La Tierra de Lara, en la provincia de Burgos, aún guarda retazos de su historia más temprana, cuando la piedra tenía una gran importancia para sus gentes, pues con ella construyeron edificaciones que les sirvieron como nexo de unión con lo trascendente y sagrado. Dos muestras de ello son el Dolmen de Cubillejo de Lara y la Ermita Visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, dos ejemplos de diferentes épocas que reflejan como el hombre desde su más remota historia a buscado la conexión con el más allá.

Dolmen de Cubillejo de Lara

Nadie se podía imaginar allá por los años sesenta que unas puntas de piedra que sobresalían del suelo formando un extraño circulo fueran en realidad un dolmen megalítico de hace más de 5.000 años. Este descubrimiento fue posible gracias a unas excavaciones iniciadas en el año 1970, las cuales sirvieron para sacar a la luz uno de los restos megalíticos más completos y mejor conservados de toda la provincia de Burgos.

La formación de este dolmen de época neolítica esta compuesta por grandes losas de piedra caliza clavadas en el suelo, formando dos lineas rectas paralelas de 10 metros de largo, sirviendo esta doble alineación como pasillo de acceso a otro conjunto de doce piedras de formación circular.

El dolmen de Cubillejo de Lara, Tierra de Lara, Burgos

Según los arqueólogos todos los indicios sugieren que esta formación megalítica sirvió como lugar de culto y enterramiento, pues en las excavaciones se encontraron restos humanos junto con un pequeño ajuar formado por cerámicas de estilo campaniforme, además de cuentas de collares y un brazalete de conchas marinas, siendo posiblemente algunas de las pertenencias del difunto en su viaje al más allá. Este sorprendente y bien conservado brazalete de conchas nos indican que en aquella remota época ya se realizaban intercambios comerciales, pudiendo adquirir objetos en este caso de gentes procedentes de la Costa Mediterránea. Estos restos actualmente se encuentran en el museo de Burgos, lugar donde podremos disfrutar de un excelente recorrido de ocho salas, en las cuales encontraremos muestras que abarcan desde el Paleolítico hasta la época Visigoda, muy en concordancia con estas dos edificaciones que visitamos.

El dolmen de Cubillejo de Lara, Tierra de Lara, Burgos

Pero este sorprendente dolmen aún nos guarda una última sorpresa, pues en una de sus piedras se encuentran grabadas dos figuras de animales junto con un extraño signo. Estos dibujos de claro valor simbólico reafirman más si cabe las propiedades mágico-religiosas que le daban a este lugar sus antiguos pobladores.


Como llegar al dolmen: Desde la A-1, pasando la población de Lerma, tomamos la desviación hacía Madrigal del Monte y Cubillo del Campo, una vez en la N-234 continuamos hasta Cuevas de San Clemente, donde tomaremos un desvío a la izquierda dirección a Cubillejo. Justo antes de llegar a este pueblo un poste de madera nos indica la dirección del dolmen, donde tomaremos una pista de tierra de unos 3 kilómetros que nos llevará hasta él.


Ermita visigoda de Santa María, Quintanilla de las Viñas

La ermita de Quintanilla de las Viñas está envuelta en un halo de misterio, pues su autoría y datación aún hoy en día sigue siendo un enigma sin descifrar. Su solitaria presencia en medio de un valle aislado entre farallones rocosos acrecienta aún más su misterio. Los expertos barajan dos posibilidades sobre su posible origen, hay quienes creen que el inicio de su construcción se realizó a finales del siglo VII, considerándola de época visigoda; Otros creen que su origen se sitúa a finales del siglo IX o principios del siglo X, siendo entonces un templo prerrománico.

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

El edificio que vemos hoy en día es solo una pequeña parte del templo original, el cual tenía una planta de tres naves formado por un pórtico, un transepto de dos cámaras y un ábside de planta rectangular, conservándose actualmente la cabecera de planta rectangular y el transepto.

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

Las paredes del exterior del templo están bellamente decoradas por tres frisos. El superior decora el ábside con las figuras de varios animales y los dos inferiores además del ábside decoran los muros orientales de los brazos del transepto. El friso del medio está decorado con figuras de varias aves, además de unas flores de seis pétalos junto con unas misteriosas letras que han servido para varias teorías sobre su significado y origen. Por último, el friso inferior está decorado por hojas y racimos de uva.

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

La sobriedad de su interior es característica de este tipo de templos, pero en algunas de sus piedras se encuentran unos interesantes grabados, como por ejemplo los dibujos de los dos bloques de piedra que se encuentran justo debajo del arco de herradura.

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

El de la derecha muestra una pareja de ángeles sujetando un medallón, en cuyo interior se encuentra un busto humano del que salen una especie de rayos, simbolizando de esta manera al sol, quedando más evidenciado esta simbología por una clara inscripción con la palabra "SOL".

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

En el bloque de piedra de la izquierda, como en el de la derecha, también se encontraban representados dos ángeles, pero en este caso solo vemos uno, ya que la piedra está fracturada. Estos ángeles también sujetan un medallón, pero a diferencia del otro, el busto representado en su interior presenta sobre su cabeza una luna creciente, con la inscripción de la palabra "LUNA".

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

Pero los grabados no acaban aquí, porque en otros bloques de piedra se encuentran más representaciones, en uno de ellos se encuentra representada a la Virgen María flanqueada por dos ángeles.

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

La representación de grabados con elementos como el Sol en referencia a lo femenino y la luna en referencia a lo masculino, además de grabados de plantas sagradas, hacen referencia a creencias del Cristianismo primitivo, como el Gnosticismo y el Maniqueísmo, manteniendo este templo una clara conexión entre la teología cristiana y la astrología pagana. Aún así, la lejanía en el tiempo de su construcción deja abiertos muchos interrogantes, haciendo que esta ermita nunca pierda esa aureola enigmática que siempre la acompaña.

Ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Tierra de Lara, Burgos

Como llegar a la ermita: Siguiendo la carretera desde Cubillejo de Lara, a unos 3 kilómetros se llega a la ermita visigoda de Quintanilla de las Viñas.
Horario: De Mayo a Septiembre de 10 a 14 y de 16 a 20; De Octubre - Abril de 10 a 17; Lunes, martes y el último fin de semana cerrado.
Precio: La visita es gratuita

¿Buscas alojamiento en la comarca del Alto Arlaza?

Si estás buscando alojamiento para visitar esta comarca te recomendamos el Hotel Doña Sancha donde nosotros estuvimos alojados. Está situado en el precioso pueblo de Covarrubias, muy cerca de estos dos lugares, además tiene una ubicación muy buena para conocer otros lugares interesantes por la zona, Puedes leer aquí el artículo que escribimos del hotel.