Menorca en coche: 6 lugares para descubrir la magia de la isla

Imaginaos playas de arena blanca y fina con aguas cristalinas, calas vírgenes de aguas azul turquesa escondidas entre pinares y enigmáticas construcciones prehistóricas, todo esto en una pequeña isla de 50 kilómetros de este a oeste y 18 kilómetros de norte a sur. Dos poblaciones, Ciutadella y Mahón, junto con la carretera que las une vertebran esta bella isla del archipiélago balear. Si, seguro que ya lo habéis adivinado, se trata de Menorca, más salvaje y auténtica que sus vecinas Ibiza y Mallorca, una isla que esconde infinidad de rincones únicos que harán que cuando te marches de esta isla crezca en ti una gran sensación de nostalgia.
Cales Coves, Menorca

La isla de Menorca está formada por dos regiones naturales bien diferenciadas. Al norte la tramontana, paisaje de pequeñas colinas y valles junto a una costa de fisonomía abrupta de entrantes profundos y cabos prominentes donde se esconden calas de difícil acceso. Y al sur el Migjorn, tierra llana de extensas playas cuya homogeneidad es trastocada por algunos barrancos que esconden bosques de encinas y acebuches. Pero si queremos disfrutar de una de las mejores vistas de Menorca tendremos que desplazarnos al centro de la isla donde se encuentra el Monte Toro, que con sus 357 metros de altitud nos permitirá divisar, si la climatología lo permite, todo el contorno de la isla.


Hay diferentes maneras de conocer la isla, lo más habitual es en coche, pero si tenemos tiempo y ganas Menorca cuenta con el Camí de Cavalls, un sendero histórico de 185 kilómetros distribuido en 20 etapas que recorre todo el litoral. Ya sea andando o en bicicleta, esta es una buena manera de conocer todos los secretos y rincones que guarda esta preciosa isla del Mediterráneo. Pero como ya hemos insinuado al principio Menorca no son sólo playas, y esto lo veremos recorriendo algunos de sus puntos más emblemáticos.

1

Menorca a través de sus 7 faros

Toda isla y zona costera que se precie cuenta con un elemento imprescindible, los faros. Su haces de luz recorriendo la costa durante la noche no sólo han servido para guiar a los barcos, sino también para crear historias envueltas con un halo de romanticismo. Los lugares en los que se asientan suelen ser lugares apartados donde el aislamiento, la noche, el sonido del mar y el haz de luz que proyectan crean un extraño influjo que nos hacen sentir emociones que abarcan desde la melancolía hasta la serenidad, pasando por el más puro sentimiento de misterio. Quizá es lo mismo que sintieron los fareros que solían vivir en ellos, pues esta es una profesión en vía de extinción. Son pocos ya los que suben a lo alto de esos faros para contemplar como el haz de luz recorre el inmenso mar.

Siete son los faros que iluminan las costas de Menorca, unos más espectaculares que otros, pero todos igual de importantes para ejercer su función. Luego está el sentido estético, que hará que la forma de un determinado faro junto al entorno que le rodea formen esa combinación perfecta propicia para el ensoñamiento. Uno de ellos es el faro de Faváritx, donde se halla el cabo del mismo nombre. Este faro fue el último en construirse en la isla de Menorca, allá por el año 1922, y está situado en la zona de Tramontana, dentro del parque natural de S'Albufera des Grau. Este magnífico faro está rodeado de acantilados de pizarra negra y grisácea que hacen de este entorno un lugar muy parecido a los paisajes lunares. Los otros seis faros restantes que podremos visitar en Menorca son: El faro de Cavallería, el faro de Punta Nati, el faro de Sa Farola, el faro de Artrutx, el faro de San Carlos y el faro de la isla del aire.

Faros, Menorca

2

Las Dos ciudades de Menorca: Ciutadella y Mahón

Situadas cada una en una punta de la isla, Ciutadella y Mahón son dos ciudades que rompen en cierta medida el estado salvaje y virgen de Menorca, pero no por ello hay que desmerecerlas pues se integran perfectamente en la fisonomía de esta preciosa isla, además de guardar ambas un rico patrimonio. Ciutadella, de la que hablaremos a continuación, quizá sea de las dos la que tenga un patrimonio cultural y arquitectónico más acentuado, sólo hay que perderse por sus calles para comprobarlo.

Ciutadella está situada en el extremo oeste de la isla y su origen se remonta hasta la época clásica, aunque fue a partir del año 1287, bajo la corona aragonesa, cuando fue conocida con el nombre de Ciutadella, cuyo topónimo proviene del latín Civitatella. En aquella época el puerto de Ciutadella era ya uno de los lugares más emblemáticos en la entonces capital de la isla, aunque fue a partir del siglo XIX y, sobre todo a mediados del siglo XX, con el ensachamiento que se realizó en el puerto cuando adquirió su configuración actual. Hoy en día bien se podría decir que el Puerto de Ciutadella, situado cerca del casco antiguo, es uno de los más bellos del Mediterráneo.

Puerto, ciutadella, Menorca

La Place des Born, situada en la parta más alta de la ciudad, es la puerta de entrada al centro histórico de Ciutadella y lugar donde se hallan varios edificios emblemáticos como el Ayuntamiento; un antiguo alcázar del que se conservan algunos elementos, aunque lo que más destaca es su fachada principal de principios del ssiglojiglo XX. Su interior guarda algunas sorpresas que podemos visitar como el patio del antiguo bastión y el salón gótico. Otro edifico destacable es el Teatro des Born construido entorno al año 1876, cuya fachada neoclásica muestra claras referencias arquitectónicas de estilo palaciego. Y ya que hacemos referencia a los palacios, no queremos olvidarnos del Palau Salort, edificio de principios del siglo XIX y el Palacio de Torresaura, construido en el año 1839 en estilo neoclásico.

Desde esta plaza parten algunas calles que nos sumergirán en el laberinto de callejuelas que conforman el casco antiguo, aún repleto de edificios históricos, palacios y casas señoriales. En este entramado de calles se encuentra Ses Voltes, una de las calles más bonitas de la ciudad por sus soportales con arcos, la cual enlaza con la plaza de la catedral.

Ciutadella, Menorca

Cómo ya se puede adivinar por su nombre en esta plaza se encuentra la Catedral-Basílica de Santa María, templo construido entre los siglos XIII y XIV en estilo gótico. Consta de una sola nave cubierta con bóveda de crucería y capillas laterales entre los contrafuertes, y aunque sólo tenga una sola nave es un edificio de considerables dimensiones, pues tiene una longitud de 45 metros y una altura de 22 metros. En los siglos sucesivos se realizaron varios trabajos en la catedral, sobre todo a partir del incendio del siglo XVII que obligó a hacer profundas reformas en el edificio. Con la reforma realizada en el año 1813 sobre la fachada occidental se incorporó a la catedral un nuevo estilo arquitectónico, ya que se sustituyó la puerta gótica por otra de estilo neoclásica. Con la visita a la catedral terminamos este pequeño recorrido por Ciutadella declarada conjunto histórico y artístico, dando fe tras conocerla que bien merece este título.

Catedral, Ciutadella, Menorca

Mahón es la actual capital de Menorca y, aunque quizá no tenga el mismo encanto que Ciutadella, tiene al igual que aquella una marcada esencia mediterránea. Sus siglos de historia también otorgan a esta ciudad un variado patrimonio arquitectónico en el que conviven en mayor medida edificios barrocos y neoclásicos, pues fueron los siglos XVII y XVIII época en la que nacieron estos estilos arquitectónicos, cuando la ciudad experimentó un mayor crecimiento gracias al auge de la navegación.

Algunos edificios de aquella época que bien merecen una visita son el Ayuntamiento, construido en el siglo XVII en estilo barroco y en el que destaca su reloj, importado desde Inglaterra en el año 1731; la iglesia de Santa María, construida en el siglo XVIII sobre una antigua iglesia gótica del siglo XIII, cuyo interior tiene una marcada inspiración neogótica; La iglesia del Carmen, construida en el siglo XVIII en estilo neoclásico, siendo esta iglesia la más espaciosa de todas las que se encuentran en Mahón o la iglesia de Sant Francesc, templo del siglo XVIII de una sola nave con un bello interior decorado con arcos y columnas helicoidales donde destaca la capilla de la Concepción, de estilo barroco.

Mahón, Menorca

Y como no podía ser de otra manera el puerto de Mahón es otro de los lugares emblemáticos de la ciudad. De hecho con sus 5 kilómetros de extensión es el mayor puerto natural del Mediterráneo y el segundo de Europa. Uno de los lugares más visitados del puerto es la Fortaleza de la Mola, ubicado en un pequeña península cuyo entorno natural fue declarado Zona Especial de Protección de Aves - ZEPA.

Puerto, Mahon, Menorca
Foto de Wikimedia

3

Menorca y su pasado prehistórico

Los vestigios arqueológicos encontrados en Menorca demuestran que esta pequeña isla del Mediterráneo ya fue habitada en tiempo remotos, de hecho los primeros vestigios de la presencia humana en la isla datan del 21000 a.C., aunque la mayoría de los conjuntos arqueológicos fueron erigidos a partir del 1400 a.C. Hay una característica en común en todas estas construcciones que engrandecen más si cabe la aureola de misterio que las rodea, y es que la inmensa mayoría se concentran en la zona meridional de la isla, una ubicación que aún causa controversia entre los arqueólogos.

Son 15 los conjuntos arqueológicos que han sobrevivido hasta la fecha para dar a conocer la cultura talayótica, que es como se conoce a estos antiguos y misteriosos pobladores. Estas poblaciones durante la edad del Bronce y la edad del Hierro (entre el 1500 a.C y el 123 a.C) construyeron edificaciones tan extrañas y misteriosas como las taulas, enormes piedras verticales culminadas por otras horizontales formando una «T», construcciones cuyo designio se escapan a nuestra comprensión. También están las navetas, tumbas monumentales con dos formas bien diferenciadas, unas de planta circular parecidas a los dólmenes y otras con forma naviforme, parecidas a la estructura de un barco. Junto a estas construcciones están las cuevas excavadas en la roca que también sirvieron como recintos funerarios hasta el siglo II d.C.

Necropolis, Menorca
Necrópolis de cala Morell

Todos estos restos arqueológicos tienen su importancia y encanto, pero sólo mencionaremos los nombres de los más grandes y mejor conservados, como son la Naveta des Tudons; el poblado talayótico de Torre d'en Galmés; el poblado talayótico de Trepucó y el Talayote de Torelló. Junto a los que ya hemos mencionado también hay que destacar el poblado prehistórico de Torralba d'en Salord y la necrópolis de cala Morell, un conjunto de 14 cuevas artificiales excavadas en la roca de un pequeño barranco. Dos lugares que visitamos y en los que pudimos comprobar, ya sea por sugestión o por cualquier otra causa, su enigmática energía.

El poblado de Torralba d'en Salord es conocido sobre todo por su magnífica taula de cinco metros de altura, la más alta de todas las existentes en la isla, unas dimensiones que junto a su elegante acabado y extraordinario pulimentado la convierten en unas de las taulas más icónicas de la isla. El origen de estas construcciones en forma de «T» se remontan al año 600 a.C., y su función estaba vinculada a la religión pues se cree que fueron lugares donde se rendía culto a unos dioses personificados en las fuerzas de la naturaleza.

Menorca prehistórica
Poblado prehistórico de Torralba d'en Salord

4

Binibèquer Vell, la perla blanca de Menorca

A 8 kilómetros de Mahón se encuentra un pequeño pueblo de casas encaladas que parece sacado de un cuento, cuyas casas y calles perladas de blanco parecen ser producto de una ensoñación, nos referimos a Binibèquer Vell, también conocido como Binibeca. Esta sensación se comprende un poco más cuando indagamos en la historia de esta población puesto que su aspecto nos induce a pensar que es un antiguo pueblo de pescadores, aunque nada más lejos de la realidad, ya que su origen es mucho más reciente, más concretamente el año 1972. Como si fuera una gran decorado Binibèquer Vell fue construido presumiblemente para atraer al turismo, siendo objeto de polémica por su falta de autenticidad, aunque su encanto y esencia mediterránea han sabido paliar esa falta de autenticidad que tanto se le achaca. Al Adentrarnos por sus estrechas y laberínticas callejuelas descubriremos encantadores rincones que bien merecen ser captados por nuestra cámara, rincones que según se va acercando el atardecer se tornan en tonos dorados.


5

Calas y playas de Menorca

En nuestro recorrido por las calas y playas de Menorca vamos a diferenciar entre las que se encuentran al sur de la isla, donde predomina la arena blanca y los pinares, y las del norte, donde predomina las formaciones rocosas de pizarra y arcilla roja junto con playas con arenas de tono dorado. Aunque hay un elemento que es común en todas y cada una de estas calas y playas.... son sus aguas cristalinas que según la incidencia de los rayos del sol se tornan azul turquesa o verde esmeralda.

Para comenzar a conocer las playas del sur de Menorca podemos acercarnos hasta la playa de Son Saura, al sur de Ciutadella, cerca del cabo de Artrutx. Es una de las playas más bonitas de la isla y está formada por dos playas separadas por un saliente cubierto de vegetación. Siguiendo la línea de costa encontraremos fabulosas calas y playas como cala Turqueta, cala Macarella, calas Mitjana, cala en Porter y cales coves, entre otras.

Cala en porter, Menorca
Cala en Porter

Cales Coves, situada a oeste de Mahón, tiene la particularidad de estar rodeada de paredes de roca calcárea donde se hallan un buen número de cuevas excavadas de la edad del Bronce. El entorno es realmente espectacular y las cuevas añaden una aureola de misterio a este lugar ya de por sí idílico. El hecho de ser una cala muy estrecha y de difícil acceso hace que sea una de las más tranquilas para el baño.

Cales Coves, Menorca
Cales Coves

Las playas del norte de la isla son más inhóspitas y salvajes, un paisaje agreste modelado poco a poco por la tramontana que ha ido formando playas y calas de arena gruesa y tonos rojizos que nos harán creer, como en el caso de cala Pregonda, de que hemos llegado a un paisaje marciano pero cubierto de agua. Algunas de las calas y playas más bonitas de esta zona de Menorca, junto con la antes ya mencionada, son cala Tortuga, Playa de Cavalleria, Playas de Aiguarens y cala Presili,

Cala Pregonda, Menorca
Cala Pregonda

Se puede decir que tanto cala Tortuga como cala Presili, situadas junto al faro de Favarixt, se salen un poco de la norma que suele caracterizar a la mayoría de calas y playas del norte de la isla, puesto que sus arenas al igual que las del sur son finas y de arena blanca. En lo que si se parecen a las demás playas de su entorno es que están ubicadas en un entorno inhóspito, aunque en este caso más que un paisaje marciano parecería más un paisaje lunar. La aguas de ambas playas bien se podría decir que son de las más cristalinas, dos playas vírgenes que nada tiene que envidiar a las conocidas playas del Caribe.

Cala Presili, Menorca
Cala Presili

6

Atardecer en la Playa de Son Bou

Siempre tiene algo de mágico contemplar un amanecer o un atardecer pero en Menorca esa sensación se multiplica. Uno de los mejores lugares para contemplar este espectáculo de luz es la playa de Son Bou, situada a 8 kilómetros de Alaior. Esta playa es una de las más largas de la isla además de contar con el mayor sistema dunar de toda Menorca, un escenario ideal para contemplar como el agua y la arena fundiéndose con el cielo se van tornando en un color rojizo, una estampa maravillosa que nos hace sentir la auténtica magia de esta pequeña isla del Mediterráneo.

Atardecer, playa, Son Bou, Menorca

Más cosas que puedes hacer en Menorca

Pero si además de todo lo lugares que os proponemos en este artículo, quieres conocer Menorca de una forma diferente, echa un vistazo a todas estas excursiones y actividades:

Menorca en Velero. Un tour de un día recorriendo las mejores calas, playas y rincones vírgenes a bordo de un velero.
Paseo en barca por las calas del sur desde Ciutadella o desde Cala Galdana. A bordo de un barco descubriréis durante 3 horas y media las calas del sur. Incluye bebida y un aperitivo.
Tour en jeep por la menorca desconocida. A través de caminos que sólo pueden recorrerse en 4x4 se recorre el interior de Menorca descubriendo pueblos y bañándonos en calas vírgenes.
Paseo a Vela al atardecer. Un paseo romántico al atardecer disfrutando de las puestas de sol en Menorca
Paseo en barco por las calas del norte. Las calas del norte son muy diferentes a las del sur de la isla. En este paseo en barco descubriréis muchas calas vírgenes y poco accesibles.

Nuestro alojamiento en Menorca

En la elección del hotel tuvimos muy claro lo que buscábamos: tranquilad, calidad-precio, buen servicio y una ubicación cerca de las principales visitas. Este elección recayó en el hotel Prinsontel la Caleta situado a 150 metros de la cala Santandria y a unos pocos kilómetros de Ciutadella. Se trata de un hotel de estilo ibicenco rodeado de un bonito jardín de 5.000m2, con una enorme piscina y unas habitaciones muy acogedoras.

Hotel Prinsotel la Caleta, Menorca

Alquilar un coche en Menorca. Reserva con antelación

Menorca es una isla pequeña que se puede recorrer perfectamente en coche, en la que no hay grandes distancias ya que de punta a punta únicamente tiene 45 kilómetros (1 hora en coche). Te recomiendo que si vas a alquilar un coche en Menorca lo reserves con antelación, ya que durante los meses de junio a septiembre hay bastante demanda. Nosotros alquilamos durante una semana el coche con la empresa Doralauto y todo fue correcto.

Alquiler, coche, Menorca

Publicar un comentario

12 Comentarios

  1. Wowww! Vaya pasada, no tenía ni idea de quw hibiese tanto y tan bonito que ver en Menorca. Siempre he oido maravillas de ella, pero nunca me había detenido a ver todo lo que se podía visitar. De las islas solo conozco Ibiza y es maravillosa, pero creo que sobre todo sus poblaciones se quedan cortas a lado de las que acabo de ver. Queda apuntado en preferente!! ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusta mucho Menorca, las playas son una pasada y es más virgen que las otros dos islas vecinas.. Conozco las tres islas y la que menos me gustó fue Ibiza. Mallorca también está muy bien y es muy variada en paisajes, pueblos y con una playas de agua cristalina.

      Eliminar
  2. La visitamos hace unos años, lo hicimos en otoño (casi invierno), y si bien es verdad que nos perdimos la posibilidad de poder aprovechar mejor las calas y las playas para poder bañarnos, tuvimos la oportunidad de recorrerla tranquila, sin tanto movimiento y con mucha calma. Nos encanto Binibèquer Vell, como bien dices, parece sacado de un cuento. También visitamos la Necrópolis de Cala Morell, aunque nos quedamos con ganas de ver el poblado talayótico de Torralba. Nos queda pendiente para una próxima visita. Geniales todas las recomendaciones. ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces que hay que valorar lo que ganamos o perdernos yendo en unas fechas u otros. Nosotros fuimos en pleno julio hace unos años y la verdad que no notamos mucha masificación, supongo que ahora estará peor. A mi cada vez me gusta más viajar en temporada baja, aunque cuando son calas y playas la cosa se complica y prefieres ir con buen tiempo.

      Eliminar
  3. Menorca es una de mis islas preferidas en el mediterráneo, aunque curiosamente jamás la he visitado en temporada alta de playas. Me queda esta espinita pendiente, porque disfrutar de sus playitas debe ser realmente espectacular. Eso sí, todo lo que hace referencia a la ruta talayótica me parece espectacular

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es nuestra preferida y no me importaría visitarla en temporada baja, aunque no pueda disfrutar de sus playas, pues nos quedaron algunos lugares por visitar.

      Eliminar
  4. Justo este año han estado mis padres pasando unos días en Menorca y me han hablado maravillas sobre todos de sus playas. Las fotos que me enseñaron me parecieron preciosas y ahora con tu post tan completo me animas a pasar unos días en esta pequeña isla. Me ha llamado la atención la catedral, por sencilla y pequeña, muy acorde con el lugar en el que se encuentra, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no la conoces te la recomiendo y como te han dicho tus padres es una maravilla de isla.

      Eliminar
  5. Muy buenas recomendaciones de la isla bonita de las Baleares, a nosotros es la que más nos gusta. Está muy bien que se hable de todo lo que ofrece Menorca ya que normalmente se asocia a la playa y como bien cuentas en tu artículo hay muchas más cosas que ver. A nosotros nos sorprendió mucho los conjuntos arqueológicos de las culturas prehistóricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que siempre asociamos Menorca a sus magníficas calas y playas, que lo son. Pero muchas veces dejamos de lado otros lugares interesantes y Menorca ofrece mucho más.

      Eliminar
  6. Tres veces hemos estado en Baleares y las tres veces hemos viajado a Mallorca. 😅 Y es que a pesar de que desde Málaga (donde vivimos) hay buenas conexiones aéreas con Menorca, siempre hemos tenido la impresión de que era una isla donde había poco que hacer, más allá de ir a la playa...

    Gracias a tu post hemos descubierto que Menorca es mucho más que calas y playas preciosas, así que para el verano que viene la tendremos en consideración para ir de vacaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la próxima vez volar a Menorca, como habéis visto en el artículo no todo son calas y playas.

      Eliminar

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tenemos que informarte del uso que daremos a los datos personales que proporcionas. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros.
Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.