Quizás muy poca gente podía sospechar que desde hace siglos la población extremeña de Coria guardase entre los muros de su catedral una de las reliquias más sorprendentes, a la vez que desconocidas. Según cuenta la tradición está reliquia es, nada más y nada menos, que el Mantel de la Úlltima Cena. Esta afirmación, aunque es prácticamente imposible corroborarla, se sustenta por los estudios que se han realizado sobre este mantel desde la década de los sesenta. Esta reliquia se encuentra ubicada en el museo de la Catedral de Coria, protegida por una urna de cristal y guardada a su vez en una arqueta de plata.

Sagrado Mantel de Coria, Museo de la Catedral de Santa María de la Asunción

Se cree que este enigmático mantel fue encontrado en un arca entre los años 1370 y 1403 bajo el suelo del prebisterio de la catedral, mientras se realizaban unas obras de remodelación en el templo. Su primera referencia documental data del año 1404, cuando Benedicto XIII, también conocido como Papa Luna, otorgó una bula reconociendo la autenticidad de este mantel, permitiéndose así su exposición y culto. Desde ese momento este trozo de tela ha sido centro de devoción en la población de Coria, sobre todo desde el año 1495, pues cada 3 de mayo miles de devotos acudían a ver el mantel colgado desde el Balcón de las Reliquias, situado junto a la Puerta del Evangelio, de hecho, este balcón fue construido expresamente para este motivo.

Balcón de las Reliquias, Catedral de Coria
Balcón de las Reliquias

Esta aglomeración de gente muchas veces suponía un peligro, por lo que se decidió exponer la reliquia en el altar de la catedral, sin embargo, al estar tan cerca de los devotos, estos aprovechaban para tocarla, llegando incluso algunos a llevarse algún trozo. Por este motivo, en el año 1791, se decidió no exponerla más al público. Desde entonces esta reliquia fue cayendo paulatinamente en el olvido, hasta que hace unas décadas, por diversos estudios de datación, este mantel volvió a suscitar el interés de mucha gente.

El mantel de Coria visto a través de los ojos de la ciencia

Fue en el año 1960 cuando la ciencia empezó a mostrar interés por el mantel de Coria, por ello, en ese mismo año se decidió trasladar la reliquia al Museo de Ciencias Naturales de Madrid para su examen. Los artífices de este estudio fueron los profesores Francisco Hernández Pacheco y Alfredo Carrato Ibáñez, además del arqueólogo Manuel Gómez Moreno. Los resultados de este estudio se dieron a conocer en el año 1962, determinándose por mediación de distintas pruebas, como la del polen acumulado, que el mantel era del siglo I. Además, también se comprobó que el mantel estaba hecho de lino puro procedente de la Palestina del tiempo de Jesús, lo cual acrecentó la posibilidad de que fuese el mismo mantel que se utilizó en la Última Cena.

Fresco de la Última Cena, Leonardo da Vinci
La Última Cena - Leonardo Da Vinci

Sin embargo, nuevos enigmas se añadirían a este mantel en el año 2001 cuando el Centro Español de Sindonología a través de sus estudios, certificó que el hilo que conforma la tela está torsionala en 'Z', el mismo tipo de torsión utilizado en la Síndone de Turín. También en ese mismo año, el CSIC analizó la tintura azul que decora las bandas del mantel, descubriendo que se trataba de un colorante conocido como "índigo natural" y que fue de uso muy común en la antigüedad en oriente, siendo introducido en Europa en el siglo XVI, por lo que se descarta que este mantel fuera realizado en Europa en la Edad Media.

La relación que tenía la hilatura de este mantel con la de la Sábana Santa de Turín hizo que en el año 2006 el profesor John Jackson, junto con su mujer Rebeca, se interesasen por esta reliquia. No en vano este profesor fue uno de los 30 expertos elegidos por el Vaticano en el año 1978 para estudiar la Sábana Santa de Turín. Por este motivo pidieron permiso a la diócesis de Coria para estudiar el mantel, consiguiendo el visto bueno para ello. Como exmiembro de la NASA, el profesor Jackson consiguió un equipo de científicos de esta administración, además de la colaboración del Centro Español de Sindonología junto con miembros del Instituto del Patrimonio Histórico Español.

Sábana Santa de Turín
Sábana Santa de Turín
Para este estudio utilizaron un sofisticado instrumental científico compuesto de rayos ultravioletas, infrarrojos y aparatos de barrido. Con estas técnicas hallaron un sorprendente descubrimiento, tanto el mantel de Coria como la Sábana Santa de Turín, podrían ambos haber cubierto, uno encima del otro, la mesa de la Última Cena. Además, la medidas de ambas telas coinciden prácticamente, pues el mantel de Coria tiene una dimensión de 4,32 metros de largo por 0,90 de ancho, y la Sábana Santa de Turín tiene unas medidas de 4,40 metros de largo por 1,10 de ancho.

Otro dato que puede dar credibilidad a esta afirmación, es que en la antigüedad los judíos en algunas de sus celebraciones, como la Pascua, utilizaban dos manteles de manera ritual. En uno de ellos, que sería el mantel de Coria se depositaban los alimentos, y el segundo mantel, que sería la Sábana Santa de Turín, serviría para cubrirlos, evitando así que cayera arena e insectos sobre los alimentos. Esta tela, supuestamente, sería la que poco tiempo después cubriría el cuerpo de Jesús.

Y si queremos añadir un enigma más al mantel de Coria, lo encontraremos en la pared del refectorio del convento de Santa María delle Grazie, en Milán. Allí Leonardo da Vinci realizó el célebre fresco de la Última Cena, donde si nos fijamos bien, el mantel está decorado con bandas azules. ¿Será el mantel reflejado en el fresco de Leonardo da Vinci el mismo que se encuentra en el museo de la Catedral de Coria?.

La catedral de Coria

Después de hablar de esta enigmática reliquia es hora de hablar de la Catedral de Santa María de la Asunción, un templo de diferentes estilos arquitectónicos debido a su dilatada construcción. El actual templo que vemos hoy en día se construyó entre los siglos XVI y XVIII mostrando en su composición diferentes estilos como el gótico tardío, el renacentista y el barroco.

Pero este no fue el único templo que se levantó sobre la Plaza de la Catedral de Coria, pues en el mismo lugar donde se encuentra la actual catedral hubo antes una iglesia románica de la que se conserva el claustro del siglo XIV. Tiempo atrás, en el mismo emplazamiento, hubo también una mezquita y una iglesia visigoda, hasta incluso en el claustro se ha encontrado un mosaico romano del siglo I. La traza de esta catedral es obra del arquitecto y escultor Enrique Egas, autor también de la Catedral de Salamanca, y está compuesta por una única nave de 17 metros de ancho y una torre barroca diseñada por el arquitecto Manuel de Lara Churriguera, a la cual se puede subir a través de una bella escalera de caracol.

Catedral de Santa María de la Asunción, Coria
Fachada de la catedral con la Puerta del Evangelio
Cuando nos acercamos a la catedral no nos percatamos de que este templo está construido al borde de una ladera, cuya sustentación está causando graves deficiencias en su estructura, sobre todo desde el terremoto acaecido en Lisboa en el año 1755, que dejó en algunos de sus muros grandes grietas. Además, su subsuelo tiene altos niveles de agua lo que provoca cuando hay fuertes lluvias pequeñas inundaciones, lo que hace que sus cimientos estén reblandecidos.

Para consolidar la estructura del templo el Ministerio de Fomento, la Junta de Extremadura y la Diócesis de Coria, sufragaron un proyecto que se inició el 7 de junio del 2016, cuya culminación se prevé para junio del año 2017. Para consolidar la catedral se levantarán dos contrafuertes en la fachada este. Además, en el terreno se contendrá el terraplén mediante una pantalla hecha de micropilotes y se construirá en el subsuelo una galería subterránea por donde pasará el agua.

Catedral de Santa María de la Asunción, Coria

La catedral de Coria cuenta con dos portadas, una de ellas es la Puerta del Evangelio o Puerta Norte, construida entre los siglos XV y XVII en estilo gótico. Esta puerta fue trazada y dirigida por el arquitecto Martín de Solozarno, contando para ello con la colaboración de los maestros Pedro del Vado, Juan y Ruy García.

La otra portada situada en la parte occidental del templo, es la conocida como Puerta del Perdón. Esta portada fue construida en el siglo XVI en estilo plateresco, cuya traza se debe al arquitecto Juan de Álava, interviniendo en su realización varios arquitectos como Esteban de Lazcano, Pedro de Ybarra, Francisco Hernández, Juan de Villarreal o Juan Bravo, entre otros. En esta bella portada podemos ver un complejo programa iconográfico compuesto de temas religiosos como la Anunciación o el Nacimiento, junto con personajes de la mitología clásica.

Puerta del Perdón

El Interior de la catedral

Para acceder al interior de la catedral lo hacemos a través de la Puerta del Evangelio. Una vez dentro, a nuestra derecha nos encontramos con la Capilla Mayor, de planta cuadrada y cubierta con una magnífica bóveda de crucería estrellada. La bóveda que vemos en la actualidad es una reconstrucción ídentica a la bóveda original trazada por Martín de Solórzano en 1496, arquitecto que se encargó de diseñar esta capilla.

Esta reconstrucción se debió al terremoto acaecido en Lisboa en el año 1755, cuyos efectos destruyeron la antigua bóveda. Rellenando toda la pared e integrándose con la bóveda se halla el Retablo Mayor, realizado entre los años 1746 y 1749 en estilo barroco por el escultor Eugenio Jimenez, bajo el trazado de Fray Juan de San Félix.

Capilla Mayor, Catedral de Coria, Extremadura

La catedral cuenta con dos órganos, uno situado encima de la Puerta del Evangelio, conocido como "Órgano Grande". Este fue construido en el año 1802 en estilo neoclásico por el maestro organero de El Escorial José de Verdalonga. Justo enfrente, sobre el brazo sur del crucero, convertido hoy en día en la Capilla de la Anunciación, se encuentra el conocido como "Órgano Chico". Al igual que su compañero de mayor tamaño, este órgano también fue construido en estilo neoclásico en el año 1818 por Fray Antonio de Madrid. A finales de la década de los ochenta estos dos órganos fueron restaurados por el maestro organero Miguel Ángel Avendaño, conservando así su esplendor sonoro y variedad de registros.

Catedral de Coria, Extremadura

Justo enfrente de la Capilla Mayor se halla el Coro de planta rectangular, obra del siglo XVI que sigue las trazas del arquitecto Pedro de Ybarra. Flanqueado a ambos lados vemos las tallas en madera de Moisés y el Rey David, realizadas en el siglo XVIII, y en medio de estas la reja renacentista forjada por el maestro Hugón de Santa Úrsula a principios del siglo XVI. La sillería tallada en madera está compuesta en dos partes, una pertenece a la antigua catedral, terminada en el año 1489, y la otra es obra del maestro entallador Martín de Ayala, quien la realizo en el año 1514.

Catedral de Coria, Extremadura

Como ya hemos mencionado antes, de la antigua iglesia románica se conserva el claustro del siglo XIV, cuya planta cuadrangular muestra en sus cuatro frentes triples ventanales apuntados. Junto al claustro se encuentra el Museo Catedralicio, donde ademas del misterioso mantel cuenta con una extensa colección de Arte Sacro.

Claustro de la Catedral de Coria, Extremadura

Visitas: Abierto todo los días, excepto los lunes por la mañana y los domingos por la tarde. De 10.30 a 14.00; de 16.30 a 19 (invierno); de 17 a 20.30 (verano). Visitas guiadas: Nosotros hicimos una visita guiada por la catedral. Más información preguntar en la oficina de turismo.

Créditos: Las imágenes sin marca de agua son "el balcón de las Reliquias - Wikimedia Commons y Fresco de la Última Cena - Wikimedia Commons"