Esta vez vamos a realizar un viaje muy, pero que muy largo, nada más y nada menos que a Marte, uno de los planetas de nuestro sistema solar que mas curiosidad y fascinación a causado entre los seres humanos, tanto por su cercanía como por su semejanza a nuestro planeta. Para ello os recomendamos visitar la exposición "Marte, la conquista de un sueño", situada en Madrid en la calle Fuencarral nº 3, el mismo lugar donde ya se expusieron interesantes exposiciones dedicadas a Nikola Tesla y Julio Verne entre otras más.

En esta exposición veremos como desde la antigüedad diversas civilizaciones ya distinguieron una pequeña luz anaranjada que realizaba una extraña trayectoria, pasando por las diversas visualizaciones del planeta a través de los telescopios hasta llegar a las misiones orbitales y de exploración, las cuales nos han dado detalles sorprendentes. También veremos como Marte a influido en la cultura a través del cine, la música y la literatura, un viaje muy completo para descubrir algunos de los secretos de este planeta anaranjado.

Viaje a Marte

¿Sabías que la masa de Marte equivale al 10% de la masa de la Tierra? o ¿que en su superficie se encuentra la montaña mas alta del sistema solar con una altura de 24 kilómetros?. Si quieres conocer estos datos y algunos más sobre Marte, nada mejor que acercarse a unas pantallas donde unos gráficos en movimiento nos detallarán algunas de las características de este planeta, hasta incluso de su movimiento orbital y rotacional. Así sabremos que la distancia media entre Marte y la Tierra es de 225 millones de kilómetros, o que un año marciano dura 687 días terrestres.


Bibliografía antigua relacionada con Marte

La exposición también muestra diversos libros antiguos cuya temática está relacionada con Marte, una muestra de ello son el Almagestum Novum de Giovanni Riccioli (1651), Liber Cosmographicus de Petrus Apianus (1533), Opere di Galileo Galilei (1656), Revolutionibus orbium coelestium de Nicolás Copérnico (1543), Historia Coelestis de Tycho Brahe (1586) y Astronomía Nova de Johannes Kepler (1609). Todos estos libros publicados entre los siglos XVI y XVII ayudaron enormemente no solo a comprender las características y movimientos de Marte, sino también a comprender otros aspectos de la astronomía como por ejemplo el movimiento de los astros del sistema solar, pasando del modelo geocéntrico al modelo heliocéntrico gracias al trabajo de Nicolás Copérnico.

Exposición Marte, la conquista de un sueño
Revolutionibus orbium coelestium de Nicolás Copérnico (1543)

Marte y sus marcianos

Cuando hablamos de Marte surge irremediablemente la palabra marciano, pues desde el año 1877 empezó a crecer la idea de que este planeta estaba habitado. Fue ese año, aprovechando la cercanía de Marte a la Tierra, cuando el astrónomo Giovanni Schiaparelli divisó a través de su telescopio unas extrañas estructuras rectilíneas a los que llamó canales, surgiendo así una gran cantidad de hipótesis que especulaban sobre la posibilidad de que en Marte hubiera vida inteligente, ya que se creía  que esos canales era de origen artificial.

Estas ideas cobraron más fuerza gracias a un rico astrónomo aficionado llamado Percival Lowell, quien entusiasmado con las observaciones de Schiaparelli respaldó la construcción de un gran observatorio en Flagstaff, Arizona, con el fin de corroborar las observaciones del astrónomo Italiano. Tras la construcción del observatorio, Lowell pudo ver a través del telescopio los misteriosos canales que ya había visto antes Schiaparelli, publicando poco después un libro titulado «Marte». En este libro mencionó que Marte era un mundo lleno de vegetación donde una raza inteligente utilizaba los grandes canales artificiales para irrigar las tierras marcianas.

Vida inteligente en Marte

Richard Proctor, uno de los primeros astrónomos que trazó un mapa de Marte, publicó en el año 1882 un artículo titulado «Canales en el planeta Marte», planteando en esas líneas que los canales habían sido construidos por una raza inteligente. Las declaraciones de este reputado astrónomo causaron un gran revuelo, haciendo que la Royal Astronomical Society convocara una reunión urgente para tratar este trascendental asunto. Con el paso de los años, y tras las construcción de telescopios más grandes y potentes junto con las exploraciones espaciales, la idea de que Marte estaba habitada por seres inteligentes se fue desvaneciendo, pero ya quedó en el imaginario colectivo la imagen de unos marcianitos verdes que de vez en cuando nos visitan en sus platillos volantes.

Vida inteligente en Marte

La observación de Marte a través de la historia

Ya en el año 3.000 a.C. los astrónomos egipcios registraron la posición de Marte, haciendo lo propio los babilonios mil años después y los chinos en el año 1.045 a.C. Todas estas civilizaciones ya sabían que cada cierto tiempo Marte se acercaba a la Tierra, por lo que aprovechaban esta circunstancia para una mejor observación del planeta. Este acercamiento se produce cada dos años y cincuenta días, momento en el que la Tierra pasa entre Marte y el Sol, produciéndose un alineamiento conocido con el nombre de «oposición», haciendo en ese momento que la distancia entre la Tierra y Marte se reduzca en cientos de millones de kilómetros.

Pero cuando en el año 1609 Galileo Galilei apuntó su telescopio a Marte se empezaron a vislumbrar los primeros detalles del enigmático planeta, un punto de inicio que nos ha llevado gracias a la ciencia y la tecnología a unas increíbles y detalladas imágenes tomadas a finales del siglo XX por la sonda espacial Viking I, el telescopio espacial Hubble o las fotos de alta resolución de la cámara a bordo de la nave «Mars Reconnaissance Orbiter».

Marte a través de la historia

Misiones espaciales a Marte

En la exposición también podremos ver maquetas de algunas de las sondas que han llegado a Marte a través de las misiones espaciales. Estas misiones comenzaron en el año 1960 con el programa soviético «Marsnik», pero las dos sondas lanzadas no pasaron de la órbita terrestre. La Mariner 4 de la NASA lanzada en el año 1965, fue la primera sonda en tomar fotografías cercanas de Marte, mostrando un paisaje desértico con un gran numero de cráteres. Otro hito importante se consiguió en el año 1976, cuando la NASA hizo descender en el planeta las sondas Viking 1 y Viking 2, las cuales lograron transmitir las primeras fotografías de la superficie de Marte.

Actualmente se encuentran varios orbitadores de diferentes países y agencias alrededor del planeta, además de dos Rover de la NASA, el Opportunity y el Curiosity que recorren la superficie marciana haciendo fotografías y analizando muestras del terreno.

misiones espaciales a Marte

Objetivo: Establecer bases permanentes en Marte

En un futuro el gran objetivo de las agencias espaciales es establecer bases permanentes en la superficie de Marte y, para ello, tendrán que superar un buen numero de desafíos, pues habrá que aclimatarse a un entorno con solo el 30% de nuestra gravedad, con una atmósfera irrespirable que contiene un 95% de dióxido de carbono, sin agua, y con una excesiva radiación ionizante, ya que Marte no tiene un campo magnético como el de la Tierra para protegernos.

Para superar todos estos inconvenientes se han realizado varios proyectos, cada uno con sus formulas particulares para poder establecer bases permanentes en la superficie de Marte, como el proyecto «Mars Ice House», «el proyecto Lavahive» o «el proyecto Mars Utopía». Aunque aun parecen un poco lejos estos asentamientos en Marte, puede que estén mas cerca de lo que nos imaginamos, no en vano muchas personas creen que el destino de nuestra humanidad está en las estrellas.


La exposición se puede visitar hasta marzo del 2018 en el Espacio Fundación Teléfonica situada en la calle Fuencarral, 3 en Madrid. Horario: de 10 a 20