El Paseo del Prado, en la ciudad de Madrid, acoge uno de los lugares más interesantes no solo para los botánicos sino también para el público en general, nos referimos al Real jardín Botánico, situado en uno de los lugares por excelencia de la cultura madrileña. No en vano, en este bello paseo se encuentran reunidos cuatro de los museos más significativos de la capital: El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el CaixaForum, el Museo del Prado y el Museo de arte Thyssen-Bornemisza.

La fundación de este jardín se remonta al año 1775 gracias al monarca Fernando VI, quién lo mandó construir cerca de la Puerta de Hierro, a orillas del Rió Manzanares. El jardín con el tiempo se fue ampliando, por lo que otro monarca Carlos III decidió trasladarlo a su ubicación actual en el año 1781. La decisión de instalarlo aquí no fue casual, pues este monarca ilustrado quería crear en Madrid un complejo dedicado a las ciencias de la naturaleza. Por eso decidió construirlo al lado del antiguo Museo de Ciencias Naturales, espacio que hoy en día acoge al Museo del Prado.

Puerta de Murillo, Real Jardín Botánico de Madrid
Puerta de Murillo, Real Jardín Botánico

Para juntar esta gran variedad de árboles, flores y plantas se organizaron numerosas expediciones a América y al Pacífico descubriendo nuevas especies. Gracias a esta gran variedad y a su bella disposición fue declarado Jardín Artístico en el año 1942, y entre sus colecciones cuenta con una biblioteca y un archivo con cerca de 10.000 dibujos. El encargado de gestionar este jardín botánico es el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), organizando un gran número de actividades divulgativas y exposiciones.

Real Jardín Botánico de Madrid
Terraza de los Cuadros
En las ocho hectáreas de este espacio verde se concentran más de 5.000 especies distribuidas en cuatro terrazas o niveles: Terraza de los Cuadros, donde encontraremos una colección de plantas ornamentales, medicinales, aromáticas y de la huerta; Terraza de Escuelas Botánicas, espacio donde se suceden todas las familias botánicas, desde los helechos, una de las plantas más primitivas, hasta las plantas con flor; Terraza del Plano de la Flor cuya estructura de estilo romántico cuenta con una gran variedad de árboles y arbustos; Y por último la Terraza Alta o de los Bonsáis, flanqueada por unos setos de laureles, donde encontraremos a cada lado unos pedestales de granito adornados con bonsáis. Para un recorrido más detallado puedes visitar este mapa interactivo del jardín botánico.

Real Jardín Botánico de Madrid

Envueltos por su vegetación el jardín cuenta con muchas zonas de sombra creándose un ambiente de serenidad y sosiego, donde nuestros sentidos percibirán los colores y los perfumes de una gran variedad de flores.

Real Jardín Botánico de Madrid

Real Jardín Botánico de Madrid

En el centro de la Terraza del Plano de la Flor se sitúa el pabellón Villanueva, un antiguo invernadero que desde principios del siglo XIX sirvió para acoger la biblioteca, las aulas de botánica y agricultura, además de unos herbarios. Actualmente este pabellón se utiliza también para celebrar exposiciones temporales. Frente al pabellón se sitúa un pequeño estanque con el busto del naturalista sueco, Linneo, quién se encargó de ordenar las plantas en terrazas según su criterio científico.

Pabellón Villanueva, Real Jardín Botánico de Madrid
Pabellón Villanueva
El jardín botánico también cuenta entre sus instalaciones con dos invernaderos. Uno de ellos fue construido en el año 1993 y recibe el nombre de Santiago Castroviejo Bolíbar, en conmemoración a uno de los botánicos españoles más destacados, autor del proyecto "Flora Ibérica". Este invernadero se compone de tres secciones con zonas bien diferenciadas: La zona desértica, la subtropical y la tropical.

Invernadero Santiago Castroviejo Bolíbar, Real Jardín Botánico de Madrid
Zona desértica
El otro invernadero es el conocido como La estufa de las Palmas o estufa de Graells, instalación del siglo XIX que recibe el nombre del riojano Mariano Graells, distinguido científico del siglo XIX y uno de los máximos impulsores del Real Jardín Botánico. Aquí encontraremos plantas tropicales y acuáticas, además de helechos y musgos, por lo que su interior mantiene una gran humedad ambiental acompañado por el calor del sol.

Invernadero, Real Jardín Botánico de Madrid

Información, horarios y tarifas


Dirección: Plaza de Murillo, 2 - Madrid

Tarifas: Entrada general 4€; Grupos de más de 10 personas y familias numerosas 2€; Para desempleados la entrada es gratuita y para los mayores de 65 años 0,50€.

Horario: Está abierto todos los días del año, excepto en Navidad y Año Nuevo, desde las 10.00 horas y cierra según temporada. Enero, febrero, noviembre y diciembre a las 18.00 horas; Marzo y octubre a las 19.00 horas; Abril y septiembre a las 20.00 horas; Mayo, junio, julio y agosto a las 21.00 horas.