En la costa cántabra, entre los pueblos de Isla y Noja se encuentran una serie de playas y calas de aguas color esmeralda y fina arena dorada que invitan al baño, pero que también nos inducen a recorrerlas, pues están situadas en hermosos parajes formados por verdes prados. Este recorrido lo iniciamos en la playa de la Arena, situada en el pequeño pueblo de Isla, junto a la desembocadura de la ría de Ajo.

Playa de la arena, Isla, Cantabria
Playa de la Arena, Isla
Pero antes de seguir recorriendo estas playas hacemos una breve visita a Isla, un pueblecito pequeño y encantador donde la tranquilidad parece detener el tiempo, solo interrumpido por las campanadas de la iglesia de San Julián y Santa Basilisa. El origen de la iglesia se remonta al siglo XVI, siendo reconstruida en el año 1629 y reedificada entre los años 1685 y 1690.

iglesia de San Julián y Santa Basilisa, Isla (Cantabria)

Después de esta breve pausa en Isla, proseguimos nuestro recorrido hasta la población de Noja, desde la cual iniciaremos una pequeña ruta costera de 6 kilómetros que transcurre desde la playa de Trengandín hasta la playa de Ris, pasando por pequeñas calas y hermosos pinares.


La playa de Trengandín es una enorme playa de fina arena y cristalinas aguas que durante la marea baja deja al descubierto unas singulares formaciones rocosas.

Playa de Trengadin, Noja, Cantabria
Playa de Trengandín
Desde esta playa comienza la hermosa ruta costera que nos conducirá hasta la playa de Ris, pasando por preciosas calas de aguas color esmeralda y azul turquesa.

Playas de isla, Noja, Cantabria

Dentro de esta ruta se encuentra un saliente rocoso llamado la Punta de la Mesa, desde donde se obtienen unas formidables vistas del mar.

Playas de isla, Noja, Cantabria

Algunos roquedos formados por pequeñas rocas e islotes próximos a la costa adornan las calas, como esta de cala Pombera.

Cala Pombera, Noja, Cantabria
Cala Pombera
Antes de llegar a la Playa de Ris atravesamos las dunas colgadas, las cuales se encuentran situadas sobre unos acantilados, conformando uno de los paisajes más singulares de Cantabria. Desde aquí se divisa la Playa de Ris, donde un gran islote la separa de la playa de los Barcos, situada esta en el pueblo de Quejo.

Playa de Ris, Noja, Cantabria

Como complemento a esta ruta nos acercamos a la Playa del Barco, la cual experimenta subidas y bajadas de marea. Nosotros lo comprobamos de primera mano, pues mientras la cruzábamos el agua subió en cuestión de minutos, pasando de cubrirnos los tobillos a llegarnos al pecho, por lo que tuvimos que llegar a la otra orilla con la mochila sobre las cabezas.

Playa de los Barcos, Quejo, Isla, Cantabria
Playa de los Barcos antes de la pleamar
Este conjunto de playas y calas es solo un pequeño ejemplo de la diversidad de paisajes con los que cuenta Cantabria, donde el verde esmeralda de sus playas se funde con el verdor intenso de sus bosques.

Playa de los Barcos, Quejo, Isla, Cantabria
Playa de los Barcos después de la pleamar

Dónde dormir en Isla y Noja

Si estás buscando alojamiento en Noja te recomendamos el Hotel Los Juncos. Está situado en la Playa de Ris y su ubicación es perfecta para conocer las preciosas playas que os proponemos en este artículo. En el precio de la habitación está incluido el desayuno.



Relatos de otros viajeros #Postamigos

Un primer paseo por Noja - de Donde me dejes llevarte