Encaramada sobre un acantilado, la ciudad de Cuenca despliega su casco antiguo de calles empedradas entre los ríos Júcar y Huécar, haciendo que esta peculiar geografía convierta a esta ciudad en una de las más singulares. Ésta y otras razones han hecho que sea Declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1986, pues a parte de su emplazamiento cuenta con numerosos rincones de gran interés cultural.

La ciudad de Cuenca, Castilla la Mancha

El casco antiguo de Cuenca

Comenzamos la visita en la Plaza Mayor, cuya forma irregular se convierte en una especie de triangulo, encontrándose en cada vértice el Ayuntamiento, la Catedral y el Covento de las Petras, que junto con las coloridas casas que dan forma a esta plaza constituyen un conjunto formidable. El sobrio edifico de fachada rosa del siglo XVIII del Convento de las Petrás, contrasta con la compleja arquitectura barroca del Ayuntamiento. Estos dos edificios flanquean a la Catedral de Santa María la Mayor, de la cual hablaremos más detalladamente a continuación.

Plaza Mayor de Cuenca, Castilla la Mancha
Plaza Mayor con el Convento de las Petras
Plaza Mayor de Cuenca, Castilla la Mancha
Plaza Mayor con el Ayuntamiento barroco al fondo

La Catedral gótica

Este templo es uno de los ejemplos más tempranos del gótico en España, pues a finales del siglo XII la arquitectura de tradición románica comenzaba a convivir con los primeros hallazgos de la nueva técnica gótica. Esta época en la que se construyó la catedral, dio píe a formar una formidable combinación de estos dos estilos arquitectónicos en la construcción de este templo. Su edificación comenzó en el año 1182, siendo finalizada en el año 1271, mostrándose en sus formas una clara influencia normanda, pues cogió bastantes elementos de las catedrales de Soissons, Laon y París.

Lo más destacable de todo su conjunto es la fachada principal, la cual fue construida en estilo neogótico en el año 1910 por Vicente Lampérez. Esta construcción no fue completa, pues las torres quedaron inacabadas junto con otras ornamentaciones que en un principio estaban proyectadas, queriendo reproducir su autor la fachada original.

Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha

El interior de la catedral está formada por tres naves, cubriéndose el templo con bóvedas sexpartitas sostenidas por pequeñas columnas, coincidiendo este tipo de bóvedas con el gótico temprano del norte de Francia.

Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha

La Capilla Mayor se encuentra cerrada por tres rejas, siendo la nave central obra de Juan Francés, quien la realizó entre los años 1511 y 1517. Su estilo es una mezcla de transición del gótico al renacimiento.

La Capilla Mayor de la Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha
Capilla Mayor
Frente a la Capilla Mayor se halla el Coro del siglo XVIII, el cual se halla cerrado por una reja realizada por Hernando de Arenas en el año 1577. La sillería está construida en madera de nogal, y es obra de Manuel Gassó, quien la realizó en el año 1753.

coro de la Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha
Coro
La Sacristía Mayor fue construida a finales del siglo XV y principios del XVI en estilo gótico de transición al plateresco. Es una estancia rectangular con bóveda de crucería espléndidamente decorada.

La sacristia Mayor, Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha
Sacristía Mayor
A nosotros lo que más nos impresiona es la luminosidad del interior y el juego de colores provenientes de las magníficas vidrieras, realizadas en fechas recientes por los artistas G. Torner, A. Bonifacio, H. Dechanet, y G. Rueda.

Interior de la Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha

A la espalda del Altar Mayor se encuentra el conocido como Transparente, obra barroca de Ventura Rodriguez, que contiene el Altar Mayor y el Sepulcro de San Julián, ambos decorados con jaspe y mármoles. En la portada surgen los típicos arcos truncados del barroco, coronados por imágenes de la Esperanza y la Caridad.

el Transparente de la Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha

Entre las numerosas capillas de la catedral hay que destacar la de los apóstoles, trazada por Juan de Alviz en el año 1526, realizando para la capilla un retablo de época con tallas policromadas.

Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha
Capilla de los Apóstoles
El antiguo Claustro gótico fue remodelado en el siglo XVI por Andrés de Vandelvira y Juan Andrea Rodi con sillería de piedra pizarrosa, proyectando un planta de forma cuadrada y de dos alturas con columnas de estilo dórico. El claustro fue remodelado nuevamente en el siglo XVIII por Martín de Aldehuela, siendo claramente influido este claustro por la obra escurialense.

Claustro de la Catedral de Cuenca, Castilla la Mancha

Horario: Abierto del 1 de junio al 1 de noviembre todos los días de 10.00 a 13.30 y de 16.00 a 19.00; El resto del año abierto de 10.00 a 13.00 y de 16.00 a 19.00

Precio: 3,80€ con audioguía

Terminada la visita a la Catedral recorremos las calles del casco antiguo donde se encuentran rincones tan evocadores como los soportales que sustentan el Ayuntamiento.

Soportales en la ciudad de Cuenca, Castilla la Mancha

Subimos por una estrecha callejuela escalonada hasta llegar a la bonita Plaza de la Merced, donde se encuentra el Convento del mismo nombre. Este templo fue construido entre los siglos XVI y XVIII, siendo su estilo predominante el barroco. En esta misma plaza también se haya el Museo de la Ciencias, nosotros lo visitamos y nos pareció muy interesante.

Plaza de la Merced, Cuenca
Convento de la Merced
Desde la misma plaza sale otra estrecha callejuela que nos lleva hasta la Torre de Mangana, levantada en el siglo XVI sobre las ruinas del antiguo alcázar, del que aún se conservan restos. Esta torre de piedra de corte renacentista ha sido restaurada en el siglo XX, sirviendo hoy en día como campanil y reloj municipal.

Torre de Mangana, Cuenca

Regresamos a la Plaza Mayor y cruzamos los soportales que se encuentran debajo del Ayuntamiento para dirigirnos a la otra punta de la plaza. Desde aquí parte la calle de San Pedro que nos lleva a la iglesia del mismo nombre, construida en el siglo XVIII.

Iglesia de San Pedro, Cuenca
Iglesia de San Pedro
Justo al lado se encuentra el Convento de las Carmelitas del siglo XVII, un edificio de planta poligonal de estilo barroco.

Convento de las Carmelitas, Cuenca
Convento de las Carmelitas

Un balcón de hermosas vistas en la zona alta de Cuenca

Llegamos a la denominada Zona Alta de Cuenca, donde se encuentra el castillo y unos miradores con unas vistas impresionantes de la ciudad y los acantilados.

La ciudad de Cuenca, Castilla la Mancha

Miradores en Cuenca, Castilla la Mancha
Miradores
Las vistas de la ciudad desde el mirador son magníficas, ya que la visión de Cuenca encima del acantilado crea un estampa excepcional.

Vistas desde el mirador, Cuenca

Otra magnífica visión es la del Convento de San Pablo del siglo XVI, (actualmente Parador de Turismo), el cual se encuentra encaramado justo enfrente de la ciudad en un promontorio rocoso sobre la Hoz del Huécar.

Hoz del Huécar, Convento de San Pablo y Parador de Turismo, Cuenca

Las Casas Colgadas, la imagen más conocida de la ciudad de Cuenca

Desde los miradores cogemos la senda del Hocino de Federico Muelas que va descendiendo por el acantilado hasta llevarnos al Puente de San Pablo, desde donde se obtienen unas formidables vistas de las conocidas Casas Colgadas de Cuenca.

Casas Colgadas, Cuenca

Estas singulares casas son de origen incierto, aunque ya se tenía constancia de ellas en el siglo XV. A lo largo de su historia han pasado por diversas remodelaciones, siendo la más reciente la efectuada en la década de los años 20 del siglo pasado. Lo más característico de este edificio son sus balcones de madera suspendidos sobre la Hoz del Huécar, convirtiéndose en la imagen más conocida de la ciudad. Estas casas han sido utilizadas como viviendas de uso particular, además de Casa Consistorial, alojando actualmente un mesón restaurante junto con el Museo de Arte Abstracto Español.

Las casas colgadas de Cuenca

Excursiones y visitas guiadas por Cuenca

* Si quieres realizar una visita guiada por Cuenca de noche acompañado de un guía local que os enseñe todos los rincones de la ciudad, no dudes en reservar este tour y descubre la ciudad de una forma diferente.

Y si desde Cuenca quieres realizar una excursión a la Ciudad Encantada, al nacimiento del río Cuervo o hacer una ruta de un día para conocer lo mejor de la Mancha echa un vistazo a estas excursiones:



Dónde dormir en Cuenca:

Nosotros estuvimos alojados en Cuenca una noche en el Hotel Exe. Se encuentra ubicado en una zona tranquila de la ciudad. En comparación con otros hoteles, la calidad-precio de este hotel es bastante buena. El establecimiento cuenta con aparcamiento y las habitaciones disponen de minibar. Pero si prefieres un hotel más céntrico, echa un vistazo a esta selección de hoteles en Cuenca y elige el que más te guste a un precio bajo.




Relatos de otros viajeros #Postamigos

Goikoviajes | Cuenca, ciudad tallada en piedra
Diario de viaje de Kiana | Cuenca