Uno de los lugares donde mejor podemos disfrutar los colores del otoño es en el Jardín de la Isla situado en Aranjuez, junto al Palacio Real y rodeado por el río Tajo, de ahí su nombre. Según se acerca la estación otoñal los colores amarillos y ocres van mezclándose con el color verde de la época primaveral, creando una paleta de colores de gran belleza, que aquí en el Jardín de la Isla se reflejan como un espejo en las aguas del río.

Jardín de la Isla, Aranjuez

La idea de crear este jardín fue del rey Carlos V, pero fue su hijo Felipe II quien proyecto los trabajos de este precioso rincón de Aranjuez, contratando en el año 1560 al arquitecto Juan Bautista de Toledo para que realizase esta labor. Para ello el arquitecto trajo frutales de Andalucia y Valencia junto con árboles de Flandes y Francia, y para la elaboración de las fuentes que iban a adornar el jardín se comenzaron a traer desde el año 1564 unos mármoles labrados desde Italia, convirtiéndose en un jardín italoflamenco de estilo renacentista.

Jardín de la Isla, Aranjuez

Desde el jardín del Parterre del Palacio Real y cruzando el puente que pasa por encima de la ría se accede a este magnífico parque. ¿Os parece que recorramos este jardín realizando una ruta por sus fuentes adornadas de figuras mitológicas?.

Fuente de la boticaria

La primera fuente que nos encontramos es la de la boticaria, la cual no sabemos el sentido de su nombre, ya que está adornada por la figura de dos niños que se encuentran sobre unas piedras y unas conchas sustentadas por unos delfines, muy diferente a la figura del unicornio, criatura legendaria que aparece en las enseñas de los boticarios.

Fuente de la Boticaria, Jardín de la Isala, Aranjuez

Justo detrás de la fuente se encuentra un maravilloso paseo de 300 metros arbolado de plátanos, que en esta época otoñal cubre el suelo con un manto de hojas.

Paseo arbolados llamado salón de los Reyes Católicos, Jardín de la Isla, Aranjuez

Antes de proseguir nuestro recorrido por las fuentes nos acercamos a la bella cascada de las castañuelas, obra del arquitecto y pintor Santiago Bonavía, el cual la realizó por expreso deseo del monarca Carlos III, ya que quería embellecer el curso de este canal artificial cuyas aguas surten a todas las fuentes de este jardín. Esta cascada es conocida así por sus resaltes en forma de castañuela.

Cascada de las Castañuelas, jardín de la Isla, Aranjuez

Muy cerca de la cascada de las castañuelas se encuentra la fuente de Apolo, siguiendo así nuestro recorrido por las fuentes del Jardín de la Isla.

Fuente de Apolo

La fuente de Apolo o de Triptolemo como también se la conoce es controvertida, ya que aparte de estos dos nombres también se la conoce como Vertumno, divinad romana de origen etrusco que simboliza la mutación de la vegetación durante el transcurso de las estaciones, muy acorde con esta estación otoñal.

Aunque puede ser que esta fuente sea precisamente el símbolo de estos tres dioses, ya que el Dios Apolo está conectado a la naturaleza y a las hierbas, y el semidiós Triptolemo aprendió de Deméter las artes de la agricultura, por lo cual estos tres dioses están asociados a la vegetación y a la naturaleza, simbolizando en este jardín la abundante huerta de Aranjuez.

Fuente de Apolo, jardín de la Isla, Aranjuez

Fuente del Reloj

La fuente del reloj también se la conoce como de las horas o del anillo, y es conocida así por que cuando entra en funcionamiento la sombra del chorro del agua va marcando las horas sobre los bordes de las fuente, contemplando en esos momentos un reloj hecho de piedra y agua.

Fuente del reloj, jardín de la Isla, Aranjuez

Fuente del Niño de la Espina

La fuente del niño de la Espina o del espinario está flanqueada por cuatro columnas corintias, en cuyo centro se encuentra la figura de un joven sentado que intenta sacarse una espina clavada en su pie izquierdo.

Fuente del niño de la espina, jardín de la Isla, Aranjuez

Fuente de Venus

En esta fuente se encuentra representada a la diosa Venus secándose su cabello mojado tras un baño, siendo representada así en multitud de ocasiones. Ella simboliza el amor, la belleza y la fertilidad, siendo considerada la diosa madre.

Fuente de Venus, Jardín de la Isla, Aranjuez

Fuente de Baco

Con un ramillete de uvas sobre su cabeza y sentado sobre un tonel con un pequeño grifo se encuentra la estatua del Dios Baco, el cual alza su copa de vino en acto de brindar. También se le conoce con el nombre de Dionisio y es considerado el Dios de la vendimia y el vino, además de ser patrón de la agricultura y el teatro.

Fuente de Baco, Jardín de la Isla, Aranjuez

Fuente de Neptuno

Montado sobre un carro en forma de concha tirado por dos caballos marinos se encuentra Neptuno, Dios de las aguas y los mares, que con su tridente hace brotar fuentes y manantiales por donde quiera que vaya. Un poco más abajo sobre dos pedestales se encuentran las diosas Cibeles y Ceres, las cuales se encuentran sobre sendas carrozas tiradas por leones con figuras de niños alrededor. Ceres es la diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, y Cibeles es la diosa de la Madre Tierra, de las cavernas y las montañas.

Fuente de Neptuno, Jardín de la Isla, Aranjuez

Fuente de Diana

Y finalizando nuestro recorrido por las fuentes del jardín de la Isla llegamos a la Fuente de la diosa Diana, que simboliza a la naturaleza y a la luna.

Fuente de Diana, Jardín de la Isla, Aranjuez

La vegetación es iluminada por los rayos del sol haciendo que los colores del otoño resplandezcan de manera sublime, sin duda un día ideal para visitar este precioso jardín.

Colores del otoño en el Jardín de la Isla, Aranjuez

* Horario del jardín: Abre todos los días a las 8:00 y el cierre varía entre las 18.30 y las 21.30 dependiendo de la época del año.