Después de nuestra visita a los pueblos medievales del Périgord nos vamos más aún atrás en el tiempo, visitando el valle del Beune, lugar donde se descubrió la estatuilla conocida con el nombre de Venus de Sireuil. Cerca de Les Eyzies se encuentran las grutas du Roc de Cazelle, un parque prehistórico donde reviviremos la vida cotidiana de nuestros ancestros, todo esto en los mismos lugares en los que ellos vivieron. Durante el recorrido pasaremos por el interior de una impresionante roca que contiene innumerables refugios y cuevas que sirvieron de vivienda al hombre prehistórico.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

La evolución del hombre primitivo

Una de las primeras especies de hominidos que ocuparon estos lugares fue la del Homo Erectus, que pisó está región hace 1,8 millones de años extendiéndose en el tiempo hasta más o menos el 300.000 antes de nuestra era. Más cercano en el tiempo, otra especie que vivió en este lugar fue el Hombre de Neanderthal, que vivió desde el 230.000 hasta el 28.000 antes de nuestra era. El Hombre de Neanderthal muy posiblemente conviviera durante 5.000 años con los Hombres de Cro-Magnon o Homo Sapiens, que data de hace unos 40.000 años.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

El sendero que discurre por el Parque Prehistórico atraviesa un bosque frondoso, acompañados siempre por nuestro lado derecho de una gran pared rocosa y envueltos por unos logrados sonidos ambientales que te sumergen inmediatamente en esa remota época.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Como vivían los hombres y mujeres prehistóricos

La primera cueva que nos encontramos en el camino representa los quehaceres diarios de los primeros pobladores de este lugar, siendo la caza la principal ocupación de los hombres, que cazaban desde mamuts hasta bisontes y renos. Solían comer parte del animal en el mismo lugar llevándose el resto al campamento o a la cueva. El desayuno de estos hombres y mujeres de la edad prehistórica estaba basado en larvas e insectos, además de nueces, fresas y huevos de aves salvajes.

Los niños se dedicaban a buscar leña y algunas mujeres recogían raíces y frutos de plantas silvestres. Otras mujeres, como podemos ver en la imagen, se dedicaban a trabajar con las pieles de los animales cazados por los hombres.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

El hombre primitivo se vestía con las mismas pieles de los animales que cazaba, además contaba con una gran variedad de utensilios como: hachas ovaladas, rascadores, cuchillos, arcos y flechas, lanzas y cerbatanas. También utilizaban cuernos de animales para comunicarse a distancia con miembros de su comunidad y hasta flautas de hueso que utilizaban en sus momentos de ocio.

Durante la época glaciar en el que el frío era tan intenso, el hombre y mujer primitivos comenzaron a utilizar nuevos elementos para la confección de las ropas de abrigo. Con astillas pulidas de hueso creó la aguja y cosió sus prendas, con las que llegaron a cubrir enteramente sus cuerpos, como vemos en la imagen. También se adornaban con collares hechos con pequeños huesos y dientes de animales, así como también de caracolillos, que enhebraban en finas tiras de cuero.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Las pinturas rupestres, arte y simbolismo

El hombre y mujer prehistórico ya tenían un gran concepto artístico, como se demuestra en las innumerables pinturas rupestres encontradas en todo el mundo. Las pinturas rupestres se realizaban sobre las paredes de las cavernas, covachas, abrigos rocosos, e incluso farallones o barrancos. Este arte pictórico es una de las manifestaciones artísticas más antiguas de las que se tiene constancia, ya que, al menos, existen testimonios datados de hasta 40.000 años de antigüedad. En general se cree que estas manifestaciones artísticas están relacionadas con prácticas de carácter mágico-religiosas.

Por lo general, se utilizaban uno o dos colores siendo el color rojo el más frecuente junto con el negro. Aunque también se utilizaban con bastante frecuencia el ocre, el amarillo y el blanco. Para la creación de pinturas se usaban pigmentos minerales molidos (óxidos de hierro y manganeso, hematita, limonita, arcilla y carbones vegetales), entre otros materiales. El pigmento en polvo era aplicado directamente o aglutinado con otras sustancias, como grasa o resina.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Además de pintar con las manos, hacían uso de otros instrumentos, como pinceles de pelo de animal para conseguir trazos finos, ramas quemadas y bolas de pigmento y resina para dibujar, y cañas huecas con las que soplar la pintura a modo de aerógrafo, como vemos en la imagen, donde un hombre prehistórico realiza con esta técnica las denominadas "manos en negativo", cuya técnica consistía en apoyar la mano en la pared y soplar la pintura con la mencionada caña hueca, creando estos originales dibujos. En ocasiones, buscaban en la roca irregularidades, salientes y hendiduras donde realizar las obras, así las pinturas adquirían la sensación de volumen.

En ciertas ocasiones las pinturas rupestres se realizaban en las zonas más recónditas de las cuevas haciendo que estas pinturas cobrasen un significado mágico y religioso, donde estos lugares eran considerados auténticos santuarios. Además para estas pinturas mágicas se buscaban lugares que tuviesen una buena acústica, para incrementar el impacto de los rituales.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Ritos y constumbres

Llegamos a otra de las cuevas que se encuentran en el recorrido, donde se representa un ritual realizado por el Chamán de la comunidad. El Chamán era considerado médico, guía espiritual e intermediario entre la naturaleza y el hombre. Los chamanes daban mucha importancia a la música y a los sonidos, utilizando varios instrumentos acústicos para ello, como por ejemplo: tambores, caracolas, sonajeros y flautas, como vemos en la imagen. La música y la danza estaban relacionadas con el pensamiento mágico-religioso. Parte del arte paleolítico se realizó según un sistema chamánico de creencias.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

En las comunidades humanas primitivas ya se realizaba el culto a los muertos, esto implica que ya tenían conciencia de la muerte y probablemente en la creencia de los espíritus de los muertos y en una concepción de la muerte como una prolongación de la vida. En los enterramientos rituales prehistóricos, al difunto se le ataviaba con su ajuar y adornos, como podían ser dientes de animales y conchas. Durante el neolítico la Diosa Madre era una de las deidades más importantes y se la representaba en figurillas de arcilla o en pinturas que adornaban los sepulcros.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Nos adentramos en el interior de la pared rocosa, donde en algunas partes de la cavidad podemos contemplar las vasijas de barro hechas por el hombre prehistórico.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Salimos de la cueva para continuar por el exterior de la pared rocosa, desde donde obtenemos una preciosa vista de los alrededores. Hasta donde nos alcanza la vista todo el terreno está ocupado por un frondoso bosque.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Bajamos de la pared rocosa para adentrarnos de nuevo en el bosque, donde la exuberante vegetación nos rodea por todas partes.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Al final del recorrido nos encontramos con animales de otro tiempo, como un mamut con su cría junto con un rinoceronte lanudo.

Grutas du Roc de Cazelle, Périgord Negro, Francia

Este parque temático abarca desde la época prehistórica hasta la edad media, época hasta la que estuvo poblada esta zona. Nosotros hemos mostrado aquí solo la época prehistórica porque consideramos que está mucho mejor representada que la época medieval. Pero el complejo en su totalidad es de un gran interés, tanto para mayores como para pequeños, ya que tiene una granja con animales y muchas actividades didácticas.

Localización y visita de la cueva Roc de Cazelle

Página web: Les grottes du Roc de Cazelle
Precio de la entrada: 7,20€