En nuestro anterior y fugaz viaje a París, cuando nos despedíamos de la ciudad, divisábamos a lo lejos la silueta de la Basílica del Sacré Coeur esperando en un futuro tener la posibilidad de conocerla junto con otros rincones de París. Y el sueño se ha cumplido, ya estamos aquí de nuevo y como prometimos en nuestro viaje anterior comenzamos visitando el hermoso Barrio Bohemio de Montmartre o Barrio de los pintores, situado sobre una colina de 130 metros de altura.

Para llegar a este hermoso barrio subimos por las escalinatas que llevan hacía el Sacré Coeur, una bella basílica de estilo Romano-Bizantina que se encuentra en la cima del Butte Montmartre, el punto más alto de la ciudad, desde donde se obtienen unas magníficas vistas de todo París. Este templo obra de Paul Abadie comenzó a construirse en el año 1875, durando las obras hasta el año 1914.

Basílica Sacré Coeur, Barrio de Montmartre, París

La basílica tiene forma de cruz griega adornada con cuatro cúpulas, el domo central de 80 metros de altura y el ábside. También tiene una inmensa torre cuadrada que hace las veces de campanario, en cuyo interior se encuentra la campana más grande de Francia, con un peso de dieciocho toneladas.

Basílica Sacré Coeur, Barrio de Montmartre, París

Hay que mencionar que en el interior del templo no dejan hacer fotos, así que tuvimos que hacerlas a escondidas y pendientes en todo momento de que no nos llamaran la atención. El interior de la basílica tiene unas magníficas cúpulas, una de ellas decorada con figuras de vivos colores y tonos dorados.

Basílica Sacré Coeur, Barrio de Montmartre, París

Basílica Sacré Coeur, Barrio de Montmartre, París

Pero esta basílica esconde otra gran maravilla, se trata de un hermosísimo mosaico de gran viveza y color de 480 m2, siendo el más grande de Francia.

Basílica Sacré Coeur, Barrio de Montmartre, París

Como llegar: Para llegar al Sacré-Coeur podemos subir los 197 escalones o tomar el funicular situado debajo de la Basílica. Si optamos por subir en funicular deberemos contar con un billete de metro T+.

Horario basílica: todos los días de 6'00 a 22'00 y la entrada es gratuita.
Cripta: todos los días (excepto martes y miércoles en invierno) de 10'00 a 17'00
Domo: de Mayo a Septiembre todos los días de 8'30 a 20'00 y de Octubre a Abril todos los días de 9'00 a 17'00
Precios: Combinado Domo y Cripta 8€; sólo Domo 6€; sólo Cripta 4€

Después de la visita a la basílica nos adentramos en las calles bohemias del Barrio de Montmartre, donde ya comenzamos a ver tiendas en los que se venden los coloridos y preciosos cuadros de muchos de los pintores que alberga este barrio, ya que Montmartre ha estado asociada al mundo artístico durante 200 años. A comienzos del siglo XIX artistas como Théodore Géricault y Camille Corot se asentaron en este lugar, y a principios del siglo XX Maurice Utrillo inmortalizó estas calles en sus obras.

Montmartre, el barrio de los pintores, París

Montmartre, el barrio de los pintores, París

Recorrer las calles sinuosas de este maravilloso barrio nos traen el recuerdo de grandes artistas que aquí vivieron, como Renoir, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Modigliani y Picasso.

Montmartre, el barrio de los pintores, París

Llegamos al epicentro del Barrio de Montmartre, la Place du Tertre, donde cuadros y terrazas de café se mezclan bajo los árboles de la plaza. Aquí los pintores, pincel en mano, realizan sus obras exponiendo al aire libre sus cuadros.

Montmartre, el barrio de los pintores, París

Estos artistas realizan retratos y paisajes de una calidad extraordinaria, aplicando cada uno su propia personalidad y estilo.

Montmartre, el barrio de los pintores, París

En este barrio de artistas, como no podía ser de otra manera, se encuentran algunos museos de pintura que antiguamente sirvieron de vivienda para algunos de estos pintores, como por ejemplo El Espace Dali, museo dedicado a las obras surrealistas de este gran pintor. Otro ejemplo interesante es el Museo de Montmartre, situado en la Rue Cortot nº 8-14, donde podemos ver una colección de cuadros, carteles e ilustraciones de Modigliani, Kupka, Steinien, Toulouse-Latrec y Maurice Utrillo. Antaño en este edificio vivieron varios artistas como Renoir, Emile Bernard, Raoul Dufy y el mencionado Maurice Utrillo, entre otros.


Las calles del barrio de Montmartre cuenta con pintorescos y coloridos edificios como el café La Maison Rose y el Au Lapin Agile, el cabaret más antiguo de París, pues lleva en este barrio desde el año 1875, manteniendo hoy en día sus puertas abiertas. Artistas de diferentes generaciones frecuentaron este cabaret, como por ejemplo Erik Satie, compositor y pianista francés que se hizo amigo aquí del también compositor Claude Debussy.

café La Maison Rose, barrio de Montmartre, París
Café "La Maison Rose"
Años más tarde el cantautor francés Georges Brassens compartiría veladas con la actric francesa Annie Giradort y con el cantante y poeta Claude Nougaro, quienes se reunían en el cabaret no solo para conversar, sino también para recitar poemas y entonar canciones.

Cabaret Au Lapin Agile, barrio de Montmartre, París
Cabaret Au Lapin Agile (Calle Des Saules, 22)
Justo enfrente del cabaret se encuentra el Clos Montmartre, un viñedo plantado en el año 1930 para contrarrestar la expansión inmobiliaria, haciendo más único y singular este barrio. Este viñedo proporciona cada año cerca de 500 litros del vino conocido como Le Clos Montmartre, un caldo cuidadosamente elaborado según los métodos tradicionales, celebrándose todos los años el segundo fin de semana de Octubre la Fiesta de las Vendimias.

Viñedo Clos Montmartre, París

Bajamos la colina de Montmartre por la Rue Lepic hasta llegar a la Place Blanche, donde se encuentra el Moulin Rouge, el famoso cabaret parisino construido en 1889 por Josep Oller. El Moulin Rouge se hizo famoso por los espectaculares bailes de cancán, que tan bien reflejó en sus obras el pintor Toulose-Latrec, quien inmortalizó a estrellas de la época como Aristide Bruant, La Goulue, Jane Avril, y Valentín Le Désossé. Durante todo este tiempo gran variedad de artistas han pasado por este cabaret como Charles Aznavour, y Joséphine Baker, entre otros grandes artistas. Hoy en día el Moulin Rouge continúa ofreciendo una gran variedad de espectáculos que recrean el ambiente bohemio de la Belle Époque. Montmartre, un barrio bohemio lleno de encanto donde la música y el arte se dan la mano, y que nosotros siempre recordaremos gratamente.

Cabaret Moulin Rouge, París



Otros artículos de París: