La cueva de Arpea, cobijo de las legendarias lamias

La Cueva de Arpea se encuentra situada entre los valles de Aezkoa y Garazi, un lugar que transmite sensaciones difíciles de describir con las palabras, pues su especial orografía ha creado esta singular cueva escondida entre montañas tupidas de verde vegetación, que junto con la niebla que hoy nos recibe crea una atmósfera llena de misterio, donde lo fabuloso se puede hacer realidad en cualquier momento.

La cueva de Arpea, Navarra


Para llegar a este fantástico paraje cogemos la carretera que lleva hasta la Fábrica abandonada de Orbaitzeta, situada muy cerca de la Selva de Irati. Después de pasar la fábrica, al final de la carretera sale una pista a la derecha que se dirige hacía el refugio de Azpegi, encontrándonos durante el camino carteles que nos informan que en esta zona hay una importante ruta megalítica formada por cromlechs y dólmenes, como los de Azpegi, Orgambide, Soraluze y Okabe.

Siguiendo por esta pista llegamos hasta el Collado de Orgambide, desde el cual sale un camino a la derecha donde un cartel nos indica la dirección a la Cueva de Arpea, situada a unos 3 kilómetros de este lugar. Es un camino de cabras donde en algunas zonas se estrecha, pero yendo con precaución no hay ningún problema para transitar por ella con el coche.

La cueva de Arpea, Navarra

Aparcamos el coche y cogemos el pequeño sendero que en aproximadamente unos 10 minutos nos acerca a la cueva. Es un paraje que desde el primer momento nos cautiva y más con la niebla que nos envuelve, dándonos la sensación de entrar en un mundo mágico y misterioso, donde a través de la bruma nos parece ver a la entrada de la cueva las Lamias que habitan este lugar. Según cuenta la leyenda estas criaturas femeninas viven en parajes escondidos donde suelen peinar sus largos cabellos cerca de ríos y fuentes, pudiendo escuchar mientras se peinan sus enigmáticos cánticos.

La cueva de Arpea, Navarra

Las paredes laminadas en forma de "V" invertida de la Cueva de Arpea son el fruto de cuarenta millones de años de formación geológica, que al igual que los anillos del tronco de un árbol, nos enseña por medio de sus láminas rocosas la historia de su evolución, correspondiendo cada lámina a un periodo comprendido de unos 20.000 años. Esta cueva que desde la prehistoria ha servido para guardar el ganado y que desde tiempo inmemorial ha contado con numerosas leyendas, no cuenta sin embargo con una gran profundidad, siendo la singular forma de su entrada y el maravilloso entorno que la rodea la que la ha dado su aureola legendaria.

La cueva de Arpea, Navarra

Las nubes van tapando las cimas de las montañas, señal del diluvio que se avecina, por lo que poco tiempo después un tremendo aguacero nos deja empapados y llenos de barro en nuestro camino de vuelta hacía el coche, pareciéndonos escuchar a lo lejos el mágico cántico de las lamias.

La cueva de Arpea, Navarra

¿Buscas alojamiento cerca de la Cueva de Arpea?

Si estás buscando alojamiento cerca de la Cueva de Arpea te recomendamos el Hotel Rural Auñamendi. Está situado en el pueblo de Ochagavía, muy próximo a esta cueva y de la Selva de Irati, el mayor bosque de hayas de Europa, además de otros lugares de interés por la zona. Este hotel cuenta con desayuno y está incluido en el precio.

Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. ¡Me ha encantado esta entrada!
    El recorrido hasta llegar la cueva parece igual de espectacular que ella ¡Y encima hay dólmenes! Ahí sí que me has tocado la fibra sensible :-)

    Me la apunto para cuando vayamos de ruta por Navarra.
    ¡Gracias por descubrirme este lugar!

    ¡Abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, a nosotros el tiempo nos estropeo la visita a los dólmenes. Desde aquí se puede subir al monte Urkulu donde hay un monumento romano y seguir una ruta que pasa por un conjunto de cromlech. Aunque es verdad que este escenario que nos encontramos sumido entre la niebla hizo que la zona nos cautivara, en verano también tiene que estar preciso.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Qué belleza de lugar! Tengo muchísimas ganas de ir a la Selva de Irati, y este sitio parece un buen aperitivo antes de internarse en la frondosidad del bosque encantado... Nunca había escuchado hablar de las lamias, pero si existen viven por ahí seguro, como sirenas de tierra adentro. Muchas gracias por compartirlo, espero verlo con mis propios ojos algún día. Un saludo de la cosmopolilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos encanta buscar lugares algo escondidos y este lugar nos cautivó. Te lo recomendamos 100% además de visitar la Selva de Irati, un bosque de cuento. Saludos

      Eliminar
  3. Qué sitio más bonito y qué cerquita lo tengo de casa... este otoño ya tengo excursión para ir un finde. Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte!! en otoño tiene que estar precioso, ya nos contarás que te ha parecido. Saludos

      Eliminar