Visitamos el pueblo medieval de Saint-Émilion en cuyas calles se encuentran fascinantes templos, como la iglesia monolítica, un templo bajo tierra que se encuentra completamente cavado en la roca caliza. El origen de esta iglesia se remonta al siglo VIII, época en la que era una sencilla cueva en la cual vivía como ermitaño un monje benedictino llamado San Emilión.

Es la iglesia de arquitectura rupestre más grande de Europa, ya que está compuesta por varias cuevas que se unieron entre sí, gracias a las excavaciones que realizaron los monjes que ocuparon este lugar. El Campanario situado sobre la iglesia monolítica comenzó a ser construido en el siglo XII, concluyéndose las obras en el siglo XV.


En Saint-Emilion también se encuentra la Colegiata del mismo nombre, templo de estilo románico y gótico originario del siglo XII en el cual vivieron unos monjes, ya que antiguamente era un convento.

Colegiata de Saint-Emilión, Francia

Su interior de arquitectura gótica es del siglo XIV y está formado por una planta de una sola nave en cuyo lateral se encuentra el claustro gótico, también del siglo XIV. Lo que más nos ha gustado del interior son sus coloridas vidrieras, que en este día soleado lucen esplendidas.

Colegiata de Saint-Emilión, Francia

El pueblo es perfecto para dar un pequeño paseo, ya que la mayoría de sus calles son peatonales y en ellas encontramos edificios medievales y antiguas escaleras que se adentran en estrechas callejuelas, dotando a muchos rincones de este pueblo de un encanto especial. Lo mas típico de Saint-Émilion son sus vinos, ya que está rodeada de viñedos, así que nosotros aprovechamos para comprar algunas botellas para deleitarnos con sus deliciosos caldos.


La catedral de Bayonne

Bayonne se encuentra ubicada entre los caudalosos ríos Nive y Adour, los cuales hacen que junto a otras ciudades con canales se la considere como la pequeña Venecia. Lo primero que hacemos al llegar a Bayonne es visitar la Catedral de Santa María. Las obras de este templo de estilo gótico se iniciaron en el siglo XIII y duraron hasta el siglo XIX, cuando se terminaron de construir las dos torres de 85 metros de altura.

Catedral de Santa María, Bayonne, Francia

También durante el siglo XIX se realizaron en la estructura de la catedral algunas renovaciones realizadas por Émile Boeswiildwald, discípulo de Eugéne Viollet-le-Duc.

Interior Catedral de Santa María, Bayonne (Francia)

En el interior de la catedral se encuentran unas esplendidas y coloridas vidrieras que embellecen aún más a este formidable templo. La catedral al encontrarse en el camino de peregrinación de Santiago de Copostela fue Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 1998.

Interior Catedral de Santa María, Bayonne (Francia)

Interior Catedral de Santa María, Bayonne (Francia)

Las calles adyacentes a la catedral del casco antiguo son estrechas y empedradas, la cuales poseen un encanto especial con sus casas de vivos colores. Otro de los monumentos de Bayonne es la iglesia de San Andrés, construida a finales del S. XIX en estilo neogótico, y en cuya fachada se encuentra un gran rosetón.

Iglesia de San Andrés, Bayonne, Francia



Relatos de otros viajeros #Postamigos

Goikoviajes | Burdeos y Saint Emilion
Las nuevas andanzas de Robin Jú | Saint Emilion, el pueblo perdido entre los viñedos de Burdeos