Beynac-et-Cazenac, un pueblo retenido en el tiempo

Siguiendo el curso del río Dordoña y después de visitar el pueblo de la Roque-Gageac nos dirigimos a Beynac-et-Cazenac, donde destaca su castillo situado en lo alto del acantilado. Su origen se remonta a la Edad del Bronce (2000 a.c.), aunque es en la Edad Media donde empieza a crecer realmente.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Aunque no fue hasta el año 1827 cuando este pueblo tendría su actual nombre, ya que durante gran parte de su historia no fue uno, sino dos pueblos, se trataba de las pequeñas poblaciones de Beynac y Cazenac, que fruto de su unión nació lo que hoy conocemos como Beynac-et-Cazenac.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Ascendemos por sus empinadas calles en dirección al castillo, siempre acompañados por sus bonitas casas de piedra, donde cada cierto tiempo la vegetación plagada de bonitas flores hacen que algunos de los rincones de este pueblo adquieran un matiz realmente precioso.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Nos encontramos con esta pequeña y pintoresca casa, donde su visión hace que parezca que nos encontremos en un pueblo de cuento.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Durante nuestra ascensión, casas de techos puntiagudos y torreones nos recuerdan el pasado medieval de este encantador pueblo.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Llegamos al imponente castillo, que se encuentra en este lugar desde el siglo XII. Se puede visitar su interior previo pago de una entrada, cuyo precio es de 7,50€.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Esta bonita casa con sus preciosas flores dan un toque de color a este magnifico pueblo.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

En lo alto de Beynac existen unas terrazas desde las cuales se obtienen unas vistas impresionantes del Dordoña flanqueado por exuberantes bosques, en los que se esconden algún que otro castillo.

>Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Las tranquilas aguas del Dordoña, como un espejo, reflejan los árboles que bordean el río. Aquí nos despedimos de Beynac-et-Cazenac rumbo al pueblo de Domme.

Beynac-et-Cazenac, Dordoña, Francia

Publicar un comentario

12 Comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias Eduardo. El precio es realmente precioso y tranquilo.

      Saludos

      Eliminar
  2. No tenía idea de la existencia de estos lugares. Es un gran descubrimiento. Me parece un lugar mágico.... que bonito!!!

    Gracias por compartirlo. Un besito,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trini. Esta zona está plagada de bellos pueblos como este, cuevas, castillos. Nosotros en un día visitamos unos cuantos, además de dos cuevas, ya que todo se encuentra muy cerca. Nos dejamos muchas sitios por ver y ya tenemos ganas de volver.

      Saludos, Belén y Ramón

      Eliminar
  3. Un sitio precioso! Parece un pueblo de cuento con esas casitas y el castillo también precioso. Me ha encantado.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una zona de Francia en la que parece no haber pasado los años. Un lugar precioso.

      Saludos, Belén y Ramón

      Eliminar
  4. Precioso de verdad, Francia, excepto París y poco más, es una de mis asignaturas pendientes. Las fotos muy muy bonitas, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caliope!. Toda la zona sur de Francia está llena de preciosos pueblos como este. Cuando puedas te recomiendo visitar esta zona.

      Saludos

      Eliminar
  5. Fascinante! Me encanta este tipo de pueblos...es como estar en otro mundo :) .
    Saludos!
    espe,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pueblos de cuento, la zona fue todo un descubrimiento.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Muy bonito.
    Me recuerda Villafamés (Castellón, España).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenemos el placer de conocer el pueblo de Villafamés, pero si es como Beynac-Et-Cazenac nos gustaría mucho visitarlo.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar