Parque Natural de las Fragas do Eume, el bosque atlántico mejor conservado de Europa

Gran parte de la mística y la magia de Galicia se encuentra en el interior de sus numerosos bosques, de hecho muchos de los árboles que conforman estos espacios verdes han sido venerados desde época castreña, siendo este uno de los cultos más antiguos desde tiempo inmemorial, puesto que muchas culturas han creído que los árboles al igual que los seres humanos contienen dentro de su cuerpo físico un espíritu. Uno de estos bosques umbríos llenos de misterio se encuentra en el Parque Natural de las Fragas do Eume, un bosque de tupida vegetación donde la luz a veces llega velada por las hojas de los árboles. Una fantástica sensación visual acompañada en muchas ocasiones por la cantarina melodía de sus fuentes y cascadas.

Parque Natural Fragas do Eume, Galicia
Puente sobre el río Sesín

El Parque Natural de las Fragas do Eume tiene una extensión de 9.125 hectáreas y es uno de los bosques atlánticos costeros mejor conservados de Europa, formando un triángulo cuyos vértices son las aldeas de As Pontes y Monfero y la población costera de Pontedeume. El nombre de fraga significa bosque con árboles de diferentes especies, por eso las Fragas do Eume recibe este nombre gallego ya que alberga un buen número de especies arbóreas, predominando robledales de varias clases, alisedas, abedulares y fresnedas, aunque también podremos encontrar castaños, avellanos, madroños y olmos.

Pero una de las joyas de este parque natural son sus 28 especies de helechos que encuentran en las zonas más húmedas y sombrías de este bosque su entorno ideal. Este tipo de plantas son un auténtico testimonio de una de las épocas más remota de la tierra, pues ya hace 65 millones de años sus hojas buscaban los rayos del sol que se filtraban entre las copas de los árboles, al mismo tiempo que a su alrededor caminaban algunas especies de dinosaurios. Ahora en este frondoso bosque en el que vivieron dinosaurios viven muchas otras especies de animales como el lirón, la marta, el gato montés, el búho real, la nutria o el jabalí, y anfibios como por ejemplo la salamandra rabilarga.

Parque Natural Fragas do Eume, Galicia

El río Eume y sus caudalosas aguas son las responsables de labrar el profundo cañón que alberga este bosque, desde su nacimiento en las cumbres de la Serra do Xistral, a una altitud de 1.000 metros, hasta la ría de Pontedeume, unos 80 kilómetros después, donde sus aguas se funden con el mar habiendo pasado antes de manera sinousa por el Valle de As Pontes. Junto al murmullo del agua del río Eume se suma la melodía del canto de los pájaros y la más sutil melodía del mecer de las hojas, una sensación sumamente placentera que nos conectará con la mismísima esencia de la naturaleza mientras paseamos por los senderos que se adentran en este mágico bosque.

Fragas do Eume, Galicia

Ruinas del Monasterio de San Xoán de Caaveiro

Uno de los senderos que recorren este bosque es el Camino dos Encomendeiros, un tramo que nos conducirá a uno de los rincones más mágicos y misteriosos de las Fragas do Eume, el lugar donde se encuentran las ruinas del Monasterio de San Xoán de Caaveiro, una clara muestra de la transición que derivó del antiguo culto a los árboles al culto por la piedra de los templos.

Monasterio de San Xoán de Caaveiro, Fragas do Eume, Galicia

Este monasterio fue levantado en un promontorio rocoso sobre el río Eume a mediados del siglo X para hospedar a un grupo de anacoretas que vivían en este aislado lugar. Al principio fue un monasterio benedictino, aunque a mediados del siglo XII se convirtió en una colegiata agustiniana, construyéndose a finales de este mismo siglo la iglesia de estilo románico. Esta comunidad de Agustinos habitó este monasterio hasta finales del siglo XVIII, siglo en el que este recinto religioso perdió su carácter de colegiata, hecho que en gran medida propicio su posterior abandono.

Al poco tiempo la vegetación fue cubriendo los muros del monasterio abandonado convirtiéndose en una imagen que sirvió de inspiración al romanticismo que nació poco después, hasta que en el año 1896 el abogado Pío García Espinosa se encargó de la restauración del monasterio, contratando para ello al arquitecto López Ferreiro, quien reedifico una de las iglesias y dos de las casas de los canónigos.

Monasterio de San Xoán de Caaveiro, Fragas do Eume, Galicia

Lo que más destaca del conjunto monástico es el ábside románico de la iglesia, que aunque no sea muy grande muestra una proporciones muy armoniosas. El ábside es semicircular y está cubierto por una bóveda de medio cañón, sumándose en su conjunto un muro cuadrado de grandes contrafuertes construido debido al desnivel del terreno, recordando en cierta medida por sus arcos y pilastras a los ábsides de las iglesias de estilo lombardo. Una muestra de los diferentes estilos arquitectónicos que conforman este monasterio es el pequeño campanario de estilo barroco situado sobre el arco apuntado que da acceso al atrio, obra que pertenece a la escuela de Simón Rodríguez, cuya construcción se realizó a principios del siglo XVIII, años antes de que el monasterio fuera abandonado.

Monasterio de San Xoán de Caaveiro, Fragas do Eume, Galicia

En temporada alta se realizan gratuitamente visitas guiadas al monasterio.

La frondosidad del bosque que rodea al monasterio también oculta en su interior los restos de un antiguo molino cuyas piedras cubiertas de musgo nos vuelve a mostrar el encanto del abandono. Se halla a orillas del río Sesín, un afluente del río Eume, y sirvió durante muchos años para proporcionar harina al monasterio. Justo en frente de estas ruinas, atravesando el río Sesín, se encuentra un antiguo puente de piedra cuya silueta realza aún más el ambiente mágico de este lugar.

Fragas do Eume, Galicia

Cómo visitar el Parque Natural de las Fragas do Eume

Puedes acceder al interior de las Fragas do Eume a través de los cuatro accesos que existen (A Capela, Monfero, el Embalse de Eume y el de Pontedeume), aunque ninguno de estos accesos se comunican entre sí. El más habitual es el que se encuentra a 10 kilómetros de Puentedeume y que nos llevará hasta el Monasterio de Caaveiro. En cualquier época del año, excepto en verano, podrás acceder con el coche hasta el último aparcamiento, ahora bien, si tienes pensado visitarlo en verano (22 de junio al 8 de septiembre) debes saber que la carretera está cerrada a los vehículos particulares. No obstante, para los que no quieran caminar los 8 kilómetros que separan el centro de interpretación del Monasterio de Caaveiro, se pone a disposición de los visitantes un servicio gratuito de autobuses con salidas cada hora desde el centro de visitantes.

Fragas do Eume, Galicia

Rutas de senderismo en las Fragas do Eume

La mejor forma de conocer este parque natural es recorriendo algunas de sus rutas, aquí os mostramos las más conocidas:

  • Ruta dos Encomendeiros - Esta ruta de 11 kilómetros es una de las más conocidas del parque, una ruta que combina un tramo lineal y otro circular. Su inicio tiene lugar en el puente colgante de Cal Grande y sigue el curso del río hasta el Puente de Santa Cristina donde se encuentra el Monasterio de Caaveiro.
  • Camino da Ventureira - Esta ruta circular de 6 kilómetros parte del Puente de Santa Cristina y se adentra en lo más profundo del cañón hasta llegar a la hidroeléctrica del Parrote y terminando en la del Eume. La pista forestal que nos lleva al inicio de esta ruta se realiza a media ladera, y nos ofrece unas excelentes vistas del monasterio de Casveiro entre la vegetación.
  • Camino de os Cerqueiros - Esta ruta parte desde la aldea de Monfero, y se trata de un recorrido circular de 6,5 kilómetros que te permitirá conocer los diferentes ecosistemas del parque natural.

Fragas do Eume, Galicia

  • Ruta de los Altos del Forntardión - Esta ruta lineal de 5,5 kilómetros ofrece unas espectaculares vistas del cañón del río Eume. Se inicia en el Gallel y además de pasar por los altos del Forntardión, se acerca a un área recreativa y al mirador de Texeido, terminando esta ruta en la antigua central de A Ventureira.
  • Parque Etnográfico del río Sesín - Esta ruta de baja dificultad parte desde la antigua central de A Venturerira y recorre algunos de los molinos actualmente rehabilitados, junto a un antiguo puente de piedra y una cascada conocida con el nombre de Mazoca.

Dos bellos monumentos cerca de las Fragas do Eume

En los alrededores del Parque Natural de las Fragas do Eume podemos visitar dos recintos religiosos que se conjugan a la perfección con la naturaleza que los rodea. Ambos monumentos nos muestran dos estilos arquitectónicos muy diferentes, aunque tienen en común esa enigmática aureola que envuelve a los monumentos religiosos que se encuentran aislados en medio de la naturaleza.

Uno de ellos es el Monasterio de Santa María de Monfero, situado en una de las entradas de la vertiente sur del parque. Fue fundado en el año 1134 bajo la regla de San Benito, aunque en el año 1147 fue reconvertido a la orden cisterciense, justamente el año en el que se empezó a construir la iglesia románica, de la que solo quedan algunos restos. En los siglos sucesivos se realizaron en el monasterio varias reformas que incorporaron o sustituyeron al conjunto varias tendencias arquitectónicas, siendo la obra que se realizó entre el año 1622 y 1656 la que más cambió la fisonomía del monasterio, pues se reemplazó la antigua iglesia románica por una enorme iglesia de estilo barroco, cuya longitud supera los 60 metros.

Monasterio de Monfero, Galicia

El monasterio se completa con sus tres claustros: el de las procesiones, construido bajo la dirección del arquitecto Juan de Herrera en el siglo XVI; el de la hospedería, del que solo se llegó a construir uno de sus lados entre los años 1780 y 1807; y el claustro oriental, que fue ampliado progresivamente durante el siglo XVIII. El destino del Monasterio de Santa María de Monfero corrió la misma suerte que muchos otros recintos religiosos durante el año 1836, año en el que se produjo la desamortización de Mendizábal....el abandono.

  Horario: del 1 de julio al 30 de septiembre abierto todos los días de 11 a 14 y de 16.30 a 20.30. El resto del año solo está abierto festivos y fines de semana.

Cerca de Pontedeume, en el monte Breamo, lugar sagrado de antiguos asentamientos se encuentra la iglesia de San Miguel de Breamo. Una auténtica joya románica cuyo origen es incierto, aunque se cree que fue construida entre los años 1169 y 1187, siendo este templo lo único conservado del antiguo monasterio de clérigos de San Agustín, cuyas dependencias fueron abandonadas a principios del siglo XVII.

Según cuentan las leyendas esta iglesia se levantó sobre un antiguo templo de origen celta, hecho que a propiciado numerosas historias de brujas y encantamientos, de hecho, dos veces al año, en las estaciones de primavera y verano, se celebra una romería muy popular donde los romeros efectúan un ritual de purificación que consiste en dar nueve vueltas alrededor del templo en total silencio. De la sobriedad de esta iglesia destacan dos curiosos elementos: uno el pequeño rosetón situado en la fachada occidental, donde se puede ver una especie de estrella de once puntas; y por otro lado, si nos vamos hacia el tímpano de la portada norte, veremos un trébol de cuatro hojas, que simboliza a los cuatro ríos del paraíso, los cuatro elementos de la naturaleza y los cuatro puntos cardinales. Los números y su simbología no podían dejar de estar presentes en esta tierra mágica que es Galicia.

Iglesia de Breamo, Puentedeume, Galicia

Dónde alojarse para visitar las Fragas do Eume

La casa rural Xan da Pena fue nuestro alojamiento para visitar el Parque Natural de las Fragas do Eume. Tiene una excelente ubicación, a tan solo 20 kilómetros del acceso al parque por Puentedeume. La habitación de diseño rústico era muy acogedora y el desayuno muy completo compuesto de productos naturales. Una casa de campo que cuenta con una terraza y un jardín, además está rodeada de bosques y ríos.

Publicar un comentario

4 Comentarios

  1. ¡Qué bonito artículo! Muchas gracias por escribir sobre Galicia :)
    Me ha encantado y reconozco que hay lugares, como el monasterio que no conozco. Genial el apunte de los buses gratuitos para poder recorrer luego las Fragas, la verdad es que son muy de cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maruxaina. Nos encanta Galicia y este lugar es mágico, desde hace tiempo teníamos muchas ganas de conocerlo. Un abrazo

      Eliminar
  2. Me ha pasado una cosa extraña al leer este post, y es que pese a no ser consciente de haber estado nunca en las Fragas do Eume al ver las fotos del monasterio de San Xoan de Caaveiro y el molino, he tenido la sensación de conocerlo. Tengo que preguntarle a mi padre, aunque dudo que ya se acuerde el hombre, porque si he estado ha tenido que ser hace muchiiiisimos años. Bonito recorrido, no se si he estado, pero me encantaría volver.

    ResponderEliminar
  3. ¡Nos encantan estas rutas! Últimamente nos estamos aficionando bastante a realizar rutas de senderismo, aunque este parque natural tiene una pinta increíble, creo nos quedaríamos con una de las dos rutas más sencillas, ya que al realizarlas con una peque de 6 añitos lo mejor es saber bien cual es la distancia final. Me parece un puntazo lo del autobús gratuito para poder acceder a las Fragas. Nos apuntamos este plan. Hace mucho que queremos visitar Galicia, y leyendo estos posts no dan muchas más ganas de ir. ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar