Es nuestro último día en Londres, el vuelo sale a las 17.30, por lo que vamos a intentar aprovechar el poco tiempo que tenemos. Después de desayunar y dejar las maletas en recepción nos dirigimos a coger el metro en Victoria Station. La primera parada que realizamos es en la estación de Tower Hill para visitar esta vez de día la Torre y el puente de Londres. Puedes ver en esta guía como moverte por Londres en transporte público

Puente de Londres o Tower Bridge Londres

El metro de Londres es el medio de transporte más rápido para moverse en la ciudad y además es el metro más antiguo del mundo, ya que existe desde el año 1863.

Metro en Londres, Tube

Llegamos a la Torre de Londres que se encuentra situado en la ribera del río Támesis. Se fundó en el año 1066 ampliándose en varias fases, sobre todo en los siglos XII y XIII. El precio para visitar la torre es de 19£ y la duración de la visita es de aproximadamente una hora. Nosotros como íbamos con el tiempo muy ajustado al final nos fuimos sin poder visitarlo.

Torre de Londres

Torre de Londres

Volvemos a coger el metro con la intención de visitar el museo de Sherlock Holmes, es una casa-museo dedicada a la vida y época del famoso detective. La parada de metro más cercana es Baker Street, pero cuando llegamos nos encontramos a bastante gente haciendo cola. El precio son 6 libras y el horario son todos los días de 9:30 a 18:00.

museo de Sherlock Holmes, Londres

Cerca de aquí se encuentra el parque de Regent's park, la verdad que merece mucho la pena. Es más pequeño y menos conocido que Hyde Park, pero para nuestr@ gusto es mucho más bonito y tiene más encanto.

parque de Regent's park, Londres

parque de Regent's park, Londres

parque de Regent's park, Londres

El parque está lleno de ardillas y como se ve que están acostumbradas a la presencia de la gente se acercan sin ninguna timidez hacía las personas que las dan de comer.

parque de Regent's park, Londres

Nos dirigimos hacía Hyde Park porque en realidad no lo habíamos visto, ya que cuando fuimos el día anterior era totalmente de noche y no estaba iluminado. Este parque es uno de los más grandes de Londres, y en él se encuentra el lago Serpentine.

Hyde Park, Londres

En Winter Wonderland comimos en unos de sus puestos que este año está dedicado a la comida alemana. Nos comimos unas típicas salchichas alemanas, eran enormes y estaban riquísimas, acompañadas de unas jarras de cervezas típicas del país. Había un gran ambiente festivo.

Winter Wonderland, Londres

Se nos termina el tiempo y tenemos que volver a recoger las maletas al hotel, pero antes pasamos por unas bonitas calles para terminar de disfrutar de esta maravillosa ciudad.

Calles de Londres

Tengo que destacar que Londres por su arquitectura y trazado de las calles nos pareció muy diferente a otras ciudades Europeas que conocemos. En definitiva Londres nos ha parecido una ciudad encantadora y con rincones maravillosos.

Recogemos las maletas y nos dirigimos a la estación Victoria para coger el tren que nos lleva al aeropuerto de Gatwich. Nuestro vuelo salía a las 17.30 pm, pero al final se retrasó y no salimos hasta las 20.00 pm.

Londres como una gran capital que es tiene muchas cosas que visitar. Nos quedamos con las ganas de entrar en algunos de sus monumentos y sobre todo visitar el British Museum. Nuestra intención en un futuro es volver con más tiempo.

* Diario del viaje a Londres