En el Prepirineo Aragonés, entre el valle del Ebro y la cordillera Pirenaica se encuentra un paisaje único, misterioso y lleno de leyendas, nos referimos a los Mallos de Riglos, unas extrañas formaciones rocosas que junto a los Mallos de Agüero, Peña Rueba y Vadiello conforman el denominado "Reino de los Mallos". Nosotros nos vamos a centrar en los Mallos de Riglos, un conjunto de farallones rocosos de color rojizo cuyas paredes verticales alcanzan más de 300 metros de altura, recibiendo nombres tan curiosos como el Puro, Visera, Firé o Mallo Pisón, a cuyos pies se encuentra el pequeño pueblo de Riglos.

Mirador Mallos de Riglos, Huesca
Mirador de los Mallos de Riglos antes de entrar al pueblo


'Camino del Cielo', ruta circular a los Mallos de Riglos

No podría tener un nombre tan sugerente la ruta que circunda estas sorprendentes formaciones rocosas, la cual parte desde el mismo pueblo de Riglos. 'Camino del Cielo' es su evocador nombre, pues esta ruta de 5,4 kilómetros va ascendiendo paulatinamente por la ladera hasta situarnos casi por encima de los mallos, obteniendo así una panorámica espectacular de estas singulares moles de piedra junto con el bello entono que nos rodea.

Ruta Mallos de Riglos, Huesca

Nada más entrar al pueblo, poco después del aparcamiento, se encuentra el punto de partida de esta ruta circular. Aquí el camino se bifurca teniendo la posibilidad de realizar la ruta en el sentido que queramos. Nosotros os recomendamos que la hagáis siguiendo el sentido de las agujas del reloj, por lo que si elegimos esta opción continuaremos por la calle de la izquierda, dejando la de la derecha que será por donde regresemos. La razón por la que nosotros elegimos realizarla en este sentido es porque de esta manera la subida será más pronunciada pero más corta, y en cambio la bajada será más larga, pero a la vez más cómoda.

Ruta Mallos de Riglos, Huesca

Durante la subida el paisaje resulta espectacular, tanto por la especial configuración del terreno como por la exuberante vegetación que lo tapiza, a lo que hay que añadir las paredes verticales de los mallos que realzan la belleza de tan preciado escenario natural.

Ruta Mallos de Riglos, Huesca

Tras superar este primer repecho llegamos al collado de Firé, donde la ruta gira a la derecha dirección "Camino del Cielo", como así nos indica uno de los carteles de madera. Pero en este punto merece la pena desviarse unos metros dirección a 'La Peña por Escalete' donde obtenemos una espectacular panorámica con el mallo Peña Rueba a nuestra izquierda.

Panorámica del mallo Peña Rueba, Huesca

De regreso al cruce de caminos la ruta sigue dirección "Camino del Cielo" donde tendremos que afrontar el último tramo de subida. A lo largo del recorrido las vistas nos harán pararnos varias veces para contemplar las impresionantes vistas que desde aquí se obtienen, llegando después de 2,3 kilómetros al punto más alto de esta ruta, donde se encuentra el Mirador del Espinable o Ventuso. Desde este privilegiado mirador se obtiene una formidable imagen del río Gállego flanqueado por el Mallo Pisón, a la izquierda y el Mayo Firé, a nuestra derecha.

Mirador del Espinable o Bentuso, Mallos de Riglos, Huesca
Mirador del Espinable o Bentuso
Volvemos de nuevo al sendero para acometer la última parte de esta ruta mientras pasamos cerca de la Peña Colorada, antes de descender nuevamente hasta Riglos. El sendero zigzaguea entre arbustos quedando reducido el camino a una estrecha vereda, donde si tenemos suerte podremos encontrar el bello geranio Erodium Gaussenianu, una planta endémica propia del Prepirineo occidental.

Ruta Mallos de Riglos, Huesca

La visión del Mallo Pisón nos anuncia la llegada al pueblo, donde vemos recortada entre las formaciones rocosas la silueta de la iglesia de Nuestra Señora del Mallo, templo del siglo XVII. Pocos minutos después llegamos de nuevo al inicio de la ruta cerrando de esta manera el círculo.

Riglos, Huesca

Ruta por los Mallos de Riglos

Inicio de la ruta: La ruta comienza en el pueblo de Riglos
Distancia: 5,4 kilómetros
Dificultad: baja.
Recorrido: circular
Desnivel: 400 metros tanto de subida como de bajada
Señalización: indicado con postes de madera y en el sendero con marcas
Tiempo estimado: Aproximadamente 2h 30'

Miradores de los Mallos de Riglos

Por su gran altura es posible divisar los Mallos desde diferentes puntos antes de llegar al pueblo de Riglos. Una de las panorámicas más hermosas que muestran este impresionante conjunto rocoso se obtiene desde la carretera A-132 que discurre paralela al río Gallego. Este mirador natural se encuentra pasando el pueblo de Murillo de Gallego, justo antes de llegar al embalse de la Peña.

Mirador de los Mallos de Riglos, Huesca
Los Mallos de Riglos vistos desde el río Gállego

Pero una de las imágenes más representativas de los Mallos de Riglos la encontramos en el Mirador de los Buitres, situado cerca del pueblo de Sarsamarcuello. Desde este pueblo hay que tomar una pista forestal de unos 4 kilómetros hasta llegar al Castillo de Marcuello y la Ermita de San Miguel. Una vez aquí, podemos dejar el coche y continuar a pie hasta el mirador tomando un sendero panorámico que transcurre sobre los acantilados de Os fils. Este itinerario de 2 kilómetros nos permite visitar el Mirador del Tornillo y el Mirador de Os Fils, desde donde podemos obtener unas vistas fantásticas del paisaje.

Ermita de San Andrés y Castillo de Marcuello, Sarsamarcuello
Ermita de San Andrés y Castillo de Marcuello

La iniciativa para llevar a cabo la construcción de este mirador se debió al naturalista y divulgador Félix Rodriguez de la Fuente, a quien le pareció un lugar perfecto para contemplar el vuelo del buitre leonado, pues no en vano es el hábitat de una de las colonias más importantes de Europa.

Mirador de los Buitres, Sarsamacuello, Huesca
Mirador de los Buitres
También es un lugar privilegiado para contemplar los Mallos de Riglos, la Hoya de Huesca,Peña Rueba y hasta los Mallos de Agüero. Un extraordinario paisaje que da pie a numerosas leyendas, como por ejemplo la de la "Giganta de Riglos".

Una bruja hilandera que baja a las aguas del río Gállego a remojar sus dedos, a la vez que el hilo con el que hila, para después volver a refugiarse tras los Mallos de Riglos y seguir con su tarea. Pero cuentan los lugareños que para poder verla hay que esperar hasta la noche de San Juan, momento en la que la veremos sentada sobre uno de los mallos remojando el peine en el río para alisar sus cabellos blancos. Quizás los intrépidos escaladores que suben con sus cordadas por las verticales y lisas paredes de los mallos, sean capaces de ver a esta extraordinaria criatura escondida entre estas fantásticas formaciones de piedra.

Mirador de los Buitres, Sarsamacuello, Huesca
Panorámica de los Mallos de Riglos desde el Mirador de los Buitres

¿Buscas alojamiento cerca de los Mallos de Riglos?

Si estás buscando alojamiento cerca de los Mallos de Riglos nosotros te recomendamos el Hotel Rural Casa Felisa. Un antiguo molino rehabilitado situado en el pueblo de Santa Eulalia de Gállego, a 20 minutos del castillo de Loarre y a pocos minutos de Riglos, por tanto, una ubicación perfecta para conocer todos los lugares de interés de esta zona de Huesca.