París de noche, un paseo por la ciudad de la luz

Pasear por la ciudad de París de noche tiene un encanto especial, puesto que sus calles y monumentos se encuentran magníficamente iluminados, creando una atmósfera realmente mágica. No nos extraña por tanto que a París se la conozca como la ciudad de la luz. Nuestro paseo nocturno por París comienza en el Museo del Louvre, justamente en la plaza donde se encuentra su bellísima pirámide de cristal, que iluminada por la noche junto con los magníficos edificios del museo que la rodean crean una de las estampas nocturnas más bonitas de la ciudad.

París de noche, Museo del Louvre

Muy cerca del museo del Louvre, en la Place Colette y al lado del Palacio Royale se encuentra la entrada a la estación de metro Palais Royal - Mussé du Louvre. El diseño de esta entrada de metro es un homenaje a la fantasía y al colorido, y se la conoce como "El kiosko de los noctámbulos". Esta obra del artista Jean Michel Othoniel realizada en perlas de vidrio coloreado representa el día y la noche, ya que la cúpula del día está realizada con perlas de colores cálidos como el rojo, el amarillo y el naranja, y la cúpula de la noche esta confeccionada por perlas de colores fríos como el lila y el azul. Las dos bóvedas unidas representan la eternidad.

París de noche, estación de metro Palais royal, Place Colette

Al lado de la Place Colette se encuentra otra pequeña plaza llamada Place André Malraux, donde se encuentra esta fuente iluminada que va cambiando camaleónicamente de color.

París de noche, Place André Malraux

Desde esta plaza continuamos por la Avenida de l'Ópera hasta llegar al Palais Garnier u Ópera de París. Es un magnífico edificio de estilo Neobarroco construido por el arquitecto Charles Garnier en el año 1875.

París de noche, Palais Garnier, la Ópera

A continuación paseamos por los Grands Boulevards hasta llegar a la Rue de Provence, donde se encuentra magníficamente iluminado el edificio Printemps, cuyo significado es primavera. Este hermoso edificio alberga unos grandes almacenes, que junto con las Galeries Lafayette hacen de este distrito el área más comercial de París.

París de noche, Grands Boulevards almacenes Printemps

Y si queremos descubrir el París más romántico nada mejor que recorrer las orillas y los puentes que cruzan el río Sena. Sin duda, el puente más romántico de todos ellos es el Pont de Arts o Puente de los enamorados, donde multitud de candados reflejan el amor profesado de muchas parejas que aquí han sellado su amor. Al fondo se vislumbra la Torre Eiffel iluminada, que con su foco de luz seguramente atraerá los corazones de otros enamorados.

París de noche, Pont des Arts o Puente de los enamorados

Desde el Pont Saint-Michel se obtienen unas formidables vistas por ambos lados, por un lado vemos el Pont-Neuf iluminado...

París de noche, el Pont Neuf o Puente Nuevo

Y por el otro lado la silueta de la formidable catedral iluminada junto con el Petit Pont.

París de noche, La catedral de Notre-Dame

Desde el Puente Saint-Michel llegamos a la boca de metro del mismo nombre, cuya entrada está decorada por dos postes de luz que se inclinan por encima de las escaleras asemejándose a tulipanes. Este diseño se corresponde al estilo art-nouveau, y fue diseñado por el arquitecto Hector Guimard, quién se encargó de la realización no solo de esta estación sino de las demás estaciones de la ciudad, haciendo que estas entradas de metro sean una seña de identidad de París. Junto a esta entrada de metro se encuentra uno de los barrios más populares de París, se trata del conocido Barrio Latino.

París de noche, estación de metro Saint-Michel

El Barrio Latino es conocido por este nombre ya que en la Edad Media los estudiantes de la universidad de la Sorbonne lo frecuentaban mucho, utilizando el latín como lengua académica. En el barrio se encuentran numerosos cafés, bares y restaurantes donde la mayoría de ellos cuentan con precios muy económicos, y con gran variedad de ofertas gastronómicas. Además en el Barrio Latino se concentran la mayor parte de los cines de arte y ensayo, junto con pequeñas salas de música en vivo y librerías.

París de noche, el barrio latino

París de noche, el barrio latino

Una de estas librerías es la de Shakespeare & Company, especializada en literatura de habla inglesa y abierta en el año 1951 por George Whitman, un excéntrico y bohemio personaje que nació en el año 1913 en Nueva Jersey (EEUU). Whitman estudió periodismo en Boston, instalándose en París en el año 1948, después de recorrer a pie Estados Unidos y América Latina.

El genial librero falleció el 14 de Diciembre del 2011 a la edad de 98 años, regentando actualmente la librería su hija Sylvia Beach Whitman. La librería consta de dos plantas en las que nos encontraremos rodeados por una inmensidad de libros junto con la decoración de viejas máquinas de escribir y salas de lectura, haciendo que esta librería adquiera un encanto especial. La librería de Shakespeare se encuentra situada en la 37 Rue de la Bûcherie, en la orilla izquierda del río Sena, cerca de la Catedral de Notre-Dame.

París de noche, librería de Shakespeare

A menos de 200 metros de la librería Shakespeare, en la 7 Rue Lagrange, se encuentra la librería Julio Verne especializada en libros de este gran autor. Muchas generaciones de niños y no tan niños han soñado y disfrutado con la multitud de aventuras que reflejan sus obras. Yo de pequeño recuerdo que me inicié a la lectura con dos de sus libros más famosos, uno es el de "20.000 lenguas de viaje submarino" y el otro "Viaje al centro de la tierra". Que gratos recuerdos me traen esos momentos de lectura en los que fantaseaba viajando imaginariamente por esos mundos que Julio Verne nos describía.

Librería Julio Verne en París

Desde la librería Julio Verne nos dirigimos al cercano puente de l'Archevêché donde se obtiene una magnífica vista de la catedral iluminada.

París de noche. Vistas de la catedral iluminada desde el Pont de l'Archeêché, París

De vuelta al apartamento en el barrio de Le Marais cruzamos por el Pont d'Arcole disfrutando de una preciosa imagen del río Sena iluminado por las luces de París, y con el Pont de Notre-Dame de fondo.

París de noche, Pont d'Arcole, isla de la Cité, París

Dejamos atrás el río Sena y nos adentramos en la Rue des Barres, en el barrio de Le Marais. Aquí encontramos un rincón para nosotros de lo más misterioso, además de bohemio, donde las luces de las farolas iluminan las fachadas de viejos edificios creando una atmósfera de ciudad encantada.

París de Noche. Bonito rincón en la Rue des Barres

Actividades, visitas y excursiones en París

A través de la web de Civitatis puedes reservar diversas actividades, visitas guiadas e incluso excursiones desde París, como por ejemplo visitar el Palacio de Versalles en tren, hacer un tour nocturno por la ciudad o un paseo en barco por el Sena.


Otros artículos de París:

Publicar un comentario

10 Comentarios

  1. Preciosas las fotos!! creo que la zona dle río me encantaría!
    Saludos ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica! Recorrer la ciudad por la noche es preciosa. Si, estoy de acuerdo contigo que seguro que te gustaría recorre el río Sena, a nosotros fue una de las cosas que más nos gustó. Las vistas son impresionantes, París sin duda es una ciudad que merece la pena visitar por sus múltiples encantos.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. París es una ciudad preciosa en cualquier momento pero de noche todavía más, muy bonitas las fotos. Saludos viajeros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! París nos ha sorprendido tanto de día como de noche, pero por la noche la hace todavía más mágica. Saludos!!

      Eliminar
  3. Preciosa París de día y de noche también. Lo mejor para mí la Torre Eiffel cuando se prende con sus miles de lucecitas parpadeantes, recuerdo una noche de verano tumbada en los Campos de Marte sin dejar de mirarla, hipnotizada... Amo París. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. París es una ciudad muy romántica y nosotros en este viaje la disfrutamos mucho. Y la Torre Eiffel es grandiosa. Saludos

      Eliminar
  4. Ayy es tan bonito Paris, no me cansaré nunca de ir ni de ver fotos. Me ha encantado el kiosko de los noctámbulos, creo que no lo conocía, porque olvidarlo es imposible. Un saludo

    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es bonito París. El paseo nocturno que hicimos nos gustó mucho y este kiosko lo encontramos por casualidad y es en realidad una estación de metro. Saludos

      Eliminar
  5. París es precioso de día y mágico de noche. Nos hemos dado un precioso paseo contigo y me ha gustado mucho el apunte de las librerias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Kris. A nosotros también nos gustó mucho encontrar estas librerías. La de Shaskepeare si la conocíamos, pero fue todo una sorpresa encontrar la de Julio Verne. Un abrazo.

      Eliminar