Dinant, un pueblo entre piedra y agua

Llegamos a la bella ciudad de Dinant enclavada entre los macizos rocosos de las Ardenas y las orillas del río Mosa. La zona donde se encuentra esta bella ciudad ya estaba poblada en el neolítico, y celtas y romanos también se asentaron en el lugar. La primera mención de Dinant como asentamiento se remonta al siglo VII, un tiempo en el que San Perpete, obispo de Tongeren, cogió Dinant como su residencia, fundando la iglesia de San Vicente.

En el siglo XI el emperador Enrique IV concedió varios derechos sobre Dinant al príncipe-obispo de Lieja, incluidos los derechos de mercado. A partir de ese momento la ciudad se convirtió en una de las 23 ciudades principales del obispado de Lieja. En esta ciudad nació Adolphe Sax, el inventor en 1841 del saxofón. Aún se conserva su casa situada en la calle del mismo nombre.

Dinant, Valonia (Bélgica)

Colegiata de Notre-Dame

Hay que destacar sobre todo la Colegiata de Notre-Dame, este templo originalmente de estilo románico fue destruido en al año 1227 por el hundimiento del acantilado y reedificada poco después en estilo gótico. Tres siglos más tarde se construyó su característico campanario en forma de bulbo dominando el paisaje, terminándose de construir en el año 1566.

Colegiata, Dinant, Belgica

En su interior se pueden admirar sus esbeltas columnas y bóvedas enervadas, acompañadas de sus luminosas y coloridas vidrieras en tonos azules y rojos.

Colegiata, Dinant, Belgica

En el interior se encuentran rincones realmente bellos.

Colegiata, Dinant, Belgica

Horario y precios: Abierta todos los días de 10:00 a 17:00 y la entrada es gratuita.

En lo alto del peñasco se encuentra la ciudadela, a la que se llega subiendo la escalera de 408 escalones para los que quieran hacer un poco de ejercicio. Otra opción es subir en el teleférico que se toma en la plaza mayor. Nosotros decidimos hacer un poco de ejercicio y subir las escaleras.

Ciudadela de Dinant, Valonia (Bélgica)

Edificada en el año 1051 por el príncipe-obispo de Lieja, la ciudadela se alza en lo alto del promontorio rocoso que se encuentra detrás del pueblo, con vistas al río Mosa. En el año 1868 la ciudadela dejó de ser militar, llegando los primeros turistas, y fue en el año 1878 cuando se vendió al sector privado.

Ciudadela de Dinant, Valonia (Bélgica)

A lo largo de la visita encontramos paneles didácticos que narran el pasado de esta hermosa ciudad.

Ciudadela de Dinant, Valonia (Bélgica)

Desde la ciudadela se obtienen unas impresionantes vistas de la ciudad.

Dinant, Belgica

También se obtienen unas inmejorables vistas de la colegiata, donde se puede apreciar su forma de cruz latina.

Ciudadela de Dinant, Valonia (Bélgica)

Horarios y Precios: De abril a septiembre de 10:00 a 18:00; De octubre a marzo, cierra los viernes y el teleférico solo abre los fines de semana; En enero solo abre los fines de semana; Precio: 7,50€

Cueva de Merveilleuse

Descubierta en 1904, figura como una de las grutas más bellas de Bélgica, donde se pueden contemplar incontables estalactitas y estalagmitas, tomando algunas de ellas formas realmente singulares. Es una gruta que resulta fácil de recorrerr, bien acondicionada a nivel del suelo.

cueva de Merveilleuse, Dinant (Bélgica)

Horarios y Precios: De noviembre a Marzo solo fines de semana de 13:00 a 16:00; De abril a octubre todos los días de 11:00 a 17:00; Precio de la entrada: 8€

Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. Que vistas más impresionantes hay desde La Ciudadela. Hoy precisamente he estado viendo fotografías de mi visita a Dinant.
    Buen reportaje!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Dinant nos encantó y las vistas desde la Ciudadela son una pasada.

      Un saludo, Belén y Ramón

      Eliminar
  2. Hola pareja, vaya reportaje fotográfico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Abilio, tenemos muchas fotos y descartar es muy dificil por lo que optamos por poner las mejores.

      Un saludo Belén y Ramón

      Eliminar
  3. En cuanto vimos una foto de Dinant supimos que sería visita obligada cuando visitaramos Bélgica y desde luego no nos decepcionó.
    Visitamos las cuevas solos con el guía y un joven periodista que nos hizo una entrevista porque le sorpendió encontrarse allí a dos turistas españoles.
    Preciosas todas las fotos
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos gustó mucho esta zona. Nosotros eramos los únicos españoles y no entendimos mucho lo que contaba el guía aunque se preocupó en hablar despacio y por lo menos enterarnos de algo.

      Un saludo Belén y RAmón

      Eliminar