Antes de visitar las cascadas de Triberg paramos a ver el precioso pueblo de Schiltach.

Schiltach

Schiltach fue fundada en el siglo XI y destaca por su maravilloso casco histórico medieval excelentemente conservado, repleto de casas con entramados de madera construidas entre los siglos XVI y XIX.

Pueblo de Schiltach, Selva Negra, Alemania

La plaza principal o Marktplatz es el centro neurálgico de la ciudad.

Pueblo de Schiltach, Selva Negra, Alemania

Los ríos Schiltach y Kinzing cruzan el pueblo formando apacibles paseos.

Pueblo de Schiltach, Selva Negra, Alemania

Es una maravilla perderse por los diferentes rincones de esta bonita ciudad.

Pueblo de Schiltach, Selva Negra, Alemania

Nos acercamos a visitar la iglesia, edificio construido de arenisca en estilo neo-bizantino entre los años 1839 y 1843.

Pueblo de Schiltach, Selva Negra, Alemania

Pueblo de Schiltach, Selva Negra, Alemania

De camino a las cascadas de Triberg, al lado de una tienda que vende relojes de cuco, en la pequeña localidad de Niederwasser, se encuentra un gran reloj de cuco, que según daban las horas, unas curiosas y graciosas figuras se ponían en movimiento.

Reloj de Cuco, Selva Negra, Alemania

Las cascadas de Triberg

Antes de ver las cascadas dimos una pequeña vuelta por el pueblo y aprovechamos para comer los bocadillos que habíamos preparado en el apartamento.

Triberg, Selva Negra, Alemania

Triberg está repleto de tiendas que venden relojes de cuco, muchas de ellas derrochando imaginación, como la fachada pintada de la foto de arriba y los muñecos tan graciosos de la foto de abajo.

Triberg, Selva Negra, Alemania

Nos dirigimos a sacar las entradas para visitar una de las cascadas más altas de Alemania, la entrada cuesta 3,50€ por persona.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

En la entrada se encuentra una figura tallada en madera de las protagonistas del lugar, las ardillas. Al sacar las entradas también vendían bolsitas de cacahuetes que decidimos comprar para dar de comer a las ardillas, aunque la realidad es que la mayoría nos las comimos nosotros, jejeje, ya que ese día las ardillas no se dejaron ver mucho, aunque al final pudimos ver un par de ellas.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

Recorremos el circuito hasta la primera cascada a través de un frondoso y bello bosque de coníferas.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

En medio de la Selva Negra, el río Gutach se sumerge en más de siete pasos principales, creando estas impresionantes cascadas con un descenso de 163 metros.

Cascadas de Triberg, Selva Negra

Nos acercamos al mirador desde donde se tienen unas vistas impresionantes de la cascada.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

Durante el recorrido pudimos ver una de las graciosas ardillas que pueblan este bello lugar, así que la empezamos a tirar unos cuantos cacahuetes para poder hacerla una foto. ¡Que graciosas son viéndolas comer!.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

El recorrido discurre por diferentes saltos de agua, todas de una gran belleza.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

La fuerza del agua al chocar contra las rocas crea una bella neblina que se funde con los árboles de alrededor, creando una estampa maravillosa.

Cascadas de Triberg, Selva Negra, Alemania

Valle en la Selva Negra, Alemania

Nuestro próximo destino este día es el lago Windgfällweiher, el lago Schluchsee y la cascada de Todnau.

Prepara tu viaje a la Selva Negra

■ Encuentra alojamiento al mejor precio en la Selva Negra
■ Reserva tu coche de alquiler al mejor precio con Rentalcars
■ Contrata el mejor seguro de viajes con un 5% de descuento