La primera vez que ves el Palacio da Pena en lo alto de la Sierra de Sintra te preguntas quien habrá sido el creador de tan desorbitante fantasía arquitectónica, concibiendo de forma tan sublime este extraordinario palacio. Su construcción coincide con la época romántica del siglo XIX, donde la añoranza de alguno de los aspectos de la época medieval se reflejaron no solo en novelas y poemas, sino también en la arquitectura. Un ejemplo es el Palacio da Pena, donde se vislumbran entre sus muros la vuelta al gótico junto con otros elementos fantásticos y mitológicos, muy propios estos también de la época romántica.

Palacio da Pena, Sintra, Portugal
Vista del Palacio da Pena, cuyo significado en español es peña

La historia comienza en el año 1842, cuando el Rey Fernando II mandó construir un palacio al arquitecto alemán Ludwig Von Eschwege sobre los cimientos del antiguo monasterio, del que solo quedó en pie parte de la fachada principal, el claustro y una capilla tras el terremoto acaecido en Lisboa en el año 1755, sirviendo estos restos de base para el futuro palacio. En su construcción se conjuntaron elementos góticos y mudéjares, añadiéndoles también referencias mitológicas y religiosas. Esto dio como resultado un palacio que parece sacado de un cuento, impresión que se acrecienta con los vivos colores amarillo y rojo que lucen gracias a la restauración realizada en la década de los años 90.

Palacio da Pena, Sintra, Portugal

Una de las referencias mitológicas más claras del palacio es el Pórtico del Tritón, mensajero de las profundidades marinas que aquí se halla labrado en piedra con la asombrosa figura de un ser medio hombre, medio pez. Junto a este personaje mitológico se hallan representadas conchas, corales y vides, simbolizando así la unión entre la tierra y el mar.

Pórtico del Tritón, Palacio da Pena, Sintra, Portugal
Pórtico del Tritón
Tras atravesar el pórtico del Tritón se llega al Patio de los arcos, desde donde se obtienen unas magníficas vistas de la sierra a través de los arcos moriscos que le dan nombre, además de ser una de las entradas principales del palacio. Unido al patio se encuentra el Paseo de Ronda, que nos permite recorrer el exterior de la muralla obteniendo unas excepcionales vistas del Castelo do Mouros y la extensa vegetación que rodea al palacio, compuesta por miles de especies botánicas procedentes de todo el mundo. También desde el patio, subiendo por unas escaleras se accede a la capilla del palacio, una de las estructuras del antiguo monasterio que quedó intacta tras el terremoto y que ahora forma un extraordinario conjunto con la torre del reloj.

Capilla del Palacio da Pena, Sintra, Portugal

El interior de la capilla está recubierta de azulejos y contiene un magnífico retablo de mármol blanco y alabastro, realizado en el siglo XVI por Nicolás de Chanterene, que siguiendo el modelo artístico del renacimiento representó quince escenas de la vida de Cristo.

Interior de la capilla del Palacio da Pena, Sintra, Portugal

Del antiguo monasterio también se conserva, como hemos comentado antes, el Claustro, compuesto por una arcada de dos pisos, siendo los del primer piso semicirculares y los del segundo achatados. Este claustro de estilo manuelino está revestido con azulejos hispano-árabes y a su alrededor se hallan algunas de las habitaciones del palacio.

Claustro del Palacio da Pena, Sintra, Portugal

La fantasía también se expresa en su interior

El interior del Palacio da Pena es un compendio de varios estilos, que van desde el barroco al neo-gótico, pasando por el estilo oriental. A través de sus 26 estancias podremos apreciar la fantasía decorativa de cada una de ellas, las cuales conservan su mobiliario original del siglo XIX. Al recorrer las salas se percibe el ambiente romántico de aquella época donde se exaltaba la imaginación y el gusto por lo exótico, reflejándose en cada objeto decorativo su esencia, evocando así sentimientos que transcienden la realidad física a través de nuestro subconsciente.

Salón Indiano, Palacio da Pena, Sintra, Portugal

La Antigua Sala Capitular del monasterio se transformó en el estudio del Rey Don Carlos I, quien habitó el palacio junto con sus esposa Doña Amélia en los meses de verano, desde el año 1890 hasta el año 1908. Las pinturas expuestas en esta sala son obra del monarca, incluyendo una pintura inacabada que representa un bosque poblado de ninfas y sátiros donde se puede ver la silueta del Palacio da Pena.

Interior del Palacio da Pena, Sintra, Portugal
Estudio del Rey Don Carlos I
Una de las salas más exóticas del palacio es el Salón Árabe, muestra de ello es su decoración oriental por medio de una sorprendente técnica pictórica conocida como trampantojo. Esta técnica consiste en hacer creer a quien lo contempla que el fondo se proyecta más allá de la pared o del techo, a la vez que nos parece ver unos relieves donde las figuras y formas parecen sobresalir. El mobiliario del siglo XIX es de estilo neo-gótico e indo-portugués, acrecentando más, si cabe, la belleza de este salón.

Salón Árabe, Palacio da Pena, Sintra, Portugal
Salón Árabe
El Salón Noble se caracteriza por su refinado y exquisito conjunto, cuya decoración con motivos naturalistas se complementa con ventanas cubiertas con vitrales, jarrones de porcelana china, estatuas de madera sosteniendo candelabros y en el centro del salón una lámpara de bronce.

Salón Noble, Palacio da Pena, Sintra, Portugal
Salón Noble

Bellos rincones del Parque de la Pena

El bosque que rodea el palacio cuenta con una gran cantidad de senderos donde podremos disfrutar de la naturaleza a través de las casi 3.000 especies botánicas que lo integran. Es en este enorme espacio verde donde los escritores románticos buscaban la inspiración a través de la naturaleza por medio de la imaginación y los sentimientos, sustento del pensamiento romántico. Entre la espesura del bosque se hallan formaciones rocosas que nos recuerdan a la pintura de Caspar David Friedrich "Viajero frente al mar de niebla, 1818", icono del romanticismo, donde el autor imprimía sentimiento a la naturaleza.

Bosque del Palacio da Pena, Sintra, Portugal

Para conocer bien el Parque de la Pena o de la peña, nada mejor que seguir el itinerario propuesto en el mapa que nos dan en la entrada, aunque para los más curiosos existen otros senderos que no están señalizados. Dentro de esta ruta se encuentran lugares tan pintorescos como la Cruz Alta, el lugar más alto de la Sierra de Sintra con 529 metros y desde donde se obtienen unas espectaculares vistas del palacio; la gruta del monje, una cueva excavada en la roca donde los antiguos monjes Jerónimos acudían a meditar; o el Templo de las Columnas, un bello templete construido en el año 1840 que sirve como capilla dedicada a San Antonio.

Bosque del Palacio da Pena, Sintra, Portugal
Templo de las Columnas
Este itinerario nos lleva hasta uno de los lugares más bonitos de este bosque, el Valle de los Lagos, donde se encuentran cinco pequeños estanques alineados en cuyas aguas se refleja el verdor de la vegetación. Estos son los lagos más grandes del parque, pero no son los únicos, pues durante el recorrido señalizado también se halla el Lago de la Concha, y fuera de este itinerario los lagos del Surtidor y de Cascais.

Valle de los lagos, Palacio da Pena, Sintra, Portugal

El susurro del agua procedente de las pequeñas cascadas que conectan cada uno de los lagos, junto a la imagen de los cisnes y nenúfares flotando en sus aguas, no hace más que acrecentar el encanto de este lugar mágico. Este lugar es una invitación al mundo de la imaginación y del ensueño, una fantasía hecha realidad gracias a la creación del Parque y Palacio da Pena.

Valle de los lagos, Palacio da Pena, Sintra, Portugal

Si vas a visitar más lugares, ademas del Palacio da Pena, te recomendamos adquirir la entrada combinada con tarifas reducidas. Puedes combinarlo con los siguientes monumentos: el Monasterio de Montserrate, el Convento dos Capuchos, el Castelo dos Mouros y el Palacio de Sintra. La Quinta da Regaleira no se incluye en este bono, ya que es propiedad privada, por lo que hay que abonar 6€ en la taquilla. Para más información: Sintra, un evocador pueblo escondido en la espesura del bosque

Más información


Ubicación: Estrada da Pena, 2710-609 - Sintra

Cómo llegar: Si te has desplazado a Sintra en tren desde Lisboa, una vez en la estación tienes que tomar el autobús nº 434 o bien si has caminado hasta el centro de Sintra, junto a la Oficina de Turismo, también puedes tomar el autobús que te dejará en la puerta del palacio.

Horario: Temporada baja hasta el 25/03: Todos los días de 10 a 18.00 (último acceso a las 17); temporada alta: a partir del 25/06 todos los días acceso al parque de 9.30 a 20 y al palacio de 9.45 a 19.45. Cerrado el 1 de enero y el 25 de diciembre.

Precios: Palacio y parque: Adultos 13,50€; entrada joven y mayores de 65 años: 9€; entrada familiar (2 adultos + 2 niños) : 39€. Con la Lisboa Card 2€ de descuento. Solo Parque: Adultos 6,50€; entrada joven y mayores de 65 años: 5€; entrada familiar (2 adultos + 2 niños) : 22€. Suplemento: Chalet y jardín de la Condesa D'Edla + 2€.

Recomendaciones:

* Dado que es uno de los monumentos más visitados de Sintra, te aconsejamos que te acerques a visitarlo a primera hora de la mañana, ya que se suelen formar largas colas. Y si puedes combina esta visita con el Castelo dos Mouros.
* Desde la taquilla hasta la puerta del palacio el recorrido puede hacerse a pie o bien adquirir un billete para subir en microbús (ida y vuelta cuesta 3€), Las entradas se compran en la taquilla.
* Todos los días entre las 9.30 y las 10.30 si adquieres el ticket en este horario te descuentan 1€.

¿Buscas alojamiento en Sintra?

Si estás buscando alojamiento en Sintra te recomendamos los apartamentos Casas da Biquinha. Unos coquetos apartamentos situados en la preciosa localidad de Sintra, muy cerca del Palacio da Pena y demás lugares turísticos de la villa. Puedes leer la reseña que realizamos de estos apartamentos aquí. Pero si prefieres alojarte en Lisboa, echa un vistazo a esta selección de hoteles