De los múltiples viajes que hemos realizado a la magnífica ciudad de Toledo, hoy rendiremos un merecido homenaje a su Catedral, joya del arte gótico y epicentro de la ciudad. La Catedral de Santa María de Toledo, también llamada la Catedral Primada de España, comenzó a construirse en el año 1227 bajo el mandato del arzobispo Don Rodrigo Jiménez de Rada sobre los cimientos de la catedral visigoda del siglo VI. La construcción es de estilo gótico con una clara influencia francesa. Mide 120 metros de largo por 60 metros de ancho y está compuesta por cinco naves, estando sostenida por 88 columnas y 72 bóvedas.

La Catedral de Santa María de Toledo

Un poco de historia sobre la catedral de Toledo

Su primer arquitecto es el maestro Martín, de origen francés, a quien se deben las trazas de la planta y los comienzos de la obra en la cabecera del templo. Otro maestro mayor que participó en las obras fue Petrus Petri, quien realizó la construcción de las naves. El maestro Martín conocedor de las grandes catedrales góticas francesas dejó una obra maestra en la solución constructiva de la doble girola, donde se encuentran tramos triangulares que alternan con otros rectangulares. Este modelo puede verse en las catedrales francesas de Notre-Dame de París, Bourges y Le Mans.

La Catedral de Santa María de Toledo

Más adelante aparece otro maestro llamado Albar Martínez, quien se encargó de la obra de la fachada principal y siguió la iniciada construcción de la torre. Es la única que se construyó de las dos previstas, pues la otra no se llegó a construir, y en su base se estableció la Capilla Mozárabe fundada por el cardenal Cisneros. La torre la terminó el maestro flamenco Hannequin de Bruselas con un esbelto cuerpo octogonal acompañado de pináculos y arbotantes, y rematado en flecha con tres coronas como tiara. Hannequin de Bruselas vino acompañado de otros maestros flamencos, creando un numeroso y brillante equipo en el que figuraron Egas Cueman, Enrique Egas y Juan Guas, junto con otros artífices que dieron fin a la gótica estructura, complementándola con portadas, capillas, bóvedas y otras obras santuarias. Las obras se prolongaron durante mucho tiempo y concluyeron en el año 1493 bajo el mandato del cardenal Mendoza, cerrándose las últimas bóvedas a los pies de la nave mayor.

Fachada principal

La fachada principal se encuentra entre la torre norte y la capilla sur de estilo mozárabe, y está compuesta por tres grandes portadas de poniente construidas en el año 1418 bajo la dirección del maestro Albar Martínez. Con una rica decoración escultórica, la fachada resume la historia de su construcción desde el gótico inicial de los siglos XIII y XIV, hasta la ligereza del gótico flamígero, visible en el cuerpo alto de la torre, hasta el renacimiento y protobarroco de Jorge Manuel Theotocópuli, quien se encargó de la construcción de la cúpula de la capilla mozárabe y del cuerpo de la Santa Cena, de estilo barroco.

La Catedral de Santa María de Toledo
Fachada principal

Puerta de los Leones

La puerta de los leones (también llamada Puerta Nueva o de la Alegría) está situada en el brazo meridional del crucero y es la más tardía de todas, siendo construida a mitad del siglo XV. Su nombre se debe por las estatuas que coronan las columnas de la verja exterior. En ella participaron los mejores artistas del momento, como Hannequin de Bruselas, Juan Alemán, Egas Cueman, o Francisco de las Cuevas. Además de su monumental estructura hay que destacar el magnífico tallado de las figuras.

La Catedral de Santa María de Toledo
Puerta de los Leones

Puerta del Reloj

La puerta del reloj construida en el siglo XIV es la más antigua del templo, y en su tímpano se encuentran figuras que escenifican la vida de Cristo y de la Virgen. Una restauración en el siglo XVIII modificó la parte superior con un frontón, colocándose debajo la esfera del reloj, y encima de este, vemos semioculto parte del rosetón gótico original.

La Catedral de Santa María de Toledo
Puerta del reloj

Interior de la Catedral de Toledo

Al entrar al interior del templo una sensación de grandiosidad y esbeltez nos envuelve, pues las naves laterales se prolongan por detrás de la Capilla Mayor rodeando el presbiterio y creando una girola con un doble pasillo semicircular. Esta sensación se completa con la gran luminosidad procedente de sus 750 vidrieras, haciendo que el interior parezca lucir con luz propia. Estas vidrieras fueron realizadas entre los siglos XIV y XVIII, y en ellas intervinieron grandes maestros como Jacobo Dolfin, Pedro Bonifacio, Cristobal el Maestre, Pedro el Alemán, Vasco de Troya, Juan de la Cuesta, Alejo Ximénez, Nicolás Vergara y Francisco Sánchez Martínez. Las vidrieras más antiguas se encuentran en el rosetón del crucero norte (Puerta del Reloj), junto con las de la girola y la capilla mayor, aunque estas últimas han sido restauradas en varias ocasiones.

La Catedral de Santa María de Toledo

La Catedral de Santa María de Toledo

La Catedral de Santa María de Toledo

La Catedral de Santa María de Toledo

Capilla Mayor

La Capilla Mayor fue terminada en el año 1504 en un magnífico estilo gótico, y se complementa con un rico conjunto de obras artísticas de gran valor, como la gran reja renacentista, obra de Francisco Villalpando (1548), también autor de los dos púlpitos inmediatos a aquella. El retablo fue realizado por un amplio grupo de maestros, entre cuyos nombres se encuentran Enrique Egas, Pedro Gumiel, Copín de Holanda, Sebastián de Almonacid, Francisco de Amberes, Juan de Borgoña y Peti Jean.

La Catedral de Santa María de Toledo
Capilla Mayor

Coro

El coro situado en la nave central ocupa los dos tramos inmediatos al crucero, y desde su reja renacentista, obra de Domingo de Céspedes realizada en el año 1548, se puede ver la sillería baja, obra de Rodrigo Alemán, y la alta, que fue labrada por Vigarny y Berruguete. En el mismo recinto se puede ver la figura de la Virgen Blanca, obra francesa del siglo XIV tallada en mármol, y dos atriles de bronce sobre columnas dóricas que ostentan escenas del antiguo testamento, obras estas del maestro Nicolás de Vergara.

Los dos órganos se corresponden a la segunda mitad del siglo XVIII, siendo realizado el del lado izquierdo en el año 1758 por el maestro de música Pedro Liborna en estilo churrigueresco. El órgano de la derecha fue realizado en el año 1794 por el maestro Mariano Salvateirra Serrano en estilo neoclásico, incluyendo en su obra varias esculturas.

La Catedral de Santa María de Toledo
Coro
La Catedral de Santa María de Toledo

Altar del Transparente

Situado en la girola, a espaldas de la Capilla Mayor, se encuentra el transparente, un magnífico conjunto de elementos arquitectónicos formado por un altar decorado con esculturas marmóreas, bronces dorados y jaspes, los cuales reciben la luz del exterior a través de un óculo realizado en el techo de la catedral. Este precioso altar de estilo churrigueresco es obra del escultor y pintor Narciso Tomé, quien ayudado por sus cuatro hijos lo realizaron entre los años 1721 y 1732. Los efectos de los rayos del sol sobre las figuras del altar son impresionantes, siendo esta obra maestra del churrigueresco una de las más importantes de este estilo en España.

La Catedral de Santa María de Toledo
Altar del Transparente
El óculo por el cual entra la luz está decorado por un fantástico conjunto de pinturas y esculturas, creando una escena realmente espectacular, dándonos la impresión al mirarla de encontrarnos en el mismo cielo.

La Catedral de Santa María de Toledo

Claustro

El claustro, adosado al flanco norte de la catedral fue realizado en el año 1389 por el maestro Rodrigo Alfonso, quien utilizó el estilo gótico para crear un claustro de planta cuadrada con cuatros alas cubiertas por bóvedas de crucería. En su origen parece ser que las paredes del claustro estuvieron pintadas al fresco con obras de Pedro Berruguete, pero el tiempo acabó por deteriorarlas, por lo que en el siglo XVIII el cardenal Lorenzana encargó a los pintores Mariano Salvador Maella y Francisco Bayeu que las pintaran nuevamente. En ellas se encuentran representadas algunas escenas de santos y santas toledanos, como San Eugenio, Santa Casilda, San Eladio y Santa Leocadia.

La Catedral de Santa María de Toledo
Claustro y al fondo la entrada a la Capilla de San Blas
Desde el claustro se puede acceder a dos capillas, la primera ubicada junto a la puerta del reloj es la conocida como Capilla de San Pedro, obra del maestro Alvar Martínez, quien la realizó a mitad del siglo XV.

La Catedral de Santa María de Toledo

La otra capilla es conocida como Capilla de San Blas y se sitúa al fondo del claustro. Su forma es cuadrada y está culminada por una magnífica bóveda octogonal pintada de color azul con estrellas de color oro simulando un firmamento.

La Catedral de Santa María de Toledo
Capilla de San Blas
La catedral por la noche resplandece con sus luces de tono azulado y dorado, creando una estampa maravillosa en la noche de Toledo.

La Catedral de Santa María de Toledo

Información para la visita:

El precio para visitar la catedral es de 11€, incluyendo la subida a la torre. Pero los domingos por la tarde de 14:00 a 18:30 y presentando un documento que acredite la nacionalidad española la entrada es gratuita. Web oficial de la Catedral de Toledo


Fuentes consultadas: Wikipedia, Arteguías, Catedrales góticas, jdiezarnal
Libro de Catedrales de España de Pedro Navascués Palacio

¿Buscas alojamiento en Toledo?

Si tu idea es alojarte en la ciudad de Toledo te recomendamos el hotel Eurostars Toledo ubicado a unos minutos del centro histórico. El hotel dispone de piscina exterior de temporada y las habitaciones cuentan con minibar, wifi, aire acondicionado, televisión y productos de aseo. La relación calidad-precio de este hotel es bastante buena.



Relatos de otros viajeros #Postamigos

Toledo, la ciudad de las tres culturas - de Viajeropedia