo, Médulas

> Senda del lago Sumido. Esta ruta comienza en el mismo pueblo de las Médulas y es una de las más cortas y fáciles de este conjunto de rutas, ya que es un recorrido lineal de apenas un kilómetro y medio. Esta senda a parte de llegar hasta el lago también nos ofrece la posibilidad de acercarnos hasta el mirador de Chaos de Maseiros, donde obtendremos unas magníficas vistas del entorno. Durante el recorrido se podrán observar los diferentes lagos que se han ido formando por el drenaje natural, junto a los canales de evacuación, siendo el lago Sumido durante un tiempo uno de estos canales de lavado.

Lago Sumido, médulas

> Senda de los Conventos. Esta ruta comienza en el mirador de Orellán y tiene una longitud de 4,5 kilómetros. Durante su recorrido conoceremos la técnicas mineras romanas menos conocidas dentro del sistema de extracción Ruina Montium, como por ejemplo los surcos convergentes.

 Principales miradores de las Médulas

Hacer un recorrido completo por las Médulas nos permitirá explorar cuevas excavadas en la montaña y asomarnos a impresionantes miradores como el Mirador de Orellán, situado a una altitud de 923 metros y desde donde se obtienen una de las mejores panorámicas de las Médulas. Un buen momento para visitar este mirador es al atardecer, cuando los rayos del sol inciden de forma directa sobre las Médulas haciendo que la tierra se vaya tornando cada vez más en un rojo fuego, creando así una atmósfera de enigmática belleza. Desde este mirador podemos acceder también a la galería de Orellán situada a unos pocos metros. Esta galería tiene unos 100 metros de recorrido y nos conducirá a un balcón desde donde se obtienen otras vistas de las Médulas pero con una perspectiva diferente.

Para acceder al mirador tenemos dos opciones: por un lado tomar la senda Perimetral que parte desde el pueblo de las Médulas, y la otra opción sería llegar en coche hasta el pueblo de Orellán, y desde aquí acometer un pequeño pero empinado tramo de 500 metros a través de una pista asfaltada que comienza en el mismo parking.

Mirador de Orellán
Mirador y galería de Orellán

Otro de los miradores que no podemos perdernos de este magnifico paraje natural es el Mirador de las Pedrices, situado a una media hora del pueblo de las Médulas. La panorámica que obtendremos de este enclave natural es muy diferente, ya que aquí los picos escarpados de las Médulas se yerguen protectoras sobre el pueblo que yace a sus pies. También es muy recomendable acercarse a este mirador al atardecer, cuando el sol situado a tu espalda se encarga de manera paulatina de dorar los picos que sobresalen del exuberante bosque que los rodea.

Mirador de las Pedrices, Médulas
Mirador de las Pedrices

Las otras Médulas, las minas romanas de la Leitosa

En la zona alta de Villafranca del Bierzo, en el valle del río Burbia se encuentra las minas romanas de la Leitosa, una de las más extensas del imperio romano después de las Médulas. Está situada en un entorno paisajístico excepcional, al que se accede por una pista de tierra que se va adentrando en un bosque de castaños hasta llegar al Mirador Teso Dorrego. Desde aquí podremos apreciar entre la vegetación restos de los antiguos canales que conducían el agua. Se piensa que aquí se llegaron a excavar 40 millones de metros cúbicos de tierra aluviales siguiendo la misma técnica de explotación que en las Médulas, además de construirse una vasta red de pozos y galería subterráneas por las que se introducía una gran cantidad de agua que derrumbaba las laderas. En la zona aún se conservan varios estanques de retención, galerías subterráneas y algunos castros.

Médulas de la Leitosa

Comer en las Médulas: Casa de comidas Arcadio Travieso

En el pueblo de las Médulas además de disfrutar del precioso paraje que nos rodea, podemos degustar de una buena gastronomía con platos de elaboración casera basada en la gastronomía típica de la zona. Nosotras comimos en la casa de comidas Arcadio Travieso, una casa típica tradicional con un bonito patio. La comida sencillamente exquisita con raciones a un precio bastante razonable. Entre los platos que pedimos estaba la morcilla leonesa, el chorizo frito de matanza propia con patatas y el lacón con pimientos de El Bierzo.

casa de comidas Médulas

Dónde dormir en la comarca de El Bierzo

Nos decantamos por alojarnos en el precioso pueblo de Villafranca del Bierzo por su proximidad a varios lugares de interés, donde además de las médulas, podremos visitar ciudades tan sugerentes como Ponferrada o Astorga, además de tener la oportunidad de visitar el monasterio de Carracedo. Los apartamentos El Camino, que puedes reservar a través de la plataforma de AIRBNB, están ubicados a medio camino entre la Plaza Mayor y el castillo, y están compuestos por cinco apartamentos distribuidos en dos edificios, cuya seña de identidad es la tranquilidad, los que los hace perfectos para descansar. 

Nosotras estuvimos alojadas en un pequeño y acogedor apartamento situado en la primera planta de un edificio con ascensor, y que recibe el nombre de "Las Vegas". Tiene capacidad para 2 o 3 personas y cuenta con una cocina completa, un salón comedor con sofá cama, un cuarto de baño y una habitación con dos camas individuales.

Apartamentos el Camino, Villafranca del Bierzo

Ahorra dinero en tu primera reserva con Airbnb

Si quieres ahorrarte dinero durante tu viaje, sólo con registrarte ahora a través de la plataforma de Airbnb consigues un cupón de 34€ de descuento que puedes gastar al reservar tu alojamiento. Válido sólo para nuevos usuarios.

Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. Muy útil el artículo, el paisaje es precioso. ¿Cuántos días consideras que se deben dedicar a visitar esta zona? Entiendo que la Senda Perimetral es la más completa ya que pasa por los principales miradores ¿No?. Muchas gracias, saludos viajeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras hemos estado 4 noches y en un día visitamos las Médulas, incluso por la tarde estuvimos viendo otros lugares de la zona. Nosotras empezamos por la Senda de Valiñas hasta las cuevas y luego regresamos un tramo para enlazar con la Senda Perimetral hasta estos miradores, a la vez que desde esta senda nos desviamos a visitar las Médulas de Yeres por la Senda de Reirigo, para después regresar nuevamente a esta senda y llegar al Mirador de las Pedrices. Todo está muy bien señalizado.

      Eliminar
  2. ¿Crees que es posible hacer todas esas rutas en uno o dos días? ¿Todas merecen la pena o hay alguna que habiendo estado allí nos recomiendes de forma especial? Desde luego no que se les puede negar a los romanos es que nos dejaron un lugar espectacular que con razón forma parte del Patrimonio Mundial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomiendo todas las rutas. Nosotras en un día andamos por todas estas sendas, es organizarse con el mapa, excepto la senda de los Conventos que no me pareció muy interesante.

      Eliminar
  3. Hola!
    Tengo pendiente Las Médulas hace tiempo. Me parece un paisaje increíble y alucinante lo que hicieron los romanos. Desde luego eran unos cracks como ingenieros.
    Te quería preguntar, si vamos en plan picnic, ¿sólo hay un área recreativa o a lo largo de alguna de las rutas se puede para en algún sitio para comer y seguir?Vamos con dos niñas y aunque están acostumbradas a andar, quizás la ruta Perimetral se haga más pesada. ¿Cuál crees que resultaría mejor hacer para tener una visión global de lo que son las Medulas?
    ¿Qué época consideras mejor para hacerla?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor época para visitar las Médulas, bajo nuestra opinión, es en primavera u otoño. Nosotras estuvimos a finales de junio, y aunque hacía calor era bastante llevadero. En cuanto a áreas recreativas solo está esta que se encuentra en la senda perimetral. Si vas con dos niñas puedes ir con el coche hasta el pueblo de Orellán y subir andando hasta el mirador. Aquí puedes visitar la cueva de Orellán y después puedes acercarte al pueblo de las Médulas y realizar la ruta de las Valiñas, la cual te acerca a la Cuevona y la encantada.Con esto has visto bastante de las Médulas.

      Eliminar

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tenemos que informarte del uso que daremos a los datos personales que proporcionas. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros.
Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.