Nuestro último día en el Tirol lo vamos aprovechar visitando la garganta de Wolfsklamm (garganta del lobo) y el lago Achensee, dos lugares de una gran belleza donde el agua es la protagonista.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

Cómo llegar a la Garganta de Wolfsklamm

Para llegar a la garganta nos dirigimos a la población de Stans, situada a 25 kilómetros de Innsbruck. Al final del pueblo, junto a la garganta se encuentra un aparcamiento de pago, el precio es de 3€. La garganta está abierta al publico desde Abril hasta Noviembre y el precio de la entrada cuesta 3,50€.

El recorrido por la garganta transcurre por unas pasarelas de madera desde donde se tienen unas impresionantes vistas del río atravesándolo. Según nos adentramos el camino en algunas zonas se va estrechando, pareciendo que la inmensa pared rocosa se te echara encima.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

Es un lugar de extraordinaria belleza, donde pareces sumergirte en un mundo mágico. En el río se forman pequeñas pozas donde se concentra el agua, adquiriendo un tono verde esmeralda.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

Los primeros saltos de agua nos anuncian la inminente subida, y comenzamos a subir los primeros escalones de un total de 354.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

Según vamos subiendo los saltos de agua son más pronunciados, observando bellas cascadas.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

Durante el recorrido atravesamos un túnel horadado en la roca, nada más atravesarlo surge ante nuestros ojos otra preciosa cascada.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

A partir de aquí el desfiladero termina, pero el camino continua paralelo al cauce del río hasta la Reserva Natural de Karwendel. Este mismo camino nos lleva al convento de St. Georgenberg.

Cerca de la orilla del río se encuentran estos pequeños montículos realizados con piedras, dejadas aquí por muchos de los senderistas que han recorrido este bello lugar. Este mismo tipo de montículos también los hemos visto en una playa de Menorca, donde los visitantes también dejaron su testimonio en piedra, como también hicimos nosotros.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

En lo alto de un montículo rocoso se recorta la figura del convento, señal de que tendremos que afrontar otra subida, aunque no nos importa porque bien merece la pena caminar por estos frondosos bosques de extraordinaria belleza.

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

En este lugar tan húmedo no es raro encontrarse simpáticos caracoles, aunque el día al estar soleado es aprovechado por las lagartijas para tomar el sol.

Reserva Natural de Karwende (Austria)

Antes de llegar al convento atravesamos este largo puente construido totalmente en madera, conocido como "puente alto".

garganta de Wolfsklamm, garganta del lobo, Tirol, Austria

El convento de St. Georgenberg fue mencionado por primera vez en el año 950, siendo uno de los lugares de peregrinación más antiguos de Austria. Este es un lugar de poder, donde el silencio y la calma te ayudan a conectarte con tu mundo interior.

convento de St. Georgenberg, garganta de Wolfsklamm, Tirol, Austria

convento de St. Georgenberg, garganta de Wolfsklamm, Tirol, Austria

convento de St. Georgenberg, garganta de Wolfsklamm, Tirol, Austria