Ruta en coche por Midi-Pyrénées. Pueblos y paisajes del sur de Francia

El sur de Francia siempre nos ha deparado grandes sorpresas, su gran riqueza cultural y paisajista nunca ha dejado de sorprendernos. Esto lo hemos visto confirmado en nuestra ruta en coche por la región francesa de Midi- Pyrénées, una de las mayores regiones de Francia en la que encontraremos pueblos evocadores con aires medievales, abadías y dólmenes. Un legado histórico y cultural que se remonta a la época prehistórica, donde las historias y leyendas comenzaron a tomar forma, haciendo de esta región un lugar de intrincados rincones por descubrir. Ha sido una ruta en coche de 14 días por el sur de Francia de descubrimientos y sorpresas, pues aunque se vaya con un plan establecido siempre encontraremos algún rincón inesperado, de esos que no suelen salir en los mapas, de hecho algunos de los lugares que os mostraremos a continuación son esas sorpresas deparadas en el camino.


MAPA Y RUTA POR LA REGIÓN DE MIDI-PYRÉNÉES

Partiendo desde la ciudad de Madrid nuestro objetivo era llegar hasta la ciudad de Toulouse situada en el departamento Haute-Garonne (Alto Garona), punto de inicio de esta ruta que nos llevó a recorrer algunos departamentos de la la región de Occitania - Midi-Pyrénées. Otra opción si queremos hacer esta ruta y ahorrarnos el viaje en coche hasta Toulouse sería llegar en avión y alquilar un coche en el aeropuerto. Durante el trayecto de esta ruta circular iremos parando en esos lugares que nosotros teníamos tanto interés por conocer, tanto por su valor paisajístico como cultural. La esencia medieval la descubriremos a través de poblaciones como Albi, Cordes-Sur-Ciel o Conques, la belleza de la montaña podremos admirarla a través de la impresionante ruta del Circo de Gavarnie, y la más remota expresión arquitectónica la encontraremos en los dólmenes de Martiel.


QUÉ VER EN LA REGIÓN DE MIDI-PYRÉNÉES Y DONDE ALOJARSE

Día 1 y 2: Toulouse

Toulouse, conocida como la ciudad rosa por sus edificios de ladrillo posee un rico patrimonio arquitectónico, muestra de ello son la Basílica de Saint-Sernin, el Convento de los Jacobinos o la Catedral de Saint-Étienne. La cultura también está muy presente en esta ciudad a orillas del río Garonne, ya que durante el recorrido encontraremos recintos como la Biblioteca de Estudios y Patrimonio, cuyo edifico fue diseñado por el arquitecto tolosano Jean Montariol o el Museo de los Agustinos, ubicado en un antiguo convento en el que se exponen pinturas y esculturas que abarcan desde principios de la Edad Media hasta el inicio de siglo XX.

Pont Neuf, Toulouse
Pont Neuf sobre el Garona

Ésta es sólo una pequeña muestra de toda la oferta cultural que nos ofrece la ciudad, donde también hay cabida para los espacios verdes, puesto que Toulouse cuenta con un buen número de jardines como el jardín botánico o el jardín Compans-Caffarelli, en cuyo centro se encuentra el jardín Japonés. Pero si hablamos de Toulouse, no podemos dejar de mencionar el canal du Midi, una vía navegable que desemboca en el mar Mediterráneo y que ha sido declarado por la Unesco patrimonio mundial. Un lugar arbolado ideal para recorrer a pie, en bici y, como no en barco. También es muy interesante visitar en las afueras de Toulouse la Cité de l'espace, un parque temático donde descubriremos algunos de los avances aeroespaciales junto con proyecciones que nos enseñarán las maravillas del universo.

Toulouse, Francia
Capitolio, Toulouse

Casi siempre evitamos alojarnos en el centro de la ciudad, por lo que buscando una zona tranquila encontramos este estudio situado a tan sólo 17 kilómetros del centro de Toulouse. Estuvimos alojados tres noches en una casa situada en un entorno tranquilo dentro de una finca junto a la vivienda de los propietarios. Cuenta con aparcamiento privado y la casa está muy bien equipada con todo tipo de electrodomésticos, en definitiva, todo lo necesario para pasar una estancia agradable. Lo único que echamos en falta fue el aire acondicionado para los días más calurosos y la conexión Wi-Fi. Este alojamiento lo reservamos a través de la plataforma de Airbnb (Consigue tu descuento en Airbnb).

Alojamiento cerca de Toulouse


Día 3: Albi

En un promontorio a orillas del río Tarn se encuentra la ciudad episcopal de Albi, población que aún conserva buena parte de su antigua fisonomía medieval. Sobresaliendo en su conjunto, tras visualizar la panorámica de la ciudad que nos ofrece el margen izquierdo del río, veremos el Pont-Vieux, el torreón del Palacio de la Berbie y la catedral de Sainte-Cécile. Perderse por sus calles estrechas es un auténtico viaje al pasado donde veremos hermosos palacetes renacentistas junto con plazas y patios de origen medieval, lugares por donde paseó el pintor Toulouse-Lautrec, ya que la ciudad fue cuna de su nacimiento. En el Palacio de la Berbie se encuentra el museo Toulouse-Lautrec, donde encontraremos una extensa colección de obras del pintor compuesta por cerca de un millar de pinturas, dibujos y carteles, junto con otras obras de amigos y pintores contemporáneos de este artista, como Émile Bernard, Maurice Denis o Pierre Bonnard.

Albi, Francia

Entre Najac y Saint-Cirq laPopie, esta casa de campo situada en una aldea de cinco casas, a 4 kilómetros de Promilhanes, superó toda nuestras expectativas. Es un estudio de 26 m2 con cuarto de baño con bañera, cocina equipada y una pequeña sala de estar (sin televisión y con Wi-Fi) y, justo enfrente, un pequeño cobertizo convertido en habitación con una cama de 1,40. Al principio nos pareció un poco raro que para ir a dormir tuviéramos que salir y cruzar el pequeño jardín, pero una vez allí la verdad que no fue ningún inconveniente que estuviera separado. Sus propietarios son unas personas entrañables con las que estuvimos charlando un buen rato, y como bienvenida te obsequian con algunos productos como leche, zumo, mermelada y mantequilla.

Alojamiento en el departamento del Lot, Francia


Día 4: Abadía de Beaulieu-en-Rouergue, Cordes-Sur-Ciel y Najac



Abadía de Beaulieu-en-Rouergue

En el valle del Seye, rodeado de bosques, en un lugar que invita a la ensoñación se encuentra la Abadía cisterciense de Beaulieu-en-Rouergue, cuyo origen se remonta al año 1144 cuando fue fundada por Ademar III, obispo de Rodez. La orden cisterciense, caracterizada por su ascetismo y sencillez, se traslada también a la arquitectura de la abadía, donde las ostentaciones y los adornos dejan paso a la sobriedad, una simplicidad de una enigmática belleza que no desentona con la naturaleza de alrededor.

Abadía de Beaulieu-en-Rouergue, Francia

Aunque en su origen la abadía era de estilo románico, fruto de la reconstrucción realizada en el siglo XIII hoy vemos un conjunto abacial de un claro carácter gótico. En esta reforma se añadieron las salas residenciales, la sala capitular y el refectorio, hoy en día desaparecido. A partir del siglo XVII la abadía entró en una lenta decadencia, pero dos acontecimientos cambiaron el rumbo de esta situación.

La primera fue la declaración como monumento histórico en el año 1875, y la segunda fue la restauración realizada en el año 1959 por Pierre Brache y Geneviéve Bonnefoi con la ayuda del Estado. Estas dos personas sentían un gran interés por el arte de su época, motivo por el cuál en el año 1973 reunieron una extensa y variada colección compuesta por obras de Dubuffet, Michaux o Viera Da Silva, entre otros artistas, cuya colección podemos ver en una de las salas de la abadía.

Abadía de Beaulieu-en-Rouergue, Francia

+ Información: Abre todos los días excepto los martes, de 10 a 12 y de 16 a 18. Precio: 6 €

Cordes-Sur-Ciel

Situado sobre una colina, el pueblo de Cordes-Sur-Ciel es otro viaje al medievo, situación que experimentaremos asiduamente en esta ruta en coche por los Midi-Pyrénes. La belleza de esta población atrajo a muchos artistas y escritores como Albert Camus, Philippe Hériat o Jeanne Ramel Cals. Por cierto, el nombre de esta escritora da nombre a una de las plazas de Cordes-Sur-Ciel, ya que esta escritora llegó a tener aquí una casa de verano, llegando incluso a ser considerada hija adoptiva de esta bella población.

Jeanne Ramel fue la primera en llamar a este pueblo Cordes-Sur-Ciel, en español "Cordes sobre el cielo", ya que durante el otoño la niebla cubre el valle apareciendo la colina con el pueblo entre las nubes. Pasear por sus calles significa descubrir rincones llenos de encanto, como la Maisson Gorsse, cuya fachada en doble alineación crea una forma de L, o la puerta del reloj, del siglo XVI, que tras cruzarla nos adentra en el entramado medieval de este pueblo inspirador de escritores, pintores y poetas.

Cordes-Sur-Ciel, Francia

Najac

En medio de un extenso bosque, sobre un enclave rocoso situado en la misma entrada de las gargantas del río Aveyron, se encuentra el pueblo de Najac. Esta villa se extiende a lo largo de un promontorio rocoso que va desde el castillo hasta la plaza del Faubourg, en realidad un ensanchamiento de la calle que hace que esta plaza sea realmente singular, ya que en vez de ser cuadrada como la mayoría de las plazas, es rectangular. Partiendo desde la plaza nos adentramos en la rue de Barriou donde veremos diferentes tipo de casas, algunas de ellas del siglo XV. Al finalizar esta calle, entrando ya en la rue Bourget se encuentra la Fuente de los Consules construida en el año 1344, y cuya singularidad radica en un grupo de caras talladas en la pila de esta fuente octogonal.

Najac, Francia

El castillo y la iglesia de San Juan Evagenlista sobresalen de manera especial en la primera visión que tenemos de esta villa medieval. El castillo fue construido a mediado del siglo XIII por orden de Alfonso de Poitiers, hermano del rey San Luís, formando éste parte de una red de castillos situados en el valle del Aveyron. Su torreón circular ejerce de excelente mirador tanto del valle como de Najac, lugar desde el cual vemos de manera inmejorable como la villa se extiende de forma serpenteante en el mar de vegetación. La iglesia de Saint Jean fue construida entre los siglos XIII y XIV en estilo gótico, y su única y extensa nave forma un edificio compacto sólo roto por el campanario hexagonal. Aunque el interior de esta iglesia es muy sobrio, hay que destacar sus vitrales y su rosetón que dan luz y color en los días soleados.

Eglise Saint Jean l'Evangeliste, Najac

+ Información: El castillo se puede visitar desde abril hasta noviembre de 10.30 a 19 todos los días en la época de verano. El resto de los meses cierra a las 17.30. Precio: 6€.

Día 5: Saint-Cirq Lapopie y las Ruinas de la abadía de Marcilhac-Sur-Céle



Saint-Cirq Lapopie

En el valle del Lot hay un pueblo que parece producto de un sueño o de una fantasía, se encuentra a orillas del río que da nombre al valle, encaramado en un perfecto equilibrio sobre un promontorio rocoso que llega a alcanzar los 80 metros de altura. Se trata de Saint-Cirq Lapopie, un pueblo de cuento que ha servido de inspiración a numerosos pintores y escritores, un retiro casi espiritual para un grupo de artistas entre los que se encontraba Andres Bretón. Todos ellos encontraron en este lugar la belleza que dio inspiración a sus relatos y a sus pinturas. La mayor parte de las casas que componen Saint-Cirq Lapopie datan de los siglos XII y XV y acompañan a dos monumentos de interés, su iglesia de estilo románico y gótico, y los restos del castillo, excelente mirador sobre el valle del Lot.

Saint-Cirq Lapopie, Francia

Ruinas de la abadía de Marcilhac-Sur-Céle

A pocos kilómetros de Saint-Cirq Lapopie, al lado de unos acantilados esculpidos por el río Céle, se encuentran las ruinas de la abadía de Marcilhal-Sur-Céle. No se sabe cuando fue fundada, por lo que ha dado pie a muchas leyendas, aunque se sabe que tiene que ser muy antigua pues sale documentada en un manuscrito medieval o cartulario de la población de Moissac, datado en el año 845. La fundación de la abadía está atribuida a los monjes de Saint- Amans de Cahors, aunque poco después paso a depender de Moissac.

El conjunto de este edificio tiene dos estilos arquitectónicos bien definidos, por un lado el estilo románico, representado por la sala capitular con sus bellos capiteles historiados, y la iglesia de la parte inferior, hoy en ruinas. El estilo gótico es producto de la reforma acaecida en la abadía en los siglos XV y XVI, hallándose este estilo sobre todo en la iglesia de la parte superior, un edificio de tres naves con transepto, deambulatorio, capillas laterales y un ábside central. Desde el siglo XX la abadia de Marcilhac-Sur-Céle ha sido un monumento protegido por lo que aún se siguen haciendo proyectos para su conservación y restauración.

Abadia en ruinas de Marcilhac-Sur-Céle

Día 6: Dolmenes de Martiel, Belcastel y Rodez



Dólmenes de Martiel

Entre todos los departamentos de Francia, el de Aveyron es el que cuenta con un mayor número de dólmenes. ya que hoy en día en esta zona se han inventariado 30 de estas misteriosas construcciones megalíticas. Los más conocidos son los dólmenes de Martiel, los cuales tienen una antigüedad de cuatro mil años.

De este conjunto de dólmenes los mejor conservados son el dolmen du Bois de Rey y el dolmen du Bois de Galtier, en los cuales se han encontrado restos humanos junto herramientas de pedernal y collares de piedra. Este tipo de hallazgos han sido encontrados en muchos de los dólmenes repartidos por Europa, lo que demuestra que este tipo de construcciones ejercían como recintos funerarios, en el que se preparaba a los muertos en su viaje hacía el más allá. Aún así muchos arqueólogos y especialistas sostienen que estas construcciones también eran utilizados como templos religiosos y astronómicos, pues la mayoría de los dólmenes están orientados hacía el este, marcando la salida del sol por el horizonte durante los equinoccios, siendo considerado este fenómeno para los antiguos como un momento de regeneración y transición.

dolmen, Martiel
Dolmen du Bois de Galtier

Belcastel

A orillas del río Aveyron, entre exuberantes bosques, se encuentra el pequeño pueblo de Belcastel, considerado uno de los más bonitos de Francia. Sus casas de piedra con tejados de lajas, el puente que cruza el río comunicando el pueblo con la iglesia, y el castillo en lo alto de un promontorio rocoso, forman una bella estampa merecedora de tal galardón. El castillo con su torreón cuadrado fue construido en el siglo XI, convirtiéndose en unos de los castillos más grandes y bellos de esta región de Francia. Con el transcurrir del tiempo el castillo finalmente fue abandonado en el año 1772, momento en el que la vegetación empezó a cubrir sus muros y almenas.

En el año 1974 llegó a Belcastel un arquitecto francés llamado Fernand Pouillon, quién quedó maravillado por la belleza de este pueblo y que al ver las ruinas del castillo decidió iniciar su reconstrucción. Hoy en día es una residencia privada que se puede visitar, ya que es un monumento nacional, pudiendo disfrutar así de su magnífica galería de arte. Frente a las casas se encuentra el puente medieval que cruza las apacibles aguas del río Aveyron, en el cual se refleja este puente construido en el siglo XV por los mismos arquitectos que levantaron el puente de Avignon. Al otro lado del puente se encuentra la iglesia de Saint Madeleine, construida también en el siglo XV sobre una antigua capilla.

Belcaste, Midi-Pyrenees, Francia

Rodez

En esta ruta por los Midi-Pyrénees no quisimos desaprovechar la ocasión para visitar la ciudad de Rodez, capital del departamento de Aveyron. Sin lugar a dudas, el edificio más emblemático de esta ciudad es su catedral, cuyo origen se remonta al siglo XIII, templo inspirado en las grandes catedrales góticas del norte de Francia. Si subimos a lo alto de su campanario de 87 metros de altura obtendremos unas formidables vistas de la ciudad. También es muy recomendable visitar su casco antiguo donde descubriremos edificios de interés como el Palacio Episcopal del siglo XVII o la casa Canónica del siglo XV, ambos situados muy cerca de la catedral. En este recorrido por el casco antiguo también veremos otros edificios históricos como la casa Benoit, edificio gótico del siglo XV o la casa Armagnac, edificio en el que se combinan los estilos gótico y renacentista.

Catedral de Rodez, Francia

En Rodez también podemos visitar interesantes museos como el Museo Fenaille, que cuenta con una colección de estatuas-menhires o el Museo de Bellas Artes Penys-Puech, donde podremos ver obras de artistas contemporáneos. Por último nada mejor que acercarse a las inmediaciones de Rodez para descubrir hermosos espacios verdes como el Parc de Losirs de Combelles, con una extensión de 120 hectáreas o el Parque de Vabre, donde podremos pasear entre árboles centenarios.

Casa Benoit, Rodez
Casa Benoit

La presencia de este tipo de hoteles express son abundantes en Francia. Siempre utilizamos la cadena de hoteles Premiere Classe cuando tenemos que hace una parada de una noche ya que su precio es muy económico. Fue el único hotel que utilizamos en esta ruta para pasar una noche en la ciudad de Rodez.

Hotel Premier Classe Rodez


Día 7: Conques


En un valle de frondosos bosques, totalmente integrado en el entorno que lo rodea, se encuentra el bello pueblo medieval de Conques. Ha sido declarado uno de los pueblos más bonitos de Francia, y damos fe de ello, ya que sin desmerecer al resto de poblaciones que han recibido esta distinción, Conques junto con Cordes-sur-Ciel y Saint-Cirq Lapopie son a nuestro modesto parecer los tres pueblos que tanto por su arquitectura como por su entorno bien merecen este galardón dentro de esta región francesa.

La primera impresión al ver las calles empedradas de Conques con sus casas de entramado de madera y tejados de pizarra, es parecido a cuando ves uno de esos escenarios que recrean un pueblo sacado de un cuento. Lo que hizo que este pueblo de ensueño cobrara importancia en la Edad Media fue la reliquia de Sainte-Foy (Santa Fe), antaño ubicada en la magnífica abadía románica del mismo nombre, y hoy en día presente en un museo situado junto al claustro de la abadía. Gracias a esta reliquia, Conques fue uno de los lugares de paso y punto de encuentro de los antiguos peregrinos que realizaban el Camino de Santiago. De hecho esta parte del camino pertenece a la vía Podiensis, una de las rutas de Santiago que parte de Le Puy-en-Velay y que llega hasta Roncesvalles, en Navarra.

Conques, Francia

A tan sólo 17 kilómetros de Rocamadour, en el pequeño pueblo de Le Bastit, se encuentra una casa de campo que goza de una ubicación perfecta para explorar esta zona del departamento de Lot. La casa está situada dentro de una finca privada con un amplio jardín, junto a la casa de sus propietarios. Cuenta con una cocina equipada, cuarto de baño con ducha y televisión. Como en las demás casas había café y algunos productos típicos de la zona. Lo único que echamos en falta fue la conexión Wi-Fi y el aire acondicionado para los días más calurosos, aunque se agradecía que la ventana tuviera mosquitera para poder tenerla abierta todo el día y así refrescar la casa.

Alojamiento en Midi-Pyrénées, Francia


Día 8: Rocamadour y el pueblo de Autoire



Rocamadour

A la entrada del valle del Dordogna, desde un acantilado desde el que se obtienen unas formidables vistas del cañón Alzou, se yergue un conjunto de casas y edificios en perfecto equilibrio. Este pueblo colgado en la roca se llama Rocamadour y es un lugar sagrado, de hecho es uno de los puntos de peregrinación más importantes de Francia, sólo por detrás del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes. El complejo religioso de Rocamadour está formado por siete santuarios, entre los que se encuentra la capilla de Notre-Dame o capilla Milagrosa, donde se guarda una estatua de la Virgen Negra que data del Siglo XII. Este santuario recibe cada año multitud de visitantes y peregrinos, ya sea por devoción o por simple curiosidad, pero lo que está claro es que la población de Rocamadour no deja indiferente a nadie.

Rocamadour, Francia

Autoire y su cascada

Autoire, situado en el departamento del Lot, es un pequeño y encantador pueblo de origen medieval que no sólo invita a descubrirlo si no también a quedarse en él. Rodeado por un valle formado por acantilados y frondosos bosques, este pueblo de casas de piedra con entramados de madera y tejados de lascas, es un idílico lugar donde el silencio te sumerge en un verdadero estado de paz donde el tiempo parece haberse detenido. Paseando por sus calles descubriremos singulares edificios como el chateaux de Busqueille del siglo XVII o el chateaux de Limargue, que con sus puntiagudos tejados cónicos parece sacado de un cuento, todo esto aderezado con el rumor del agua de su fuente. Otro edificio de interés es la iglesia de Saint-Pierre-et-Saint-Paul del siglo XII, un templo de una sola nave precedida por un crucero con una torre con campanario y coro semicircular. La iglesia fue reconstruida entre los años 1868 y 1880, quedando del antiguo templo románico el ábside y el crucero.

Autoire, Francia

El circo de Autoire esconde una bella cascada de más de 30 metros, para descubrirla hay que seguir un sendero que parte desde el mismo pueblo y que se adentra en el frondoso bosque siguiendo el cauce del río. Después de 10 minutos de caminata llegamos al fondo del valle donde el rumor del agua nos anticipa el encuentro con la cascada. En un rincón idílico, rodeado de vegetación, la cascada se presenta ante nosotros con el agua deslizándose entre las rocas cubiertas de musgo.

Cascada, autoire, Francia

Día 9: Loubressac, Castillo de Castelnau-Bretenoux y Carennac



Loubressac

Situado sobre un promontorio rocoso el pueblo de Loubressac ofrece unas magníficas vistas del valle del Dordoña, además de un buen número de castillos cercanos, como el castillo de Turenne y el castillo de Castelnau, junto con la ciudad de Saint-Céré. Pasear por sus sinuosas callejuelas es retroceder a la Edad Media, algo común como ya hemos comentado antes en esta ruta. Sus casas de piedra ocre con tejados puntiagudos de terracota marrón esconden monumentos de interés, como la iglesia de Saint-Jean-Baptiste, un bello templo construido en el siglo XIII formado por una gran nave central con dos tramos, cuatro capillas laterales y un coro de cinco lados. También hay que mencionar su castillo, construido entre los siglos XV y XVIII, motivo por el cual podemos ver diferentes estilos arquitectónicos en su fisonomía. Y a tan sólo 10 kilómetros de Loubressac se encuentra una maravilla geológica, nos referimos a la gruta de Padirac (Gouffre du Padirac). Es una sima con una bajada de 103 metros donde un río subterráneo recorre un laberinto de cavidades que llegan a tener una extensión de nada más y nada menos que 75 kilómetros.

Loubressac, Midi-Pyrénées, Francia

Prudhomat y el Castillo de Castelnau-Bretenoux

El pueblo de Prudhomat fue una de las sorpresas que nos deparó esta ruta, ya que no entraba en nuestros planes, pero cuando íbamos de camino a Carennac divisamos a lo lejos la silueta de un castillo de color rojizo. Este castillo pertenece al pueblo de Prudhomat, y al llegar a su altura decidimos hacer un alto en el camino intrigados ante la belleza de este pequeño pueblo. Este inmenso castillo recibe el nombre de Castelnau-Bretenoux y su situación en lo alto de un promontorio eclipsa al resto de la población, pero Prudhomat guarda alguna sorpresa más.

El castillo fue construido entre los siglos XII y XVII y está rodeado por una muralla con seis torres semicirculares y tres bastiones. La coloración rojiza de sus piedras se debe al oxido de hierro, motivo por el cuál durante las diferentes horas del día su tonalidad va cambiando del ocre al amaranto. El castillo posiblemente hubiese quedado en ruinas si no hubiese sido por la actuación de Jean Moulierat, un gran tenor de la ópera cómica de París que a finales del siglo XIX compró este castillo para posteriormente restaurarlo y vivir en él, ya que quedó maravillado por este lugar.

Chateaux Castelnau-Bretenoux, Francia

La otra sorpresa a la que nos referimos anteriormente es la Colegiata de Saint-Luis, un templo de una sola nave y líneas austeras, pero de gran elegancia, construido en el año 1507 sobre una iglesia más antigua del siglo XIII. El estilo gótico de este templo se hace más palpable en su decoración interior, sobre todo por los cruceros y sus elegantes ventanas adornadas con vidrieras.

+ Información: El castillo se puede visitar todos los días de 10 a 12.30 y de 14 a 17.30. En verano abre hasta las 19. Precio: 8€.

Carennac

A orillas del río Dordogne se encuentra Carennac, otro pequeño pueblo con aires medievales que aún conserva sus antiguas casas de piedra con tejados de terracota, algunas de ellas decoradas con bellas ventanas esculpidas. Si queremos ver una de las estampas más bellas de Carennac lo mejor es acercarse hasta el puente de piedra, donde un conjunto de casas se entremezclan con varios torreones de tejados puntiagudos. Esta imagen de pueblo de cuento se refuerza con la presencia de la pintoresca Torre de Rapunzel, situada entre el puente y el río Dordogne.

Carennac, Midy-Pyrénées, Francia

Entre estas casas y torreones se encuentran algunos monumentos de interés como la iglesia románica de Saint-Pierre construida en el siglo XI. Es un templo de tres naves y tres ábsides con un campanario de base cuadrada en el que hay que destacar su extraordinario tímpano, cuyo pantocrátor está rodeado por los símbolos de los cuatro evangelistas, y a ambos lados se hallan los doce apóstoles acompañados de ángeles. Justo al lado de la iglesia se halla un claustro con elementos románicos y góticos, formando todo el conjunto parte del priorato que la orden cluniacense fundó aquí en el año 1047. Otro edifico de interés fruto del resurgimiento de Carennac en el siglo XVI es el Castillo de los Deanes, cuya fachada de piedra blanca está adornada con ventanas germinadas. Hoy en día el castillo alberga un museo de arte e historia.

+ Información: El claustro de la iglesia de Saint-Pierre se puede visitar todos los días de 10 a 12 y de 14 a 16. Precio: 3 €

Día 10: Cahors

La imagen más representativa de Cahors es el Puente Valentré cruzando el río Lot, y no nos extraña, pues es uno de los puentes medievales más impresionantes de toda Francia, de hecho, fue declarado patrimonio mundial de la UNESCO en el año 1998. Este puente de 172 metros fue construido en el siglo XIV y consta de ocho arcos que descansan sobre pilares, además de tres torres culminadas con sendos tejados puntiagudos.

Pont Valentré, Cahors

Pero Cahors también cuenta con un centro histórico que bien merece ser visitado donde descubriremos, entre otros monumentos, la magnífica Catedral de Saint-Étienne. Este templo fue construido en el siglo XII sobre un templo anterior del siglo VII, y en él destaca sus dos grandes cúpulas, que le dan al edificio un cierto aspecto oriental. La catedral de Cahors tiene elementos tanto románicos como góticos, en el que destaca un pórtico románico con un formidable tímpano esculpido, muy similar en estilo e iconografía a los pórticos de los templos de Conques, Moisac y la basílica de Saint-Cernin de Toulouse. También hay que destacar el claustro gótico construido entre los años 1493 y 1553 por un taller de escultores que ya habían trabajado en Carennac y en la abadía de Cadouin. Por último recomendamos subir hasta el Mont Saint-Cyr, donde se obtiene una formidable panorámica de Cahors y el meandro que forma el río Lot.

Catedral, Cahors

+ Información: La catedral de Saint-Etienne se puede visitar todos los días de 9 a 19. Entrada gratuita

Día 11, 12 y 13: Pirineos Franceses

Para culminar este viaje por la región de Midi-Pyrénées decidimos pasar los últimos días disfrutando de los increíbles paisajes de los Pirineos franceses, donde recorrimos parajes de montaña tan sorprendentes como las cascadas del Pont d'Espagne, el lago de Gaube y el Lago Estaing. Pero sin duda, el paisaje más espectacular lo encontramos en el Circo de Gavarnie, un circo de montaña de origen glaciar ubicado en medio de dos importantes parque nacionales, por un lado el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (España) y por otro el Parque Nacional de los Pirineos (Francia). Formado por picos de más de 3.000 metros de altura, este anfiteatro natural de 1.700 metros de altitud cuenta con una de las cascadas más altas de Europa, todo ello rodeado por inmensos y frondosos bosques, creando una estampa difícil de olvidar por su belleza y magnificencia.

Circo de Gavarnie, Midi-Pyrénées

Las últimas tres noches de este viaje antes de regresar a Madrid las pasamos alojados en una habitación de esta preciosa casa conocida como Le Viscos, ubicada en la pequeña población de Adast, ya en los Pirineos Franceses. La habitación era enorme con una cama King-size, terraza con salida al jardín, televisión, un set con tetera, cuarto de baño completo con ducha y accesorios de baño. Esta casa cuenta además con un pequeño apartamento, que no pudimos contratar por no estar disponible estos días, y varias habitaciones más. Entre los servicios que ofrecen ponen a tu disposición un servicio de desayuno que había que solicitar con antelación.

Alojamiento, Pirineos Franceses


Ahorra dinero en tu primera reserva con Airbnb

Si quieres ahorrarte dinero durante tu viaje, sólo con registrarte ahora a través de la plataforma de Airbnb consigues un cupón de 34€ de descuento que puedes gastar al reservar tu alojamiento. Válido sólo para nuevos usuarios.

Publicar un comentario

20 Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias Eduardo. Es una ruta perfecta donde visitamos pueblos preciosos

      Eliminar
  2. Conozco muy bien Francia, es el país que más veces he visitado, siempre por placer, donde he pasado más de 100 noches. De los lugares que comentas conozco Toulouse, que aunque me gustó, dista mucho en belleza con otras grandes urbes francesas.

    Saint-Cirq Lapopie me parece un pueblo fabuloso, realmente precioso.

    Conqués también me cautivó, lo contrario que Rodez, del que esperaba más.

    También nos encantaron Rocamadour y los pueblos cercanos como Autoire, Loubressac o Carennac.

    Cahors también me pareció interesante, pero no llega al nivel de Rocamadour, Saint-Cirq o Conqués.

    Me apunto Cordes Sur Ciel, Najac, Belcastel y Albi porque no las conozco, algunas sabía que existen y me apetecen desde hace tiempo, mientras que otras las "acabo de descubrir"..

    tampoco conozco los Pirineos franceses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que Rodez no tiene mucho interés, pero solo por la catedral merece hacer una parada. Y de todos los demás, que te voy a decir. Francia nos tiee enamorados.

      Eliminar
  3. Soy una enamorada de Francia y esta zona es espectacular. Visitamos Toulouse y Albi en octubre y nos encantaron las dos ciudades. Tan diferentes pero llenas de vida y de historia. No sé porque hay gente que habla tan mal de Toulouse. A mí me gustó mucho. Me anoto algunos pueblos pendientes. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la segunda vez que visitamos Toulouse y Albi. Nosotroa también hemos escuchado que Toulouse es miy feo, pero a nosotros nonos lo parece.

      Eliminar
  4. ¡Qué roadtrip más completo! Me avergüenza decir que de Francia solo conozco París, pero este año me he propuesto intentar ir a otros puntos como algunos de los que vosotros visitasteis (me ha encantado Carennac). La verdad es que el precio del alojamiento lo veo bastante asequible, las casas tienen muy buena pinta. Por cierto, los paisajes y algunos pueblos me recuerdan un poco al norte de España, se nota la cercanía.

    ¡Un saludo!
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a nosotros Francia nos encanta y siempre que podemos hacemos una ruta en coche, aprovechando que no tenemos muy lejos Francia.

      Eliminar
  5. ¡Qué viaje más chulo!Es una zona que nos falta por conocer y tengo muchas ganas sobre todo de Albi y Toulouse.
    No sabía que hubiese dólmenes por esa región, gracias por la información! Me vendrán genial tus recomendaciones porque es un viaje que haremos tarde o temprano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros tampoco sabíamos que en esta zona hubiera tanto dolmen. Pero además de estos de Martel que estaban localizado juntos en una zona, encontramos algunos más alrededor de donde nos alojabamos.

      Eliminar
  6. Me viene fenomenal tu post porque voy esta semana santa a Toulose y queremos ver algún pueblo más que esté cerca. ¿Visitasteis el museo de Airbus? es que no sabemos si ir a verlo al completo o no ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te refieres a la cite de l'espace, nosotros no lo visitamos por falta de tiempo.

      Eliminar
  7. Un recorrido espléndido, toda esa parte de Francia es realmente hermosa.

    La zona de Albi, Cordes Sur Ciel, Saint-Martin-Laguepie y Najac no la hemos visitado y la verdad es que hace muy buena pinta.

    El que he encontrado a faltar de los que sí he visitado es Martel. Es un pueblecito muy próximo a Rocamadour, con todas sus casas de piedra y muy bien conservado. Debió tener una época dorada durante la edad media porque incluso hay un palacio dentro del recinto urbano.

    En Martel se puede coger un tren a vapor que hace un recorrido turístico de aproximadamente una hora por el borde de un acantilado. Es muy bonito, os lo recomiendo, pero ojo que fuera de temporada solo funciona los domingos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cómo es imposible poner todo en el post, aunque no lo hayamos puesto, decirte que también visitamos Martel. Un pueblo muy bonito con un rico patrimonio y con un mercado cubierto en la plaza.

      Eliminar
  8. Me parece una ruta preciosa merecedora de copiar para seguir vuestros pasos. No me perdería ninguno de esos pueblitos franceses, me parecen encantadores y por lo que cuentas y veo en las fotos, todos ubicados en rincones fascinantes. Bravo por el post y por este circuito tan atractivo por el sur del país vecino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Kris. La verdad que es una ruta para hacerla sin prisas. A nosotros últimamente nos gusta viajar con tranquilidad y disfrutando de todos los lugares. Y a la hora de contarlo en un post también nos tomamos nuestro tiempo, hemos querido o intentando mostrar con todo detalle como ha sido la ruta y todos lo que vimos en estos 14 días de viaje.

      Eliminar
  9. Qué buen post!!! Nos encanta Francia y la zona de la Occitania más... De los que mencionas sólo conocemos Toulouse y Conques... son una maravilla, pero vemos que hay muchas más maravillas y encima desconocidas!! Veo que a vosotros también os gusta y por eso te recomendamos la ruta por el Canal Du Midi. Si podéis hacerla en barco mejor que mejor. Ya nos contaréis! Saludos viajeros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jose. A nosotros también nos gusta mucho y me apunto esta ruta que me has recomendado por el Canal Du Midi, la verdad que me apetece mucho. Saludos

      Eliminar
  10. Completísima ruta y preciosos pueblos. No conozca nada de la zona, solo Toulouse.

    Muchas Gracias
    GranPumuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La zona es preciosa y merece la pena hacer esta ruta tan completa.

      Eliminar