Entre los extensos bosques de pinares de la Sierra de la Demanda y las cercanas cumbres de Neila se agrupan un amplio conjunto de necrópolis de la época altomedieval, la mayoría perteneciente a los siglos IX y XII. Estas tumbas excavadas en la roca viva pertenecían a pequeñas aldeas medievales que vivían de la ganadería y la agricultura, y cuya fe cristiana en la resurreción hace evidente la realización de estos yacimientos, que escondidos en lo más profundo del bosque realzan el carácter misterioso de estos lugares. Entre los más de 20 yacimientos existentes en estas Tierras de Pinares se encuentran las necrópolis de Revenga y de Cuyacabras, dos claros ejemplos reflejados en la roca de unos pueblos que a golpe de cincel realizaron el habitáculo que llevaría a sus familiares hacía el viaje al más allá.

Necrópolis de Cuyacabras, Quintanar de la Sierra, Burgos, Castilla y León

Necrópolis de Revenga


Con una superficie de aproximadamente 2.000 metros cuadrados, la necrópolis de Revenga cuenta con al menos 145 tumbas antropomorfas y ovaladas de los siglos IX y X. Todas ellas se encuentran orientadas hacía donde sale el sol, como símbolo de nacimiento tras la resurrección. Este yacimiento fue descubierto por el profesor Alberto del Castillo, quién dirigió en este lugar unas excavaciones acaecidas entre los años 1967 y 1970, encontrándose este conjunto de tumbas rodeando las trazas de un edificio religioso.

Necrópolis de Revenga, Burgos, Castilla y León

Lo que queda de este templo son los restos de la planta de una iglesia semi-rupestre de forma rectangular cuyos pilares estaban construidos de madera. Lo más curioso de esta necrópolis es la pila bautismal que ocupa la zona central de la iglesia, donde según parece se encontraba el baptisterio. Otro elemento que también llama la atención son las insculturas halladas en lo que se supone era el atrio de la iglesia. Aquí se hallan grabadas en la roca huellas de manos y garras de animales, y al lado de estas unas figuras de difícil interpretación por su desgaste. Junto a este conjunto también se pueden ver un buen número de pequeños hoyos, algunos de ellos entrelazados por un fino surco, y cuya interpretación hoy en día es un misterio, aunque algunas fuentes lo interpretan como el tránsito solar en la bóveda celeste.

Necrópolis de Revenga, Burgos, Castilla y León

Cómo llegar a la necrópolis de Revenga: Junto a la carretera que une Regumiel de la Sierra con Quintanar (CL-117), en el paraje conocido como Comunuero de Revenga, se encuentra la Casa de la Madera y la ermita de Nuestra Señora Revenga. Una vez aquí deberemos acceder por la pista de tierra durante 400 metros hasta encontrar a nuestra izquierda este yacimiento cercado con unos postes de madera y un panel informativo.

Necrópolis de Cuyacabras


Uno de los encantos de esta necrópolis es su aislada ubicación en un frondoso bosque de pinos, un silencioso y solitario lugar donde quizás nos acompañe el sonido del viento, acrecentando más si cabe su misteriosa historia. Esta necrópolis descubierta también por el profesor Alberto del Castillo, entre los años 1969 y 1971, se compone de 166 tumbas antropomorfas, 13 nichos y la base de su antigua iglesia, de la que aún se conservan los escalones para acceder a ella. Su datación está estimada en el siglo X, aunque algunas tumbas pueden pertenecer a épocas anteriores. Estas tumbas, al igual que las de Revenga, en su origen se encontraban cubiertas con lajas de piedra, que con el tiempo fueron utilizadas por los canteros que trabajaban en la región.

Necrópolis de Cuyacabras, Quintanar de la Sierra, Burgos, Castilla y León

Una de las singularidades de esta necrópolis son los nichos excavados de forma escalonada en el lateral de la roca, justo debajo de donde estaba ubicada la iglesia. Sin duda, la disposición de estas tumbas fue gracias a las grandes dimensiones de las rocas existentes en este lugar. Otra singularidad de este yacimiento son los llamados "sarcófagos exentos", tumbas excavadas en pequeñas rocas separadas del resto de sepulcros. Esta característica no es única en este lugar, pues en la necrópolis de Revenga también hay este tipo de tumbas, pero no con la morfología tan particular de las de Cuyacabras, cuyas formas en sarcófago le dan el nombre antes referido.

Necrópolis de Cuyacabras, Quintanar de la Sierra, Burgos, Castilla y León

Este conjunto de tumbas conforman la mayor necrópolis de este género en el Alto Arlanza, encontrándose diseminados por los alrededores de estos sepulcros los restos de las estructuras y viviendas de esta aldea, que por las fuentes documentadas tenía el nombre de "Villa Godomar". Las viviendas existentes en aquella época no debieron sobrepasar la decena, y sus formas eran rectangulares de una sola planta, disponiendo de una a tres habitaciones, teniendo adosadas además las cuadras y corrales. Este tipo de aldeas poblaron densamente las tierras del Arlanza en época altomedieval, siendo abandonadas a mediados del siglo XIII.

Necrópolis de Cuyacabras, Quintanar de la Sierra, Burgos, Castilla y León

Cómo llegar a la necrópolis de Cuyacabras: Desde Quintanar de la Sierra por la carretera BU-822 nos dirigimos hacía Neila. Al poco de salir del pueblo encontramos un desvío hacía el camping y la necrópolis, continuamos por esta pista y seguimos los carteles que nos van indicando el yacimiento. A escasos 100 metros de donde dejamos el vehículo y siguiendo el curso de un arroyo llegamos a la necrópolis.



Centro de visitantes "Necrópolis del Alto Arlanza": Si deseas conocer más a fondo la existencia de estas necrópolis, este centro ofrece en sus tres plantas una variada información didáctica (paneles, audiovisulaes, maquetas...) sobre la existencia de estas tumbas excavadas en la roca, los rituales funerarios, tipos de enterramientos, y los modos de vida de las gentes que las construyeron.

Situación y horarios: Calle de la Fuente, 21 - Palacios de la Sierra - Martes: de 12 a 14 y de 16.30 a 20 / Miércoles, jueves y viernes: De 16.30 a 20 y los sábados de 12 a 14 y de 16.30 a 18.30. Tarifas: General 1,5€ y Reducida 1€.

¿Buscas alojamiento cerca de estas necrópolis?

Si estás buscando alojamiento cerca de las necrópolis del Alto Arlanza te recomendamos La Casona de Navaleno donde nosotros estuvimos alojados. Además de visitar esta necrópolis su ubicación es perfecta para conocer también el Cañón del río Lobos, la Laguna Negra... y muchos más lugares de interés de la zona. La reserva en este hotel incluye desayuno con productos variados típicos de la zona.