comenzamos el día visitando la Abadía de Fontfroide (Abbaye de Fontfroide), situada a 14 kilómetros al sudoeste de Narbonne. Fue fundada en el año 1080 en unos terrenos cedidos por el vizconde de Narbona, Aimeric II. 

La construcción de la nave de la iglesia se inició en el año 1145, y como obra maestra del arte cisterciense ha conservado su iglesia abacial, su claustro, su sala capitular del siglo XII, así como los edificios de los conversos. La bóveda de medio punto que la cubre se eleva hasta los veinte metros, y cuenta con dos naves laterales con bóveda de cañón que alcanza los catorce metros. En la nave del sur se abren cinco capillas construidas en el siglo XV.

Abadía de Fontfroide, Francia

* Abierto todos los días del año excepto el 25 de Diciembre y el 1 de Enero de 10.00 a 18.00 El precio para visitar la abadía y la rosaleda es de 10€.

Antes de llegar a Carcassone hacemos una breve parada en los pueblos de Limoux y Mirepoix. En Limoux, a orillas del río Aude, se encuentra la bella iglesia de Saint Martin, construida en diferentes estilos que van desde el románico hasta el neoclásico.

Iglesia de San Martin, Limoux, Francia

A continuación visitamos el pueblo de Mirepoix, con su bonita plaza rodeada de soportales, y encima de estos sus típicas casas con entramados de madera de diferentes colores.

Mirepoix

También visitamos la Catedral de Saint Maurice, consagrada en el siglo XIII. La pequeña iglesia construida en el año 1298 por Jean de Levis y su mujer Constante de Foix acabó transformándose en una bonita catedral de estilo gótico. El templo está constituido por una única nave de 48 metros de largo por 22 de ancho y 24 de altura, culminada por un campanario en forma de aguja que fue construida en el año 1506.

Catedral de Saint Maurice, Mirepoix, Francia

Llegamos a la ciudad de Carcassonne conocida por su espectacular ciudadela amurallada, la cual se encuentra en lo alto de una colina, y debajo de esta y al otro lado del río Aude se haya la Bastide de Saint-Louis, la parte más moderna de la ciudad.

El origen de la ciudadela se remonta al año 800 a.C., ya que este lugar fue un importante centro de intercambio comercial, hasta que en el año 100 a.C. los romanos fortificaron la cima, convirtiéndose años más tarde en la colonia romana Lulia Carcaso. La mayor parte de las murallas septentrionales son de esa época, aunque en el siglo V los visigodos construyeron más fortificaciones que aún se conservan. La ciudadela se completó en el año 1067 con la construcción por parte de los Cristianos del castillo condal y la Basílica de Saint Nazaire. Este magnífico conjunto arquitectónico medieval fue restaurado brillantemente por Eugéne Viollet-le-Duc en el siglo XIX.

Carcassonne, Francia

Antes de subir a la ciudadela visitamos la Catedral de Saint Michel, templo construido en el siglo XIII en estilo gótico.

la Catedral de Saint Michel, Carcassonne

En el año 1857 se realizaron en la catedral profundas modificaciones bajo la dirección del arquitecto Eugéne Viollet-le-Duc.

la Catedral de Saint Michel, Carcassonne

Desde el puente viejo que cruza el río Aude y comunica las dos ciudades se obtiene una formidable vista de la ciudadela,  que vista desde abajo parece una mítica e impresionante ciudad de cuento.

Carcassonne, Francia

Esta ciudadela medieval es la más grande y mejor conservada de Europa, adentrarte en ella es sumergirte en plena Edad Media.

Carcassonne, Francia

La Cité cuenta con dos anillos de murallas y 52 torres que llegan a los 3 kilómetros de distancia, al recorrer parte de estas murallas quedamos maravillados por tan fantástica construcción.

Carcassonne, Francia

En el interior de la ciudadela se encuentra la Basílica de Saint Nazaire, cuyas primeras alusiones escritas se remontan al año 925. Saint Nazaire era originalmente una iglesia visigoda que con el tiempo se fue convirtiendo en románica, influida por la evolución de la arquitectura sacra proveniente del patronazgo de Cluny.

La basílica se va agrandando introduciendo nuevas formas arquitectónicas importadas por los maestros del reino francés, construyéndose entre los años 1269 y 1330 la cabecera, el crucero, nuevos ábsides y un coro gótico que remplazaron al presbiterio románico. En las fachadas norte y sur se encuentran dos rosetones datados respectivamente en los siglos XIII y XIV.

Catedral de Carcassonne, Francia

El templo cuenta con numerosas gárgolas de seres fantásticos.

Catedral de Carcassonne, Francia

El interior del templo, en días soleados, se llena de luz procedente de las magníficas vidrieras y de sus dos rosetones.

Catedral de Carcassonne, Francia

Nos despedimos de Carcassonne, ciudadela de altas torres que se conjugan a la perfección con la basílica gótica. ¿Lo habremos soñado, no pertenecerá esta ciudad al mundo de las leyendas y los cuentos?.

Carcassonne, Francia

Carcassonne, Francia

* Para visitar el castillo hay que pagar una entrada de 8,50€, pero si tienes menos de 25 años la entrada es gratuita. El horario de visita está comprendido entre las 10.00 y las 18.30 (en verano) y de 9.30 a 17.00 (en invierno).



Relatos de otros viajeros #Postamigos

Callejeando por el mundo | Ruta por los países cátaros
Cat-Pedraforca | 3 Dies Per Carcassonne
Goiko viajes | Fin de semana cátaro
Viajar Code: Verónica | Carcassonne en Navidad (La bastida)