El Greco, gran pintor de finales del renacimiento está irremediablemente ligado a la ciudad de Toledo, ya que aquí vivió y creo lo mejor de su pintura durante treinta y siete años. Prueba de la gran relación entre el pintor y la ciudad es la multitud de obras del pintor dedicadas a ella.

Es por ello que Toledo tiene dedicada una casa-museo a este genial artista que desarrolló un estilo muy personal en sus obras de madurez. Los orígenes de este museo se remontan a principios del siglo XX cuando el Marqués de la Vega Inclán compró en la judería toledana una casa en ruinas del siglo XIV, creyendo erróneamente que era lo que quedaba de la vivienda del pintor. Su intención fue rehabilitarla y recrear sus ambientes domésticos para mostrarla como la verdadera Casa de El Greco, donde se evocara su vida y personalidad.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

En realidad El Greco vivió en las llamadas casas del Marqués de Villena que estuvieron localizadas en la plaza situada frente al museo. La casa que alberga actualmente el museo en realidad perteneció a la duquesa de Arjona, que en su momento estuvo unida a la casa del Marqués de Villena por un cobertizo, constituyendo probablemente un complejo de edificaciones independientes que se comunicaban entre sí.

El precio de la entrada al museo es de 3€, aunque presentando la acreditación de desempleado la entrada es gratuita. Aunque los sábados a partir de las 14:00 también lo es. El acceso a la casa se hace a través del patio donde la primera estancia que nos encontramos es la cocina.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Para la recreación de la cocina Vega Inclán adquirió las piezas mas representativas del mobiliario popular, distribuyendolas en el espacio de modo que sugirieran los quehaceres propios de una cocina. Completó la ambientación con las tradicionales alacenas voladizos y estanterías en las que expuso cerámicas talaveranas y recipientes metálicos.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Subimos a la planta superior del patio desde donde se accede a varias estancias de la casa, comenzando por el estudio.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

La recreación del estudio está ambientada para dar sensación de comodidad y confort, un espacio tranquilo y privado ideal para leer, estudiar o reflexionar. En la estancia están incorporados varios detalles decorativos que sugieren la personalidad y los gustos del pintor.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Otra estancia de gran belleza es la que corresponde al lugar donde se hacían los quehaceres de la casa, destacando a primera vista una rueca. La luz que entra desde la ventana le da al lugar un cromatismo precioso, pues parece que estuviéramos contemplando un cuadro.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Ya en la planta baja, se encuentra una pequeña capilla con artesonado mudéjar donde se ubica el retablo de San Bernardino, la cual sirve de acceso a una sala donde se encuentra parte de la obra pictórica del autor.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Nada mas entrar en la sala nos recibe una pequeña biblioteca acompañada del cuadro "Vista y plano de Toledo", pintado por El Greco en el año 1608.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Un poco de historia sobre el Greco

El Greco nacido en Candia, Creta, en el año 1541, llega a España en el año 1577 tras un periodo de aprendizaje en Venecia y Roma. Su formación se inicia en su tierra natal como pintor de iconos, siguiendo los dictados de la tradición artística tardobinzantina.

En el año 1566 se trasladó a Venecia donde tres figuras de aquella magnífica escuela pictórica contribuyeron de forma fundamental a la formación de su estilo, como fueron Tiziano, Tintoretto y Veronés. En Venecia se afianza su empleo del color, la perspectiva, la anatomía y la técnica del óleo. Cuatro años después, en el año 1570 se traslada a Roma donde conoce la pintura manierista, heredera de Miguel Ángel, asimilando los principios del diseño romano.

Fue en el año 1577 cuando llegó a Toledo, ciudad donde vivió hasta su muerte en el año 1614, y donde produjo sus obras de madurez. Su primer encargo importante en Toledo vino de la iglesia de Santo Domingo el Antiguo, donde se encargó del retablo mayor junto a dos retablos laterales.

El estilo pictórico de El Greco se caracterizó por el alargamiento de sus figuras y por la espiritualidad y mística que desprendían sus obras.

Algunos de sus cuadros

En la sala tenemos la oportunidad de contemplar algunos de sus magníficos cuadros, como por ejemplo "El Salvador" (1610-1614), donde un rombo de luz enmarca la cabeza de Jesús potenciando la ondulada cabellera.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

En "La Natividad" (1597 - 1603) El Greco representa una escena en sombras, sólo interrumpida por la luz que emana de la figura del niño Jesús.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

"San Francisco en éxtasis" (1600) muy probablemente esta obra fuera realizada por algún seguidor de El Greco o bien por su taller. Una intensa luz llega desde el ángulo superior izquierdo que ilumina de manera contrastada al santo, cuyo rostro aparece emocionado ante la visión celestial.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Jardines de la Casa Museo El Greco

Salimos de la casa y paseamos por el jardín, un lugar encantador con dos pequeñas fuentes en el centro rodeadas de setos y decorado con restos arqueológicos, dándole al jardín un cierto aire romántico.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Casa-Museo de el Greco, Toledo

La vegetación del jardín se compone de varias plantas aromáticas, como lavanda, romero y tomillo, además de plantas trepadoras como hiedras y rosales, junto con otras especies como acantos, lilos y cipreses. Toda esta vegetación compone una sinfonía de aromas y colores que se funde con el murmullo del agua de las variadas fuentes del jardín.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Muy cerca del jardín y antes de salir del museo se encuentra la entrada a unas cuevas, vestigio medieval de la judería. Estas cuevas se hallaban en el solar que adquirió el marqués de Villena, único resto conservado del palacio que Samuel Levi construyó a mediados del siglo XIV.

Casa-Museo de el Greco, Toledo

Las galerías abovedadas distribuidas en dos plantas constituyeron el sótano y semisótano del palacio. En él se instalaron una serie de almacenes y un baño con sus correspondientes aljibes. Las ruinas de las cuevas despertaron la imaginación popular haciendo del lugar una referencia legendaria de la mítica ciudad de Toledo.

Cuevas de la casa-museo de el Greco, Toledo

Horario y precios:

1 de abril al 30 de septiembre: martes a sábados de 9:30 a 20:00
1 de octubre al 30 de marzo: martes a sábados de 9:30 a 18:30
Domingos y festivos todo el año de 10:00 a 15:00

La tarifa general son 3€ y los sábados a partir de las 14:00 es gratuita.

Sitio oficial | Museo del Greco

Dónde Dormir en Toledo

Si tu idea es alojarte en la ciudad de Toledo te recomendamos el hotel Eurostars Toledo ubicado a unos minutos del centro histórico. El hotel dispone de piscina exterior de temporada y las habitaciones cuentan con minibar, wifi, aire acondicionado, televisión y productos de aseo. La relación calidad-precio de este hotel es bastante buena.