El Charco azul de Chulilla, una excursión por el cañón del Turia

Seguramente el Parque Natural Los Calderones sea uno de los parajes rurales más bellos de la Comunidad valenciana, donde las aguas del río Turia han modelado durante millones de años un espectacular cañón de altísimas paredes verticales de más de 80 metros de altura. De incalculable valor paisajístico y de gran riqueza botánica, en este bellísimo paisaje algunas de las rutas que se pueden realizar parten junto al casco urbano de Chulilla, un precioso pueblo de casas blancas y estrechas callejuelas que se asoma al río Turia desde un promontorio coronado por su castillo de origen árabe, una fortaleza declarada Monumento Histórico Artístico en el año 1981.

chulilla, Valencia

El patrimonio natural que ofrece esta zona es bastante interesante para los amantes del turismo activo con más de ochocientas vías de escalada, una decena de senderos muy bien marcados con rutas como la de los puentes colgantes, la de los Calderones - pantano de Loriguilla o la cueva de Gollisno y del tesoro. Así mismo, también son interesantes la pinturas rupestres localizadas en el barranco de la Falfiguera. Pero si tenemos poco tiempo, una de las rutas que por su corto recorrido y su fácil acceso nos permite disfrutar de las bellezas de este cañón, es la que nos lleva hasta un rincón oculto donde las aguas del río Turia ha formado este remanso natural: El Charco azul.

Cañon del Turia, Chulilla

Ruta al charco azul de Chulilla

Para ir en busca del charco azul deberemos situarnos en la plaza mayor de Chulilla, más concretamente en la Plaza de la Baronía, y desde allí seguir por la calle Santa Barbara hasta la calle de las cuevas donde comienza el sendero SL-CV72. No hay perdida posible, pues en la misma calle hay paneles informativos señalando el camino que hay que seguir. Después de callejear por sus calles se toma una pista ancha que desciende progresivamente hasta el fondo del cañón, y en nada nos encontraremos con la conocida como Peña Judía, una explanada rodeada de altísimas paredes junto al río Turia, siendo ésta una de las zonas de baño que encontraremos en este enclave.

Peña de la Judía, Cañón del Turia
Peña Judía

La senda, prácticamente llana, discurre sin pérdida posible encajonada entre grandes paredones de roca caliza junto al río Turia, el cual deberemos atravesar en algún momento a través de piedras y puentes de madera. La vegetación se adueña del paisaje y en la orilla del río se encuentran bosquetes de sauces, chopos y adelfas que se mezclan en el camino con zarzas y cañas. El resultado es un paisaje de gran diversidad y riqueza ecológica, pero también faunística, pues en las aguas de este río podremos ver nadar a la nutria, y en un menor número también podemos encontrarnos tejones, comadrejas y garduñas.

Cañón del Turia, Chulilla

A tan solo 300 metros de comenzar la ruta parte del camino un sendero hacía la derecha, el cual asciende suavemente hacía la pared rocosa en dirección a la antigua central hidroeléctrica, la que una vez rebasada nos llevará hacía unas pasarelas de madera pegadas a la pared rocosa y suspendidas sobre el Charco Azul. La mejor opción es obviar esta bifurcación y continuar de frente, ya que las pasarelas de madera se encuentran muy deterioradas y ofrecen muy poca seguridad.

Cañón del Turia, Chulilla

Llegamos al Charco azul, un manantial de aguas color turquesa que alcanzan su color más intenso cuando el sol incide sobre sus aguas. Aunque en realidad, su nombre proviene del término árabe «Azud», que en castellano significa muro grueso o presa, siendo ésta una indicación de que en esta zona hubo una presa utilizada para regar las huertas adyacentes al pueblo.

Charco Azul, Chulilla

El Charco azul y su entorno es uno de eso lugares donde disfrutar plenamente de la naturaleza, una imagen muy alejada de las conocidas playas de la Comunidad Valenciana, pero que no las desmerecen en absoluto, al revés, se complementan, confirmando que esta comunidad tienen muchos lugares interesantes por conocer.

Charco Azul, Chulilla

Información de la ruta:

Inicio: Plaza de la Baronía, Chulilla
Tiempo estimado: 1 hora 30'
Dificultad: baja.
Distancia: 4 kilómetros ida y vuelta
Recorrido: lineal
Desnivel acumulado: 50 metros
Señalización: sí

Dónde alojarse en Chulilla

El alojamiento más cercano para realizar ésta y muchas otras actividades en la zona lo encuentras en Chulilla. En este pueblo te recomendamos la Casa Rural la Rocha.

Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. He de reconocer que jamás había oído hablar de este lugar, pero parece una ruta facilona y con poco desnivel. Me lo apunto, porque la verdad es que disfrutar de estos pequeños placeres senderistas en familia cada vez nos gusta más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ruta muy fácil, aunque nos hubiera gustado hacer la de los puentes colgantes de Chulilla. Pero volviamos de pasar un fin de semana en Valencia y de regreso solo nos dio tiempo a hacer esta ruta. Pero solo por los paisajes merece mucho la pena.

      Eliminar
  2. Para ser sinceros, nunca habíamos oído hablar del Parque Natural Los Calderones, pero esta ruta por los alrededores de Chulilla (y sobre todo el Charco Azul) nos ha parecido encantadora. 😍 Ojalá pudiéramos tomarnos un año sabático para conocer todas estas maravillas naturales que tenemos en España. 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros buscabamos una ruta sencilla y corta para el día que regresábamos a Madrid, así que vimos que esta era ideal para una mañana, aunque ya he comentado antes nos hubiera gustado combinarla con la de los puentes colgantes que es espectacular.

      Eliminar
  3. Una de esas rutas tan chulas vuestras que nos llevan a lugares poco conocidos. Muy curioso lo del nombre. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ruta transcurre por un paisaje precioso del cañón del Turia. No sabíamos que el interior de Valencia había estos rincones

      Eliminar