Las cascadas de Krimml con sus 380 metros de altura en tres saltos, son las más altas de Europa y las quintas más altas del mundo. Se encuentran dentro de la región de Salzburgo en el Parque Nacional Hohe Tauern.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

A través de las cataratas se extiende un camino panorámico que conduce al valle Krimmler Achental, una vez se ha alcanzado el último salto de agua.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

En el camino encontramos varias plataformas donde se puede ver en todo su esplendor estas maravillosas cataratas, algunas de ellas se encuentran tan cerca que al permanecer un rato sales empapado.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

El entorno de las cataratas ofrece una ruta ideal para caminar y disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Las cascadas tienen agua todo el año, aunque el mejor momento para visitarlas es en el verano, entre Julio y Agosto, que es cuando más caudal tienen debido al deshielo.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Los rayos del sol se filtran en las pequeñas gotas de agua que se encuentran suspendidas en el aire creando un hermoso arco iris.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

El paraje es de una extraordinaria belleza donde disfrutamos del enorme caudal del río Ache y de sus impresionantes cascadas.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Llegamos al último salto de agua y detrás se encuentra el valle Krimmler Achental con la montaña Grobvenediger, el segundo pico más alto de Austria.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Un amable austriaco se ofrece a hacernos una foto.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Nosotros no llegamos a subir a la parte más alta desde donde se ve el valle Krimmler Achental ya que se avecinaba una tremenda tormenta, de hecho antes de llegar al aparcamiento nos pilló, y al final terminamos como si nos hubieran echado un cubo de agua encima. Nunca olvidaremos este maravilloso lugar, paraíso de cascadas y bosque.

Las cascadas de Krimml, Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

*Información: El aparcamiento es de pago y la entrada al recinto cuesta 2,50€.