Nuestro viaje por el sur de Francia comienza en la ciudad de Narbonne situada en la región de Languedoc-Rosellon. La historia de esta ciudad se remonta a la época romana, cuando los romanos la fundaron como colonia en el año 118 a.c. con el nombre de Narbo Martius. Narbonne cuenta con unos bonitos canales desde donde podemos contemplar el discurrir de sus tranquilas aguas y por donde navegan bonitas embarcaciones.

Centro histórico de Narbonne, Francia

Centro histórico de Narbonne, Francia

Esta ciudad se encuentra situada a poca distancia del Mar Mediterráneo y se caracteriza por su centro histórico medieval.

Centro histórico de Narbonne, Francia

Visitamos su catedral de estilo gótico llamada San Justo y San Pastor. Este templo se empezó a construir a comienzos del año 1272, aunque nunca fue concluida. Las obras duraron hasta finales del año 1340. Este templo se encuentra comprendido dentro del conjunto monumental del Palacio de los Arzobispos de Narbona.

Catedral de Narbonne, Francia

Ya en el interior de la catedral nos quedamos fascinados con su gran órgano, obra del artesano Moucherel que lo realizó en el año 1741.

Catedral de Narbonne, Francia

Sus salas iluminadas por vidrieras de los siglos XIV y XV, cuentan con unos impresionantes contrafuertes.

Catedral de Narbonne, Francia

Salimos de la catedral y recorremos los bellos parques de alrededor, donde a lo lejos sobresaliendo de las copas de los árboles se alzan las torres de la catedral.

Centro histórico de Narbonne, Francia