Cuando se acerca el mes de Marzo, los almendros comienzan a florecer, tornándose la copa de estos árboles con colores blancos y rosados. Un espectáculo de la naturaleza que en la ciudad de Madrid se puede disfrutar en su máximo esplendor en el Parque la Quinta de los Molinos. Este precioso parque se ubica al final de la calle Alcalá, en el distrito de San Blas, ocupando una extensión de unas 25 hectáreas.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Antiguamente estos terrenos pertenecían al conde de Torre Arias, quién por el año 1920 cedió esta propiedad al arquitecto César Cort Botí. Este alicantino añorando su Alcoy natal optó por construir un jardín de estilo mediterráneo, plantando para ello unos 6.000 almendros, convirtiéndose en una de las señas de identidad del parque.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Paseando por el jardín encontramos algunos pintores/as que aprovechando el buen tiempo acuden a este lugar para plasmar en sus lienzos la maravillosa floración de los almendros, creando con sus paletas y pinceles verdaderas obras de arte.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

El nombre de este parque se debe a sus molinos de viento, los cuales se levantaron para facilitar el riego con el agua extraída de los pozos y manantiales subterráneos. Estos molinos restaurados en el año 2009 se les conoce con el nombre de Molino de la Casa del Reloj y Molino de la Rosaleda.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

César Cort en el año 1925 construyó en este lugar un Palacete que utilizaba como residencia de verano, aunque con los años pasaría a ser su residencia definitiva. El palacete cuenta con una torre central que era utilizada por el arquitecto como observatorio astronómico durante las noches despejadas. Recientemente el palacio ha sido restaurado para albergar una escuela-taller de jardinería, labor que ya ejerció en el año 1987.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

El parque además de los almendros también cuenta con otras especies de árboles, como eucaliptos, olivos, pinos, plataneros, cipreses, olmos y cedros.

Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Entre esta gran variedad de árboles se encuentra el lago de los molinos, el cual se encuentra situado entre los dos molinos antes mencionados, de ahí su nombre. El lago tiene una longitud de 60 metros de largo y cuenta con una fuente central, sin duda un entorno privilegiado para relajarse y disfrutar de este bello rincón del parque.

Estanque Parque Quinta de los Molinos. Madrid

En los alrededores del lago hay un precioso jardín con caminos y praderas llenas de flores, donde además se encuentran pequeños estanques y fuentes, ya que en el lugar se hallan numerosos manantiales.

Parque Quinta de los Molinos. Madrid

De nuevo paseamos bajo la sombra de los almendros, donde el aire del parque se perfuma con la exquisita fragancia de los almendros en flor, una sensación única e irrepetible que nos acompaña durante buena parte de este recorrido.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Después de la visita a este hermoso parque echamos la vista atrás, pareciéndonos escuchar entre la suave brisa que acaricia los almendros en flor este poema de Antonio Oliver.

Hagamos sí, porque la vida sea un febrero tan cálido. Con musas de cristal en los almendros, con astros descendidos a los llanos, con gloria y brisa azul sobre los montes, con brisa, gloria y sol entre los ramos.

Floración de los almendros. Parque Quinta de los Molinos. Madrid

Datos Prácticos:

Dirección: Calle Alcalá, 527-541. Distrito San Blas/Canillejas. Metro: Suances.
Horario: De 6.30 a 22.00 todo el año