Desde Gengenbach iniciamos la ruta por la Selva Negra dirección a las cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, situada en la carretera panorámica Schwarzwald Hochstrasse. En el camino cruzamos el pueblo de Zell am Harmersbach y decidimos dedicarle una visita.

Zell Am Harmersbach

Lo primero que nos llamó la atención de este pueblo fue una bonita y curiosa fuente con unos pintorescos personajes. Más adelante nos dimos cuenta que por esta región varios de sus pueblos tienen fuentes de formas muy simpáticas y originales.

Pueblo Zell am Harmersbach, Selva Negra, Alemania

Esta pequeña ciudad se encuentra situada entre la Selva Negra y el Rhin.

Pueblo Zell am Harmersbach, Selva Negra, Alemania

Continuamos el viaje disfrutando de los bellos paisajes de la Selva Negra, pasando por pueblos como Ibach y Oppenau, hasta llegar a las cascadas y ruinas de la abadía de Allerheiligen.

Las cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen

Llegamos al aparcamiento desde donde se inicia el recorrido hacía las cascadas y la abadía, aunque existe otro aparcamiento en la parte superior desde el cual se llega directamente a las ruinas sin pasar por las cascadas.

La ruta no tiene ninguna complicación, si acaso, el tramo que se hace más cansado son las escaleras que suben por las cascadas. Al principio del recorrido se encuentran unos curiosos bancos hechos con los troncos de los árboles que se conjugan a la perfección con los bosques de alrededor.

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Nos empezamos a dar cuenta de los bellos paisajes llenos de cascadas que contiene la Selva Negra, y esto solo es el principio.

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Según vamos subiendo la cascada se va haciendo cada vez más vertical.

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Por el camino nos vamos encontrando sucesivos saltos de agua, rodeados de exuberante vegetación.

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Antes de llegar a la abadía, a lo lejos, vemos unos bellos ciervos descansando.

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Al final del recorrido nos encontramos con las ruinas de la abadía Allerheiligen, que significa "De todos los Santos". Fue fundada en el siglo XII, siendo abandonada en el siglo XIX.

ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

La abadía pierde algo de su encanto al estar montado un escenario, perdiendo parte de su magia.

ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Regresamos al aparcamiento, donde volvemos a disfrutar de los bellos saltos de agua.

Cascadas y ruinas de la abadía Allerheiligen, Selva Negra, Alemania

Continuamos por la carretera panorámica B500 dirección al lago Mummelsee.

El lago Mummelsee

Subiendo hasta una altitud de 1036 metros, al lado de la carretera se encuentra el lago Mummelsee. El origen de este nombre se debe a la palabra "Mummeln" pues este nombre hace referencia a los nenúfares blancos.

Lago Mummelsee, Selva Negra, Alemania

El lago pierde algo de su encanto al estar rodeado de un hotel y varias tiendas.

Lago Mummelsee, Selva Negra, Alemania

En el lago se pueden realizar largos paseos en botes de pedales por sus tranquilas aguas. El lago no es excesivamente profundo, donde su máxima profundidad es de 17 metros.

Lago Mummelsee, Selva Negra, Alemania

Antes de abandonar este lugar terminamos en las tiendas probándonos unos graciosos y curiosos gorros.

Selva Negra, alemania

Nuestro próximo destino este día es visitar la cascada de Gertelbach, y los pueblos de Kappelrodech y Oberkirch.

Prepara tu viaje a la Selva Negra

■ Encuentra alojamiento al mejor precio en la Selva Negra
■ Reserva tu coche de alquiler al mejor precio con Rentalcars
■ Contrata el mejor seguro de viajes con un 5% de descuento