Al norte de la Comunidad de Madrid, en las proximidades del pueblo de San Mamés y en la ladera sur de los Montes Carpetanos se encuentra una de las cascadas más altas de la comunidad, la Chorrera de San Mamés. Este es uno de los tesoros mejor guardados por su intricada ubicación dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, parque que se extiende entre las provincias del Ávila, Madrid y Segovia, albergando en su interior infinidad de rutas de senderismo y rincones naturales de extraordinaria belleza.

Chorrera de San Mamés, Sierra de Guadarrama

Ruta a la Chorrera de San Mamés

La ruta arranca en el pueblo de San Mamés, a 90 kilómetros de Madrid, un histórico pueblo fundado por los árabes a mediados del siglo XI y que podemos recorrer tranquilamente antes de encaminarnos hacía la Chorrera de San Mamés. Para comenzar este itinerario a pie debemos acercarnos hasta la iglesia de San Miguel de Arcángel, situada a la entrada del pueblo, y cuyos orígenes se remontan al siglo XII. Éste puede ser un buen lugar para dejar aparcado el coche y comenzar a caminar por una pista que nace frente a la iglesia al otro lado de la carretera, donde un cartel indica «Quesería artesanal Santo Mamés».

Chorrera de San Mamés

En un primer momento la pista atraviesa algunas fincas ganaderas hasta llegar a la quesería donde venden quesos de producción propia. Aunque nosotros preferimos dejar el coche junto a la iglesia, este primer tramo se puede hacer en coche y dejarlo aparcado en un ensanchamiento del camino donde caben un par de coches. Una vez en la quesería continuaremos por otra pista salpicada de robles hasta llegar a la Casa del Leñador, desde donde ya podremos divisar a lo lejos la cascada y donde da comienzo un frondoso bosque de pinos serranos.

Ésta es la única parte de la ruta por la que iremos resguardados de los cálidos rayos del sol y los fuertes vientos que en algunas ocasiones suelen soplar en esta zona. A los amantes de la geología les gustará saber que tienen la posibilidad de contemplar a lo largo del camino el gneis, una roca metamórfica formada por el metamorfismo regional que cuenta con abundantes anfibolitas y filones aplíticos, siendo frecuentes también los minerales de fibrolita.

Chorrera de San Mames

Tras dejar atrás la Casa del Leñador nos adentramos por una amplia y cómoda pista que transita por el interior de un bello pinar, mientras vamos disfrutando del rumor de las aguas del Arroyo del Chorro que corren por nuestra izquierda. Tras unos minutos nos encontraremos junto a un mojón de granito con la inscripción «Puerta de los Carpetanos» y un cartel que nos indica que el camino a tomar es el de nuestra izquierda, que aunque llano, se torna cada vez más estrecho cruzando en algún momento el arroyo del Chorro, para después volverse una pista pedregosa que remonta la ladera hasta llegar a la cascada.

Pinar en la Chorrera de San Mames

Aunque el caudal se mantiene todo el año, para contemplar en su máximo esplendor  la Chorrera de San Mamés nada mejor que acercarse en primavera, cuando el río lleva el mayor caudal  gracias a las nieves derretidas. El arroyo de Pinilla, afluente del río Lozoya, vierte sus aguas desde una altura de 30 metros al pie de la ladera del Lomo gordo de 2.075 metros de altura. Sin duda, como hemos dicho al principio, una de las cascadas más altas de la Comunidad de Madrid.

Chorrera de San Mames

El recorrido termina a los pies de la Chorrera, pero si queremos podemos ascender con mucho cuidado por un camino a la parte alta de la cascada, donde podremos ver otros pequeños saltos de agua además de unas esplendidas vistas del frondoso pinar, y a lo lejos, casi a la altura del horizonte montañoso, el Embalse de Riosequillo.


Información de la ruta:

Inicio: La ruta comienza en la iglesia de San Mamés
Tiempo estimado: 3 horas (ida y vuelta)
Dificultad: baja.
Distancia: 8 kilómetros (ida y vuelta)
Recorrido: lineal
Desnivel acumulado: 320 metros