Sobre el Cañón del río Vero, en la comarca del Somontano, se yergue uno de los Pueblos más Bonitos de España, nos referimos a Alquézar, pueblo de origen árabe con un rico patrimonio que le ha valido para ser declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1982. Sus sinuosas y laberínticas calles conforman la típica configuración de trazado medieval, lo que hace que al adentrarnos en ellas nos parezca retroceder en el tiempo. Una buena panorámica del pueblo de Alquézar la encontramos desde el mirador Sonrisa al viento, a pie de la carretera que da acceso a la misma, y desde donde obtendremos una visión conjunta de la colegiata, la iglesia y el Parque Natural de la Sierra y Cañones del Guara.

Alquézar, Aragón
Mirador Sonrisa al Viento

Para acceder al casco antiguo lo hacemos a través de la única puerta que aún se conserva de las tres que existieron, un portalón gótico en el que hallaremos el emblema del pueblo y que nos introducirá de repente en un entramado de estrechas y sinuosas calles donde aún veremos que se conservan casonas decoradas con escudos y otros detalles, además de la antigua Plaza Mayor, uno de los rincones con más encanto de Alquézar.

Portico gótico de Alquézar

Lo más característico de esta porticada Plaza Mayor es su trazado irregular pues no existe ninguna homogeneidad en su configuración como vemos claramente en la estructura de los soportales y las fachadas, cuya causa se debe a las distintas épocas de construcción. No muy lejos de esta plaza, en una de las sinuosas calles de Alquézar, se encuentra la pequeña ermita de Nuestra Señora de las Nieves del siglo XVII, en cuyo interior se conserva un retablo formado por distintas piezas de antiguos retablos de estilos renacentistas y barrocos.

Plaza Mayor de Alquézar

Salimos del casco antiguo para dirigirnos a uno de los extremos de Alquezar donde se encuentra la iglesia de San Miguel Arcángel, templo de estilo barroco construido sobre los años 1681 y 1708, cuya robustez y sobriedad se complementa con su armonioso juego de volúmenes y tejadillos. De todo este conjunto arquitectónico cabe destacar la torre del campanario, cuya singularidad radica en su estructura de dos cuerpos, la inferior de forma cuadrangular y la superior de forma octogonal.

iglesia de San Miguel Arcángel, Alquézar

Al igual que el exterior de este templo, su interior se caracteriza también por su sobriedad decorativa, a la vez que su planta de cruz latina de una sola nave con crucero está dispuesta de forma muy equilibrada, estando todo este conjunto cubierto por unas bóvedas de cañón con lunetos. También varias capillas laterales se abren a lo largo de toda la nave, siendo ésta la configuración completa del interior del templo.

iglesia de San Miguel Arcángel, Alquézar

Encaramada sobre un promontorio rocoso y rodeado por unas murallas almenadas se encuentra la Castillo-Colegiata de Santa María la Mayor, construcción levantada en varias épocas, y cuyo origen se remonta al siglo IX, del que aún se conservan algunos lienzos de la muralla junto al torreón y el bello atrio de la iglesia románica, ambos ya del siglo XI. El claustro es de época más tardía, más concretamente de las primeras décadas del siglo XIV, siendo decorado con pinturas murales un siglo después. Ya en el siglo XVI se construyó la colegiata, edificio de una sola nave y ábside poligonal que fue unido al claustro mediante una hermosa portada, y al que se le añadieron con el tiempo diferentes capillas.

Colegiata de Santa María La Mayor, Alquézar

Al claustro, de dos plantas, se abren varias capillas como la de San Antonio con bóveda de crucería y la capilla de San Fabián y San Sebastián, siendo ésta última puerta de acceso para subir a la torre campanario. El claustro es de planta trapezoidal y estilo gótico, pero cuenta con seis interesantes capiteles románicos pertenecientes al muro y al atrio de la antigua iglesia, en el que se representan varias escenas bíblicas como la Creación de Adán o la Historia de Abraham.

Claustro de la Colegiata de Santa María La Mayor, Alquézar

A parte de estos capiteles también hay que destacar sus pinturas murales realizadas desde el siglo XV al XVI, en las que se representan diferentes escenas de la vida de Jesús, como la Anunciación de María, el Nacimiento de Jesús, la Presentación del Niño en el Templo o el Bautizo de San Juan Bautista. Este conjunto de frescos constituyen uno de los ciclos pictóricos con temas bíblicos más complejos de todo Aragón, que junto a los capiteles hacen de éste un magnifico claustro historiado.

Pinturas murales de la Colegiata de Santa María La Mayor, Alquézar

Desde el claustro accedemos a la iglesia, templo de estilo renacentista construido en el siglo XVI sobre lo que quedaba de la antigua iglesia románica. Hay que destacar su espectacular bóveda de crucería la cual se extiende a lo largo de toda la nave central, aunque hay que fijarse especialmente en el presbiterio, pues está decorado con un magnifico retablo en el que se representan diferentes escenas de la vida de la Virgen María. No se sabe con certeza el autor de esta obra aunque es probable que la realizaran escultores del taller zaragozano de Juan de Moreto. El interior de la iglesia también cuenta con un gran órgano de estilo barroco, además de diferentes retablos de magnifica talla como el retablo gótico de Santa Ana, obra del conocido como Maestro de Arguís.

Iglesia Colegiata Santa María la Mayor. Alquézar

Alquézar cuenta con varios miradores desde donde se obtienen formidables vistas tanto de la población como del entorno que le rodea. Uno de ellos es el mirador Sorisa al Viento, que anteriormente hemos comentado, junto con el mirador del río Vero, situado al final de la ruta de las pasarelas del río Vero, desde donde se obtienen unas formidables vistas, pero con diferente perspectiva de la población, además de los cañones por donde transcurre el río. Otros dos miradores desde donde se obtienen fantásticas vistas de este paisaje son el mirador O'Bicón, al cual se accede desde la calle baja que parte de la plaza Cruz de Buil, y las vistas que se obtienen también desde la colegiata, aunque no sea un mirador en sí, por su ubicación ejerce como tal.

Mirador sobre el río Vero, Alqúezar

¿Buscas alojamiento en Alquézar?

Si estás buscando alojamiento en Alquézar te recomendamos Casa Alodia. Un pequeño hotel rural situado en el barrio del Arrabal con vistas a la colegiata y con habitaciones muy confortables. Pero en el pueblo tienes otros alojamientos como el Hotel Santa María de Alquézar, también con excelentes vistas y tiene incluido el desayuno. Desde luego que merece mucho la pena dormir en el precioso pueblo de Alquézar.



Relatos de otros viajeros #Postamigos

de Viatges Pedraforca | Sierra de Guara: 5 días de adrenalina, naturaleza y patrimonio