En la provincia de Zaragoza, entre las montañas del Sistema Ibérico y muy cerca del pueblo de Nuévalos, existe un paraíso de vegetación y agua donde el rumor de las diferentes cascadas que allí se encuentran crean una sinfonía perfecta para un paseo en plena naturaleza. Hablamos del Parque Natural del Monasterio de Piedra, un lugar idílico y de gran belleza donde el río piedra durante siglos a formado un vergel de cascadas, lagos y grutas, ideal para realizar una escapada de fin de semana.

Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)

En la entrada al parque nos dan un mapa con un itinerario numerado donde podremos recorrer todas sus cascadas y grutas además de otros puntos de interés, siendo su duración de unas 2 horas y media (según el ritmo de cada uno).

Mapa Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)

Este Parque Natural es obra de Juan Federico Muntadas Jornet, escritor que en 1863 se trasladó a vivir a Zaragoza para pasar largas temporadas en el monasterio que heredó de su padre, acondicionando las instalaciones como vivienda propia y dedicándose al cuidado y mantenimiento del parque, ya que era un gran ecologista.

Juan Federico Muntadas Jornet, Monasterio de Piedra

Comenzamos el recorrido bajando por un camino que nos lleva hasta una planicie arbolada de fresnos, castaños, chopos y nogales, entre otras especies. Aquí se encuentra la primera de las cascadas llamada Baño de Diana, un pequeño salto donde el agua queda remansada y que proviene de la Cascada La Caprichosa, que vemos al fondo.

Baño de diana, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada baño de Diana
Justo enfrente de esta cascada se encuentra el Lago de los Patos, un lugar que emana tranquilidad y sosiego.

Lago de los patos, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Lago de los patos
Seguimos los carteles con flechas azules que nos guiarán durante este recorrido (no confundir con las flechas rojas que indican la salida del parque) encontrándonos a pocos metros la Cascada Trinidad, donde el agua en finas hileras baña una curiosa formación rocosa.

Cascada trinidad, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada la Trinidad
Al lado de esta cascada nos encontramos con dos grutas llamadas de la Pantera y de la Bacante, las dos más pequeñas junto con la gruta de la Carmela que se encuentra al final de este recorrido.

Grutas, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Gruta de la Bacante                              Gruta de la Pantera                        Gruta de la Carmela
También se encuentran en este recorrido grutas más grandes, como la llamada Gruta del Artista, situada a continuación de las grutas antes mencionadas de la Pantera y la Bacante. Sin duda la artista de esta gruta fue la madre naturaleza, donde el poeta Tagore escribió una cita que se encuentra reflejada en un cartel situado en la misma entrada que dice así: "No es el martillo el que deja perfectos los guijarros, sino el agua con su danza y su canción".

Gruta del artista, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Gruta del artista
Y canción de agua es los que oímos al girar nuestras cabezas, ya que justo al lado de la gruta del artista se encuentra una de las maravillas de este parque, se trata de la Cascada La Caprichosa. Sin duda hace honor a su nombre, ya que la madre naturaleza parece que al crearla se dio un auténtico capricho.

Cascada la caprichosa, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada la Caprichosa
El itinerario continua subiendo por unas escaleras situadas entre esta preciosa cascada y la gruta del artista, la cual nos lleva al área denominada Parque de Pradilla, por donde el agua del río Piedra transcurre de forma escalonada creando una sucesión de pequeñas cascadas llamadas los Vadillos.

Parque de Pradilla, Monasterio de Piedra, Aragón

El camino vuelve a bajar hasta llevarnos a los conocidos como los Fresnos Altos y Fresnos Bajos, una inmensa cascada donde el agua en pequeñas hileras desciende por un inmenso farallón rocoso forrado de musgo.

Los fresnos altos, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada de los Fresnos Altos
Los fresnos altos, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Escalera que baja a la Cascada de los Fresnos Bajos
Los fresnos bajos, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada de los Fresnos Bajos
Una vez abajo llegamos a la cascada Iris que nos da paso a la gruta del mismo nombre.

Cascada iris, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada Iris
La Gruta Iris es uno de los lugares más mágicos del parque, ya que esta cueva nos adentra a un mundo subterráneo de estalactitas y estalagmitas, donde las gotas que se filtran en la piedra nos van empapando lentamente.

Gruta iris, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)

Nos adentramos en la cueva y un clamor de agua nos hace volvernos, se trata de la Cascada Cola de Caballo, la más alta del parque con una caída de 50 metros. Haciendo de cortina natural en la entrada de la cavidad deja pasar solo algunos rayos de luz, los cuales se reflectan en las las gotas de agua.

Gruta iris, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada Cola de Caballo desde el mirador de la Gruta Iris

El agua durante siglos ha ido modelando esta maravilla natural, cuya humedad ha ido tapizando las paredes de la cueva de musgo, en cuyo interior escucharemos el eco del agua.

Gruta iris, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Gruta Iris
Gruta iris, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Gruta Iris
Cola de Caballo, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada Cola de Caballo
Seguimos el curso del río Piedra pasando por la piscifactoría de Las Pesqueras, la primera creada en España, y en la cual se crían varias especies de truchas. Siguiendo el camino llegamos a otros de los lugares mágicos del parque, se trata del Lago del Espejo, un lugar en el que reina una inmensa paz y donde el tiempo parece detenerse.

Lago del espejo, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Lago del Espejo
Las aguas del lago, como un inmenso espejo, reflejan todo lo de alrededor creando un mundo paralelo, en el cual tal vez podríamos adentrarnos al sumergirnos en el agua.

Lago del espejo, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Lago del Espejo
Después de este remanso de paz llegamos al final del recorrido, en el que dos cascadas nos obsequian con el rumor de sus aguas, son la cascada de Los Chorreaderos y la cascada Sombría, que sirven como colofón a este parque natural pulido por sus aguas cristalinas.
Cascada los chorreaderos, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada de los Chorreaderos
cascada sombría, Monasterio de Piedra, Nuévalos (Zaragoza)
Cascada Sombría

Horario de apertura: de abril a septiembre de 9 a 20; de noviembre a marzo de 9 a 18. Tarifas: adultos 15€; niños 11€. Para más información visita la web del Parque

¿Buscas alojamiento cerca del Monasterio de Piedra?

El Hotel Monasterio de Piedra forma parte de un monasterio del siglo XII, y ofrece habitaciones con vistas al parque o al claustro. Cuenta con un centro de spa y bienestar, además de una piscina al aire libre. En el precio de la habitación está incluido el desayuno y el acceso gratuito al parque.


Este parque está ligado al monasterio cisterciense que le da nombre, del cual hablamos en nuestro siguiente artículo y que servirá como continuación de este.



Relatos de otros viajeros #Postamigos

Monasterio de Piedra y Illueca 2011 - de Diario de viaje de Kiana<